<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Humberto Montero
Columnista

Humberto Montero

Publicado el 23 de junio de 2022

Petro arranca con un tiro en el pie

El flamante presidente electo nos ha dejado caer algunas de sus fantásticas ideas. Muchas de ellas se han ganado el favor de la mayoría de ustedes, lo que no acabo de entender, pero respeto. De hecho, a pesar de lo duro que le he atizado a Petro desde esta humilde columna, le deseo de corazón lo mejor. Porque, al fin y al cabo, su victoria es higiénica para la democracia colombiana, aunque pueda suponer un riesgo intrínseco para la misma, más en términos económicos que políticos. Y, sobre todo, porque de su buen desempeño depende que se pongan las palancas adecuadas para el progreso económico del país, la piedra angular. Porque sin dinero no hay quién pague las políticas sociales y sin pan no hay derechos. Y como para levantar la casa primero hay que poner los cimientos, Petro comienza con los pilares torcidos. Pero mucho.

Voy a centrarme en uno de los más importantes: su anuncio de boicotear la producción de carbón y de petróleo, uno de los mayores tesoros de los que disponen. En su cruzada por “salvar a la Humanidad” —un propósito demasiado elevado para quien fue incapaz de mejorar algo la vida de los bogotanos, arruinando sus calles (deterioradas y con atascos monumentales), promoviendo la informalidad y asfixiando a quienes más riqueza generan—, Petro apuesta por acabar con lo que denomina economía “extractivista” en favor de la economía “productiva”. Como si para “producir” no hicieran falta recursos, a no ser que les pongan a todos ustedes a pedalear 24 horas al día para prender las bombillas de Planalto. Eso o es que para Petro la economía productiva es la de Cuba, en la que llevan intercambiando entre ellos cachivaches de desguace desde hace más de medio siglo.

“Se prohibirán la exploración y explotación de yacimientos no convencionales, se detendrán los proyectos piloto de fracking y el desarrollo de yacimientos costa afuera. No se otorgarán nuevas licencias para la exploración de hidrocarburos, ni se permitirá la gran minería a cielo abierto”. Con Petro, Colombia se va a poner “al frente, en el mundo, de la lucha contra el cambio climático”, dijo en su primer discurso tras la victoria. “Propongo a Estados Unidos sentar los pasos de la transición energética y de una economía descarbonizada”. Precioso.

Ahora que el mundo libre ha caído en la cuenta de que no puede enterrar tan rápido el petróleo, el gas y el carbón; de que las sanciones a Rusia han logrado lo impensable —que EE. UU. le abra el grifo a Venezuela—; y de que los gringos se hayan convertido ya en el principal proveedor de gas de Europa —en España, con mucha distancia sobre Argelia, pese al gasoducto que los une—, Petro anuncia que se pega un tiro en el pie. En el suyo y en el de ustedes.

Valga este ejemplo. Alemania anuncia que relanza el carbón para cortar con el gas ruso. “Tenemos que ser sinceros, esto implica más centrales carboneras”, reconocía el ministro de Economía y Energía, el “verde” Robert Habeck. Va otro: en España todos los días se producen de “base” 1.200 megavatios hora generados con carbón, pese a que “técnicamente” hemos dejado de quemarlo. Veremos si Petro cumple su promesa de llevarlos a todos a su mundo de nubes de algodón en el que el sol sale también por la noche para que los paneles solares funcionen y el viento sopla a todas horas para que los molinos rueden sin cesar. Si lo hace, seguro que en Venezuela se frotan las manos 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas