<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Aldo Civico
Columnista

Aldo Civico

Publicado el 30 de enero de 2021

Poema

Durante los últimos días he leído varias veces el poema que la joven afroamericana Amanda Gorman leyó frente al Capitolio durante la toma de posesión de Joe Biden. Son versos que nos recuerdan el deber que tenemos como ciudadanos de unirnos en lugar de dividirnos, de construir puentes en lugar de lastimarnos. Son versos para nosotros también.

“La Escritura nos dice que imaginemos que todos se sentarán debajo de su propia vid e higuera y nadie los atemorizará. Si queremos estar a la altura de su propio tiempo, entonces la victoria no estará en la espada, sino en todos los puentes que hemos construido. Esa es la promesa del claro, la colina que escalamos si nos atrevemos. Es porque ser estadounidense es más que un orgullo que heredamos. Es el pasado en el que entramos y cómo lo reparamos. Hemos visto un bosque que destrozaría nuestra nación en lugar de compartirla. Destruiría nuestro país si eso significara retrasar la democracia. Este esfuerzo estuvo a punto de tener éxito”.

“Pero si bien la democracia puede retrasarse periódicamente, nunca puede ser derrotada de forma permanente. En esta verdad, en esta fe en la que confiamos porque mientras tenemos los ojos puestos en el futuro, la historia tiene los ojos puestos en nosotros. Esta es la era de la redención justa. Lo temimos desde sus inicios. No nos sentíamos preparados para ser los herederos de una hora tan aterradora, pero dentro de ella, encontramos el poder de escribir un nuevo capítulo, de ofrecernos esperanza y risa, así que mientras una vez nos preguntamos, ¿cómo podríamos vencer la catástrofe? Ahora afirmamos, ¿cómo podría la catástrofe prevalecer sobre nosotros?”

“No regresaremos a lo que fue, sino que nos trasladaremos a lo que será un país magullado, pero íntegro, benevolente, pero audaz, feroz y libre. La intimidación no nos dará la vuelta ni nos interrumpirá porque sabemos que nuestra inacción e inercia serán la herencia de la próxima generación. Nuestros errores se convierten en sus cargas. Pero una cosa es segura, si fusionamos la misericordia con el poder y el poder con el derecho, entonces el amor se convierte en nuestro legado y cambia el derecho de nacimiento de nuestros hijos”.

“Así que dejemos atrás un país mejor que el que nos quedamos. Cada aliento de mi pecho martillado de bronce elevaremos este mundo herido a uno maravilloso. Nos levantaremos de las colinas del Oeste. Nos elevaremos desde el noreste azotado por el viento, donde nuestros antepasados realizaron la revolución por primera vez. Saldremos de las ciudades del borde del lago de los estados del Medio Oeste. Saldremos del sur bañado por el sol. Reconstruiremos, reconciliaremos y recuperaremos en cada rincón conocido de nuestra nación, en cada rincón llamado nuestro país nuestra gente diversa y hermosa emergerá maltrecha y bella. Cuando llega el día, salimos de la sombra en llamas y sin miedo. El nuevo amanecer florece a medida que lo liberamos. Porque siempre hay luz. Si solo fuéramos lo suficientemente valientes para verlo. Si tan solo fuéramos lo suficientemente valientes para serlo”

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas