<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 08 de enero de 2020

Perdámonos en el bosque

Por Sebastián Durango Muñetón

Pontificia Universidad Católica Argentina

Licenc. Historia del Arte, tercer año

sebastiduranm@gmail.com

Hagamos un ejercicio: pensemos el bosque. El bosque de la Baja Edad Media que esconde animales fantásticos plasmados en los mapas portulanos o el bosque de jardín, de un jardín cerrado que en la iconográfica bajomedieval simboliza la virginidad de una virgen. También, se puede pensar en un bosque como el pintado por Patinir en “El paso de la laguna de la Estigia”, un bosque de la bondad, la maldad o la razón y la ficción, etc.

Asimismo, se puede pensar en el bosque de hoy: el bosque de internet, en donde, trayendo a Eliseo Verón circulan discursos. Discursos que en más o menor medida dejarán unas marcas que al ser reconocidas por ese internauta serán huellas, huellas de lo navegado en ese frondoso ecosistema publicitario de Instagram, adulto de Facebook o de micromensajes en twitter.

Ese internet, ese bosque de virtualrealidad permite que el mundo esté conectado con la Venezuela que “lucha” con Guaidó o la Venezuela que escucha “pajaritos” con Maduro. Asimismo, nos permite entender la “America first” de Trump con una economía floreciente, pero con maleza en el twitter del mandatario que enfrenta a Irán, mientras su pragmatismo le permite pactar con China.

Además, ese bosque ha llegado a Medellín con un alcalde que siguiendo teóricos críticos fue elegido por su “aire” a valor exhibitivo y su falta de aura, sí, la aura que Benjamín define como la manifestación irrepetible de una lejanía, o sea, algo único. ¿Acaso es único un alcalde que tiene el mismo peinado que sus antecesores? ¿Acaso es banal notar si tiene este o aquel corte-peinado? Lo cierto es que el bosque con Quintero llegó para quedarse. La nueva política quiere apostar por la repetida “cuarta revolución industrial”. ¿Sabrán acaso qué es eso?, ¿cómo funciona?, ¿cómo viajamos de las vaporizadas máquinas inglesas a un valle que no tiene máquinas, pero tiene gente? ¿La gente hará la cuarta revolución industrial? Sinceramente, no entiendo qué significan esas dos palabras que tanto repiten junto al valle del software. Sobre este último, será que el valle del software generará empleo a partir de la creación de cargos estatales por montones, no sé, ¿tal vez?, lo cierto es que el municipio ha iniciado una nueva era, la era de los independientes liberales con galimatías informáticas.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

TAPABOCAS EN BUSES Y METRO
Ordenan una protección necesaria para pasajeros, tan cerca. Pero la gente exige surtido, disponibilidad.

$titulo

MERCADO ON LINE, MUY CARO
Algunos hipermercados y tiendas cobran muy alto por los productos. Y en los domicilios, abusan más...