<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 22 de junio de 2019

¿Qué tan fuerte es el último baluarte de elefantes de África?

Por Dina Fine Maron

Botswana, considerado como un refugio seguro para los elefantes en África, parece estar sufriendo su propio aumento en la caza furtiva, según un estudio aéreo publicado el 13 de junio en la revista Current Biology. “Tenemos un importante problema de caza furtiva: manejémoslo”, dice Mike Chase, quien, como director de Elefantes sin Fronteras, una organización sin fines de lucro con sede en Botswana, dirigió el último estudio aéreo así como los anteriores recuentos de elefantes, incluidos censo de 18 países del gran elefante. “Los conservacionistas de otros países nos advirtieron que los cazadores furtivos eventualmente vendrían a Botswana, y ahora están aquí”.

Se estima que Botswana alberga a más de 130.000 elefantes de sabana, aproximadamente un tercio de la población restante de África. Hasta hace poco, el país del sur de África había escapado en gran parte al flagelo de los asesinatos de elefantes por marfil, que aún es muy solicitado en China y en otros lugares.

En el trabajo de encuesta de Chase en 2014, su equipo no vio ningún incidente de presunta caza furtiva de elefantes en Botswana. Pero en 2018, en cinco áreas, contaron 156 cadáveres frescos o recientes cuyos cráneos habían sido partidos y los colmillos removidos. Muchos estaban escondidos bajo los arbustos, lo que sugiere, dice Chase, que los animales fueron víctimas del comercio ilegal de marfil. La African Wildlife Foundation, una organización sin fines de lucro de conservación internacional, estima que hasta 35.000 elefantes son asesinados cada año en África. El Parque Nacional Sioma Ngwezi de Zambia, por ejemplo, tenía unos 900 elefantes en 2004, pero solo unos 48 más de una década después, pérdidas probablemente causadas por la caza furtiva de marfil. Y en la región de Ruaha-Rungwa, en el centro-sur de Tanzania, se estima que la población de elefantes ha disminuido de más de 34.000 en 2009 a 8.000 en 2014.

El conteo en Current Biology aparece inmediatamente después del anuncio hecho el mes pasado por el gobierno de que levantará la prohibición de 5 años de la caza de todas las especies, una movida controvertida que permitirá renovar la caza de elefantes y otros animales. Tales cacerías, según el gobierno, son necesarias porque los peligrosos encuentros entre personas y elefantes han aumentado y son una amenaza para la vida, entre otras razones.

El documento le sigue a una iteracción anterior de los hallazgos en un informe de 2018 de Elefantes sin Fronteras. Ese trabajo, revisado por otros científicos y financiado y publicado de manera independiente, fue descartado por el gobierno de Botswana y algunos científicos como una sobreestimación del problema de la caza furtiva. Para desarrollar los conteos, Chase voló en un avión pequeño de un solo motor, junto al piloto, y registró los cadáveres que vio. Dos observadores se sentaron atrás haciendo sus propios conteos, uno de los cuales casi siempre era un funcionario del gobierno.

Aún no es claro si la prohibición de la caza de Botswana ayudó o no a disuadir a los cazadores furtivos o, como algunos afirman, llevó a un número de elefantes sin control, tal vez haciendo que los aldeanos se sintieran justificados para matar elefantes que dañaron sus cultivos y luego tomar sus colmillos, dice Vanda Felbab-Brown, experta en seguridad y delincuencia de la Brookings Institution, un centro de estudios en Washington. Felbab-Brown considera que los hallazgos actuales en Current Biology son “creíbles” y “fortalecidos” con respecto a los de hace un año. “Este trabajo parece sólido”.

Gaseitsiwe Masunga, ecologista del Instituto de Investigación Okavango de la Universidad de Botswana y exdirector de vida silvestre del Departamento de Vida Silvestre y Parques Nacionales de Botswana, también acepta los hallazgos. “Creo que las extrapolaciones aquí son razonables”, dice, y agrega: “Creo que es correcto y acertado que el número de incidentes de caza furtiva está aumentando”. Además, dice Masunga, las encuestas anteriores realizadas en tierra indicaron que los números de caza furtiva estaban aumentando, y el trabajo aéreo permite una perspectiva aún mayor.

Pero Goemeone Mogomotsi, del Instituto de Investigación de Okavango, escribió en un correo electrónico que se muestra escéptico sobre la metodología y los números de Elefantes sin Fronteras. Muchos de los cadáveres cuyos colmillos han sido removidos, dice, pueden haber sido animales que murieron por causas naturales y sus colmillos luego fueron removidos por empleados del gobierno, una práctica relativamente común. “Eso se hace de manera regular cuando los elefantes mueren, y sus cadáveres son identificados por las unidades de lucha contra la caza furtiva”, dice. “Para sacar esos colmillos, es probable que se lleve a cabo un proceso similar de cortar los cráneos”.

Tanto Chase como Masunga, sin embargo, dicen que las unidades anti-caza furtiva no esconden cadáveres y normalmente indican la remoción de colmillos marcando los cadáveres con pintura. También sería inusual -demasiado exigente en cuestión de logística- para las unidades anti-caza furtiva remover los colmillos de los elefantes en las áreas remotas donde estos elefantes fueron encontrados, dice Chase.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

PARQUE EN LA SEBASTIANA

Un nuevo parque deportivo en el barrio La Sebastiana, de Envigado, al servicio de la comunidad.

$titulo

PEDRADA HIERE A PASAJERA

Una pedrada desde el puente Madre Laura a un vagón del Metro causó heridas a una pasajera.