<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Humberto Montero
Columnista

Humberto Montero

Publicado el 10 de agosto de 2021

¿Se ha estancado la Humanidad?

Desde 1879, la unidad básica de masa, conocida popularmente como kilo y utilizada en todo el mundo científico, en la arquitectura o en el comercio global, se guardaba físicamente en la Oficina Internacional de Pesas y Medidas, en París. Su primera definición, realizada casi un siglo atrás durante la Revolución Francesa, establecía que el gramo era la masa de un centímetro cúbico de agua pura en el punto de fusión del hielo, a unos 4 grados centígrados, lo que complicaba la exactitud de la medida ya que dependía de la densidad del agua, variable por la presión. Por eso, para afinar un poco el asunto se crearon en 1879 tres cilindros con una aleación de platino e iridio en una proporción de 90 % a 10 %.

Se preguntarán ustedes si estoy en mi sano juicio y con razón, pero déjenme avanzar solo unas líneas más en la explicación. El kilogramo era hasta 2019 la última unidad de medida que seguía definiéndose por un objeto que servía de patrón y no por una característica física.

A dicho cilindro se le llamaba “Le Gran K”. El problema era que su masa podía oscilar, lo que obligaba a los científicos a recalibrar el instrumental. Pero en 2019, se acordó adoptar una nueva definición de kilo para que, por primera vez, todas las unidades derivaran de constantes universales, lo que garantizaba mediciones más precisas.

Pues bien, ese es uno de los grandísimos avances de la Humanidad desde el arranque de siglo. Por supuesto, no es el único. También se ha abierto una nueva era espacial. En 2011, China lanzó su primer laboratorio orbital, en 2014 una misión india llegó a Marte y recientemente dos magnates han hecho realidad el incipiente turismo espacial. En 2012, tras décadas de investigación, se anunció la detección del bosón de Higgs, la última pieza del puzle que describe tres de las cuatro fuerzas fundamentales de la física teórica.

No quiero aburrirles con los avances en astrofísica o en la lucha contra el ébola, los hitos interestelares o el surgimiento del 4G y el 5G. Ni olvidarme de que se han logrado en tiempo récord vacunas con una técnica revolucionaria contra el virus chino.

Sin embargo, basta otear los logros obtenidos en el siglo XX para preguntarse si no nos hemos estancado.

En 1903 se fabricó la primera aeronave. Veinte años después, Lindberg atravesaba el Atlántico. En 1919, se fabricaban los primeros preservativos de látex. En 1928, Fleming cambió el curso de la historia gracias al descubrimiento de la penicilina, lo que disparó la esperanza de vida. También ese año se descifró la estructura del ADN. En 1942, se puso en marcha el primer reactor nuclear y se desarrollaron los electrodomésticos, desde la nevera hasta la lavadora, y en 1969 el hombre puso un pie en la Luna gracias a los avances en la aeronáutica y la electrónica, que trajo la revolución de las comunicaciones: la televisión y la computación, con la extensión posterior de los ordenadores personales.

Sin dejarnos atrás la extensión de la automoción, de las redes de agua corriente, del aire acondicionado, de la mecanización de la agricultura, el psicoanálisis, la mecánica cuántica, la teoría de la relatividad o la implosión de la tecnología móvil y de internet.

Algo está fallando en la formaciaaón, desde las escuelas hasta las universidades, cuando se está orientando su utilidad a adoctrinar políticamente y socialmente a los alumnos —con boludeces como que la Conquista fue opresiva, cuando fue liberadora e hizo dar un salto evolutivo de más de un siglo a las sociedades precolombinas—, en vez de focalizar la enseñanza en la investigación y el conocimiento real, no dogmático. La sociedad del ocio no consiste en estar tirados frente a la televisión o con un móvil en la mano viendo lo que hacen otros. Hay que vivir de verdad y levantar la vista. Solo así se crea

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas