<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Lina María Múnera
Columnista

Lina María Múnera

Publicado el 26 de septiembre de 2021

Saber para qué

Hay gente afortunada que logra descubrir cuál es su misión en el mundo. Personas que consiguen entender para qué están aquí y deciden actuar en consecuencia. Por ejemplo, José Andrés, un chef español, asturiano para más señas, que vive desde hace 23 años en Estados Unidos, donde ha logrado lo impensable: construir un imperio conformado por 35 restaurantes y más de 2.000 empleados. Y a la vez fundar la ONG World Central Kitchen en 2010 con una idea simple: abastecer de comida a personas afectadas por desastres naturales.

Pueden ser los incendios en Australia, las explosiones en el Líbano, los huracanes en Centroamérica, la erupción de un volcán en las Canarias o bajo el puente de El Paso en Texas, donde se congregan miles de inmigrantes que sueñan con un futuro mejor. Allá llega José Andrés con los chefs locales, con miles de voluntarios y con una energía y un ejemplo de liderazgo que asombran. Su infatigable labor en medio de las condiciones más adversas lo han hecho merecedor del premio Princesa de Asturias de la Concordia de este año y hace tan sólo unos días Jeff Bezos (Mr. Amazon) le acaba de donar 85 millones de dólares para su fundación.

Durante lo más duro de la pandemia, sólo en España sirvió un millón y medio de comidas desde 15 cocinas manejadas por 100 chefs y 4.500 voluntarios. Y José Andrés se multiplica, y está en todas partes, y parece que no se cansa porque tiene un objetivo: “pensar globalmente, para alimentar localmente, porque la pobreza no reside solamente en la falta de alimentos, sino en el hecho de no tener un plato limpio en el que comer o una olla limpia para cocinar”. Lo tiene claro, y así también su mujer y sus hijas, que son esa familia que vive la ausencia de quien ha decidido multiplicar su presencia en el mundo y sumar horas inexistentes a las 24 que tiene un día.

Sí, definitivamente es un privilegio llegar a comprender el sentido de la propia existencia, trascender a través de los otros, sentirse útil, ayudar a aliviar las cargas. Como José Andrés, algunos lo consiguen, y utilizan lo que tienen a su alcance para darse a los demás. Transforman este tiempo tan corto que se nos ha concedido y casi que alcanzan el don de la ubicuidad. Personas que se niegan a pasar por la vida sin dejar huella porque simplemente saben mirar a su alrededor y entienden que hay algo más que el yo singular. Y que vivir de verdad requiere acción.

Son pocas, pero existen

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

DÉCIMA SINFONÍA

Mediante el uso de inteligencia artificial, un grupo de expertos ha logrado finalizar esta famosa obra inconclusa de Beethoven.

$titulo

BUSES ATRANCADOS

Los tacos en Medellín son culpables del retraso de los buses alimentadores y los cuenca, perjudicando a los usuarios del metro.