<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Julián Posada
Columnista

Julián Posada

Publicado el 15 de enero de 2022

Publirreportaje

La palabra publireportage la usó por primera vez la revista francesa Paris Match y alude a los casos en los que la publicación disfraza de reportaje la propaganda comercial pagada de una marca o de un individuo. Dice mi amigo Juan que ese es el género periodístico de más relevancia en el año en Colombia. Las razones para su irónica observación abundan, dan fe la gestora y su esposo.

Dice la Fundación Gabo en su consultorio ético: “el publirreportaje es el resultado del mestizaje entre periodismo y publicidad en que lo publicitario predomina hasta hacer desaparecer lo periodístico”.

¿Será por su “amor” al publirreportaje que quien se dice alcalde prefiere los medios bogotanos donde los periodistas no lo interpelan y lo dejan construir extensos monólogos cargados de cizaña? ¿Será por eso que para hablarnos a los antioqueños solo lo hace desde los medios del frío altiplano? ¿Será porque allí ha encontrado cajas de resonancia que han difundido su discurso de victimización, odio y polarización? ¿Será porque allá la ética es más elástica y cada uno la acomoda a su conveniencia (o bolsillo)? ¿Por qué aquí a quienes lo han criticado los insulta y descalifica? ¡Ahhh, claro!, olvidaba que aquí ya le llamó la atención la Flip y le acaba de abrir investigación la Procuraduría por sus trinos y los de uno de sus subalternos por hostigamiento contra este periódico.

Sigue la Fundacion Gabo: “cuando esa tarea se le asigna a periodistas, se les crea una dualidad dañina porque el periodista, por formación y por talante profesional, no está hecho para manejar las medias verdades del publicista, sino la verdad más cercana a la realidad de los hechos”.

¿Acaso su gusto por los medios bogotanos se da porque allí no han descubierto la extraña coincidencia entre la construcción de su narrativa de odio contra el GEA y sus apariciones y entrevistas en la revista de quien parece ser usted su emisario? Individuos suspicaces han visto su narrativa como objetivo y probable causa para que accionistas minoritarios vendieran sus títulos y el nuevo inversionista lograse parcialmente su objetivo. Sigue la Fundación Gabo: “el publirreportaje tiene mucho de impostura y de engaño al lector”.

¿No es extraño que los más avezados periodistas de este país desconozcan la diferencia entre diálogos y esos largos monólogos suyos? ¿O entre opinión y espacio pagado disfrazado de columna editorial? ¿Recuerda que aquí en Medellín denunciaron que usted había pagado aquella columna que publicó en esa revista?

Vuelvo a la Fundación Gabo: “obligar al periodista a que escriba publirreportajes es violentar su conciencia ética. Peor aún, cuando el periodista es quien acepta una tarea que pervierte su profesión, para ganar algún dinero extra”.

“Medellín ya no les pertenece”, nos dijo desde que asumió su cargo a quienes más tarde llamó pelagatos. ¿No le parece entonces un mal chiste pedirle a quienes firmamos la revocatoria que no continuemos adelante nuestra misión para no dividir la ciudad? ¿Mató el tigre y se asustó con la piel? ¿Empieza a preocuparle que ya se abrió contra usted la primera denuncia penal en la Fiscalía? La confianza con la ciudadanía está rota, pero no olvide que los que hoy lo adulan terminarán reseñándolo 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas