<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Alberto Velásquez Martínez
Columnista

Alberto Velásquez Martínez

Publicado el 05 de febrero de 2020

¿SIN PENA NI GLORIA?

Cuando el país político no acierta o no quiere dar respuestas adecuadas a los desafíos que tiene una nación para encarar los retos de la competencia internacional, del bienestar de sus ciudadanos y del progreso económico con equidad social, acude a las llamadas “misiones de sabios”. De grupos de profesionales inmersos en el mundo de las ciencias, de la innovación, de la tecnología, de la filosofía. De aquellos expertos que en el humanismo y la ciencia sí conciben la política, no como la estratagema de practicar el clientelismo y el compadrazgo, sino como la responsabilidad ética de regir los pueblos hacia metas de progreso en todos los órdenes del saber y del comportamiento científico.

Bajo el gobierno de César Gaviria se nombró una comisión de sabios en la que estaban desde el novelista Gabriel García Márquez hasta el neurocientífico Rodolfo Llinás. Ese grupo trazó unas pautas que pasaron desapercibidas en una sociedad acorralada por la acción vandálica de los narcoterroristas. Pocos pensaban que Colombia podía en ese momento ser viable en medio de bombas y muertes. Nadie evaluaba la necesidad apremiante de acceder al conocimiento para dar el salto hacia la conquista de las ciencias de la vida, de la bioeconomía, de la biotecnología, es decir, de lo concerniente al desarrollo humano integral. ¡El sálvese quien pueda era la consigna que imperaba en aquella época en el diario trajín de los colombianos!

El gobierno Duque convocó a una nueva misión de sabios. Lamentablemente sus conclusiones han pasado algo inadvertidas debido al cúmulo de noticias impactantes que a diario ocupan los primeros espacios periodísticos, sobre todo en una comunidad que se solaza con el espectáculo y con el escándalo. La misión suscribió un valioso documento que debe constituirse en la ruta hacia la construcción de una política de progreso que tenga continuidad en el tiempo para montar una era de modernidad y equidad.

Uno de los retos del país que plantean estos sabios, es el inaplazable incremento de los presupuestos destinados a la actividad de ciencias, tecnología e innovación. Que alcance por lo menos el 2 % del PIB. Hoy, con menos del 1 %, Colombia está en el club de las naciones que menos recursos destina a satisfacer esos componentes, indispensables para el desarrollo y la competitividad.

Lo importante de las recomendaciones del grupo de sabios es que sus conclusiones sean realizables. Que no pasen a reposar en los anaqueles de las buenas intenciones frustradas. Que se cuente con las disponibilidades humanas, financieras y presupuestales para asumir el desafío. Que no se queden en utopías. Que adquieran como solemne compromiso de realizar esas propuestas, el sector público, la academia, los empresarios, las fuerzas vivas y sociales de la nación. Que se patenten como políticas de Estado y no solo de gobiernos. De lo contrario sería no solo un nuevo saludo a la bandera, sino otra expectativa de las muchas que en el país han muerto sin pena y sin gloria.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

TAPABOCAS EN BUSES Y METRO
Ordenan una protección necesaria para pasajeros, tan cerca. Pero la gente exige surtido, disponibilidad.

$titulo

MERCADO ON LINE, MUY CARO
Algunos hipermercados y tiendas cobran muy alto por los productos. Y en los domicilios, abusan más...