<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Juan Gómez Martínez
Columnista

Juan Gómez Martínez

Publicado el 18 de agosto de 2022

Se lucieron

Lo tengo que decir, los silleteros se lucieron en el cierre de la Feria de las Flores. Espero que el alcalde se haya dado cuenta de que ese es el principal espectáculo de la Feria, que esta empezó con los silleteros como única atracción, que los otros eventos fueron surgiendo con el paso de los años. En el del lunes pasado sobraron los conjuntos de baile y las bandas de guerra, que le fueron agregados este año. No demerito a esos conjuntos ni a las bandas marciales que se unieron al desfile, pero no era el momento ni el espectáculo central.

Espero que el alcalde, que el año pasado mandó a los silleteros al estadio —donde apenas unos pocos lograron entrar a la pista de atletismo y los otros se quedaron afuera, donde la mayor parte del público no presenció el desfile—, haya entendido que el centro de la Feria de las Flores es el desfile de silleteros.

Es tan importante este desfile que ha habido representación de silleteros en varios países del mundo, que han desfilado por varios continentes, que han recibido el aplauso de gente de todas las lenguas. Fui testigo del éxito de los silleteros cuando el embajador en Italia, Fabio Valencia, los llevó para presentarlos en Roma y en Pietra Santa como homenaje al maestro Fernando Botero.

En Roma desfilaron por la avenida que parte del Coliseo y fue tanto el éxito que los turistas se tomaban fotos con los silleteros y no con los que representan a los soldados romanos de los siglos pasados. Esta preferencia fue motivo para que los soldados protestaran. En Pietra Santa, una señora italiana lloró al paso de los silleteros y me dijo que lo hacía por la emoción de ver semejante espectáculo. Esos son nuestros silleteros, que en los dos años anteriores fueron menospreciados.

Sí tengo algunas críticas, creo que son positivas para el futuro y que no se volverán a presentar. Se trata del incumplimiento en los horarios. Entiendo que el compromiso era recoger a los silleteros a las cuatro de la mañana para que tuvieran el tiempo suficiente para arreglar sus cosas y salir para el fallo de los jurados y premiar a los mejores. No los recogieron temprano y los jurados los calificaron cuando era tiempo para desfilar. La labor de los jurados se cumplió, pero los silleteros salieron a desfilar apenas a las cuatro de la tarde. A esa hora debían recorrer dos kilómetros, mostrar sus silletas al público y llegar al destino final, el Palacio de Exposiciones. A esa hora debieron prepararse para regresar a Santa Elena, donde debían reparar sus fuerzas y descansar después de tanto incumplimiento de los horarios. Los silleteros son tan admirados y queridos por este pueblo de Medellín, y por los turistas, que nos vemos obligados a pedir respeto para ellos 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas