<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
José Guillermo Ángel
Columnista

José Guillermo Ángel

Publicado el 09 de abril de 2022

Sobre un mundo inseguro

Estación Planeta, a la que llegan contaminadores y saqueadores de recursos, expertos en guerras híbridas (con armamento peligroso y sanciones económicas), ecologistas asustados con el hielo que se derrite y las especies que desaparecen, defensores de derechos y deshechos humanos, gobernantes de mano fuerte que rechazan a las ONG y grupos delincuenciales que crean paragobiernos, religiosos alterados que ven el diablo por todas partes y vacunadores en busca de detener el virus, ateos que buscan por todas partes dioses para negar y gente armada que invade países, abastecedores de materias primas, combustibles y alimentos que cierran los suministros, creadores de mentiras para generar opinión rabiosa y expertos en extraterrestres que ya preparan el viaje a otras galaxias, profetas que repiten que pasará lo peor y gente que hace filas mientras su dinero se devalúa, analistas económicos que tuercen la boca y cantantes que componen letras cada vez peores, etc. Y, en este ambiente, la Tierra, que sería el único planeta con vida del sistema solar, tiende a volverse como Marte, donde el rojo y el polvo abundan..

Que vivimos en un planeta inseguro y con una historia repleta de atrocidades, es cosa cierta. Basta con leer a Robert D. Kaplan, autor, entre otros libros, de Fantasmas balcánicos y Viaje a los confines de la tierra. Este periodista y caminante neoyorkino se ha metido en todos los lugares que causan miedo por sus disputas, inseguridad y fanatismos, dejando poco espacio libre para esos sitios en los que se vive en paz. En sus escritos deja claro que el concepto de humanidad es cada vez más minúsculo, pues las tantas éticas y enseñanzas de los maestros se han corroído al punto de que ya son asuntos de especialistas. Y en esta corrosión, todos los mandamientos de Moisés se han convertido en burla y en lo contrario. Así, lo que era seguridad (la ciudad segura de Aristóteles, por ejemplo), ya es inseguridad, miedo y locura.

Y no es solo Kaplan quien habla de un mundo inseguro, también es V. S. Naipaul (leer India), David Grossman (La vida entera), Isaac Bashevis Singer (Satán en Gorai), Norman Mailer (Los desnudos y los muertos), Naguib Mahfuz (Hijos de nuestro barrio), Vasili Grossman (Vida y destino y Todo fluye), entre muchos que han descrito al detalle la caída de principios y valores, el desorden social y las desmesuras de los gobernantes y dueños de la economía (basta leer a Joseph Stiglitz), sin dejar de lado neurosis, paranoias, sicopatías y esquizofrenias de la gente del común. Y, claro, la involución es una mutación que parece no detenerse. Pasa hasta entre los que rezan y cuentan pecados.

Acotación: La inseguridad campea y los controles se rompen, y ahí estamos, casi a oscuras, buscando una dirección. Y, como decía Erich Fromm, no es que Diós haya muerto, como se piensa, sino que el muerto es el hombre. ¡Uy! 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas