<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Alberto Velásquez Martínez
Columnista

Alberto Velásquez Martínez

Publicado el 30 de octubre de 2019

Partidos despedazados

Si bien el día de estas elecciones fue el más pacífico de los últimos años, no fueron los más tranquilos los meses anteriores al fin del proceso comicial. En sus prolegómenos irrumpieron con ultrajes y no poca tergiversación, las redes sociales. El sectarismo de décadas pasadas movidas por los periódicos para abrir sus páginas a columnistas coléricos, fueron sustituidos por los trinos apasionados y la desmesura de quienes activan sus iras a través de correos emponzoñados.

Fue una jornada desproporcionada en agravios y hasta calumnias. La honra rodó por el suelo. No hubo controversias sino invectivas. Partidos despedazados, obligados por las circunstancias y conveniencias a hacer coaliciones para sobrevivir, se jugaron en las urnas. Los más estrambóticos matrimonios se hicieron, no en torno a unos programas sino a unas conveniencias burocráticas. En varias regiones del país se hicieron uniones temporales abiertamente incompatibles frente a la ética y a la estética. Se juntaron el agua con el aceite. Eran asociaciones inescrupulosas, todas para asaltar el presupuesto. Una democracia de caricatura sobreaguando en régimen republicano.

Sin partidos sólidos afloraron las alianzas que ganaron 25 de las 32 gobernaciones. Se perdió el monopolio de los partidos tradicionales. Afloró, afortunadamente, en algunas ciudades el poder del voto de opinión. Pero no faltaron ramilletes de candidatos cuestionados, así como trashumancia de votantes y de aspirantes a ser elegidos. Abundaron financiaciones oscuras, clientelismo, y compadrazgos. Delitos de constreñimiento y candidatos asesinados. Relució una democracia débil que no ha podido encontrar su antídoto para librar al país de tanto veneno.

El Centro Democrático, las Farc y la mayoría de las encuestas fueron tres de los grandes damnificados en estas elecciones. Al primero le fue mal. Al segundo, pésimo. Las encuestas desilusionantes. El Centro Democrático perdió en los grandes departamentos y en las más importantes ciudades capitales como Bogotá, Medellín, Cali.

El partido de la Farc fue un fiasco en las urnas. Carece de líderes políticos carismáticos y confiables. Se le sigue asociando más a pasados hechos de sangre que a reconstructores de democracia. Y por eso no ha podido posesionarse ni convencer. Su imagen desfavorable en todas las encuestas sigue muy alta. Hasta los más recalcitrantes movimientos de izquierda le sacaron el cuerpo como aliadas para hacer coaliciones electorales.

Las encuestas fallaron. Con sus vaticinios abrieron esperanzas de triunfo a no pocos de quienes perdieron aparatosamente en las urnas de alcaldías y gobernaciones. Sus cifras se quedaron en leyendas. Abren serias dudas sobre su eficacia y rigor científico.

Ahora es necesario vigilar el comportamiento de quienes fueron elegidos para que les cumplan a las regiones. No solo que ejecuten sus programas ofrecidos, sino que demuestren pulcritud, eficiencia y responsabilidad en el ejercicio de sus cargos. Que entren a combatir la corrupción, esa lacra que tiene hastiados a los colombianos. Que luchen por implantar la seguridad ciudadana con el imperio del orden, de la autoridad, de la justicia, de la ley. Y que armonicen políticas de progreso social sintonizados con el gobierno de Iván Duque, para que el bienestar no siga siendo tan lejano para las grandes masas de sus gobernados.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

EL CES, EN ALTA CALIDAD

El Ministerio de Educación reacreditó a esta Universidad, otros seis años, por sus altos estándares.

$titulo

GERMÁN NAVAS TALERO

El representante a la Cámara ha vertido información falsa en sus redes, afectando reputación ajena.