<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 29 de noviembre de 2021

Putin y Occidente

Por Kadri Liik

Si observa el comportamiento de Rusia en los últimos meses, podría pensar que los líderes del país están dispuestos a perturbar a Occidente.

En septiembre, el Grupo Wagner, una empresa militar privada con sede en Rusia, apareció en Malí, lo que enfureció profundamente a Francia. En octubre, Rusia rompió relaciones diplomáticas con la Otan. Este mes, los informes de que Rusia había acumulado cerca de cien mil soldados en la frontera con Ucrania llevaron a Estados Unidos a advertir que podría ser inminente una invasión. Y encima, Rusia se mantuvo al margen mientras su aliado, el presidente Lukashenko de Bielorrusia, diseñaba una crisis migratoria en la frontera con Polonia.

Es cierto que Rusia todavía considera a Occidente como su principal adversario, pero su política exterior está cada vez más guiada por la necesidad de aprender a operar en un mundo que ya no está dominado por Occidente. Con la notable excepción de Ucrania, cuyo control parece ser el objetivo muy personal y sincero del presidente Vladimir Putin, el Kremlin está operando con cautela en un mundo que considera fracturado y complicado.

Sin embargo, Occidente, al ver a Rusia como un enemigo implacable, encuentra conspiración donde podría haber caos. Moscú a menudo comete un error similar y asume que Occidente también quiere derribarlo. Estas perspectivas obsoletas, exacerbadas por el aislamiento impuesto por la pandemia, son potencialmente peligrosas y conducen, en el mejor de los casos, a malentendidos y, en el peor de los casos, a una confrontación. Y cuando existe una amenaza tangible de escalada, como en Ucrania, es especialmente importante que cada lado vea al otro con claridad.

El nuevo mundo es tan caótico que Moscú parece considerar inútil casi cualquier planificación a largo plazo. Para navegar en este terreno más complejo, Rusia experimenta con intrusiones paramilitares, negocia su forma de apalancamiento, depende de medidas limitadas o temporales y, a menudo, elige hacer menos en lugar de más. De una forma u otra, eso explica su implicación en el Sahel, Oriente Medio y el Cáucaso.

Sin duda, hay un objetivo detrás de los movimientos de Moscú. Pero, por lo general, no se trata directamente de Occidente. Más bien, se trata de adaptarse a un mundo que ahora está formado principalmente por la competencia entre Estados Unidos y China. Para evitar quedar atrapada entre los dos, Rusia espera generar influencia regional y así mejorar su poder de negociación para el futuro incierto.

La participación de Rusia en Siria, por ejemplo, puede haber comenzado como un intento de evitar la caída del régimen de Bashar al-Assad, algo que de hecho chocó con la posición de Occidente. Pero en estos días se trata del apalancamiento regional y los beneficios que brinda. Occidente, centrado en la vieja imagen de Rusia como astuto adversario, no capta esto.

Pero la lectura errónea va en ambos sentidos: Rusia también atribuye motivos obsoletos a Occidente. Y los mayores conceptos erróneos están reservados para la Unión Europea. En Moscú, la Unión Europea se ve actualmente como una potencia hostil con la que el lenguaje común es imposible.

La visión de Estados Unidos está menos distorsionada en este momento. El presidente Biden ha logrado persuadir a Moscú de que elige sabiamente sus luchas, se abstiene de intentar cambiar a Rusia y se centra en la estabilidad estratégica, donde los intereses superpuestos permiten algunos objetivos comunes.

Pero esta relación tampoco está libre de malas interpretaciones. La más peligrosa gira, una vez más, alrededor de Ucrania. Algunos en Moscú temen que Estados Unidos pueda establecer lo que equivale a una base militar en Ucrania o alentar a Ucrania a retomar las áreas ocupadas por Rusia del Donbass por la fuerza militar.

Otros esperan que Biden, que necesita que Rusia contenga a China, ayude a Rusia a salirse con la suya en Ucrania. Estas esperanzas y temores, igualmente extravagantes, seguramente se encuentran detrás de los actuales movimientos de tropas de Rusia a lo largo de la frontera de Ucrania.

Las malas lecturas son peligrosas. Las tensiones persisten. La desinformación, la guerra cibernética y la interferencia electoral han contribuido a crear una atmósfera de creciente sospecha. Y con Ucrania, sobre la que el Kremlin tiene grandes emociones, expectativas poco realistas y temores irracionales, hay un verdadero motivo de alarma.

Eso hace que la lectura correcta de las intenciones sea aún más crucial 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas