<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
María Clara Ospina
Columnista

María Clara Ospina

Publicado el 02 de octubre de 2019

Quizá ya es muy tarde

Los jóvenes han tomado la iniciativa porque los gobernantes del mundo, sus mayores, no han sido capaces de tomar las medidas necesarias para detener el calentamiento global que nos amenaza.

Yo felicito a los jóvenes y me sumo a ellos, porque este es también mi planeta y mi corazón es tan joven como el de ellos y mi mente está tan alarmada como la de ellos sobre el futuro que nos espera a viejos y jóvenes si no logramos detener, de alguna manera, el calentamiento global, el abuso en la explotación de los recursos naturales, la violación y devastación de mares y ríos, la tala y quema de los bosques, el consumerismo que nos ahoga; en general, el desperdicio innecesario de nuestros recursos.

O cambiamos hoy, o mañana ¡será muy tarde! Muy tarde para nosotros y para nuestros descendientes. Muy tarde para la supervivencia del planeta. Tristemente, no falta quienes piensan que ya nada logrará detener la catástrofe.

De seguir como vamos, pronto viviremos sequías inimaginables e inundaciones devastadoras. El aire y las aguas estarán completamente polucionados. Los desechos de basuras no reciclables, como lo son la mayoría de los productos plásticos y químicos, nos habrán derrotado, habrán cubierto los mares, contaminado el subsuelo, formado montañas enormes, mal olientes y putrefactas. No habrá manera de deshacernos de ellos. Esos desechos serán los colonizadores de un mundo asqueroso y desierto.

El 23 de septiembre pasado, más de 250 personas, vestidas de negro, escalaron las laderas de la montaña Pizol, al noreste de Suiza, para despedir para siempre a un glacial, cercano a la frontera entre Austria y Liechtenstein, que desapareció totalmente. Uno más entre los muchos glaciares ya desaparecidos, o a punto de desaparecer.

En las últimas décadas vimos desaparecer las nieves que cubrían el Kilimanjaro, en África, y a tantos otros picos nevados al rededor del planeta. Estos nevados eran depósitos de agua dulce para el mundo. Las consecuencias de su desaparición son inmensas. Tan alarmantes como el rápido deshielo del Ártico y el Antártico.

Bien sabemos la importancia de reglamentar seria y rápidamente la utilización de combustibles fósiles, como son el gas, el carbón y el petróleo. Las energías verdes: la solar, la marina, la eólica, deberían estar ya suficientemente desarrollada para tomar su lugar.

Este cambio significará una enorme adaptación para las economías globales y las grandes compañías que viven de la explotación de combustibles fósiles. Sin duda, este es el mayor motivo por el cual muchos gobiernos están demorando, aun evitando forzar una solución al problema. Pero si las cosas continúan como van, en pocas décadas habremos destruido nuestro planeta.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

TALENTO MUSICAL COLOMBIANO

Cepeda, Fonseca, Juanes, Juancho Valencia , reconocidos con premios Latin Grammy.

$titulo

“LA OFICINA” DE GUARNE

Banda delincuencial dedicada al tráfico y expendio de drogas. 38 de sus miembros fueron capturados.