<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Invitado
Columnista

Invitado

Publicado el 21 de enero de 2020

Tengo seis semanas de embarazo, y le estoy contando
al mundo

Por Betsy Cooper

redaccion@elcolombiano.com.co

En los últimos cinco años más o menos, he sido una observadora interesada de un gran club secreto sin nombre: una gran cantidad de mujeres de más o menos 30 años que están embarazadas o tratando de quedar embarazadas, pero no quieren que nadie se entere.

Hace unos días, descubrí que estoy embarazada. Las aplicaciones me dicen que tengo seis semanas (desde mi último período, la fecha que usan los médicos para calcular qué tan avanzado está un embarazo). Sin embargo, a pesar de toda la incertidumbre, el miedo y tal vez incluso el rechazo que puede venir hacia mí al anunciar esto, no solo tan pronto sino también públicamente, estoy rechazando la membresía en el club del embarazo oculto de una vez por todas.

La mayoría de los embarazos de hoy permanecen ocultos al menos durante el primer trimestre y, a veces, más allá. Las razones varían ampliamente. Algunas mujeres mantienen en secreto sus embarazos porque temen los abortos espontáneos u otras complicaciones, incluidos los embarazos no viables. Estas posibilidades son reales: aproximadamente del 10 al 20 por ciento de los embarazos terminan en aborto involuntario, y muchas mujeres prefieren permanecer en silencio, en lugar de correr el riesgo de compartir.

Otros temen represalias profesionales. Los informes del New York Times muestran que la discriminación contra las mujeres embarazadas es generalizada. Las mujeres salen para citas “en la dentistería” y las “reuniones en otro lugar”, temerosas de que si revelan la verdadera razón por la que tienen que dejar el trabajo, serán retiradas de proyectos o perderán oportunidades de avance profesional. Después de todo, van a estar “dejando el trabajo pronto” en licencia de maternidad de todos modos. (Por el contrario, por supuesto, tener hijos ayuda a la carrera de un hombre).

Otras temen el embarazo en sí mismo: los cambios en su cuerpo, el dolor del parto y muchos de los efectos secundarios. Mantenerse en silencio puede ser un mecanismo de defensa para mantener a raya esos temores. O las mujeres temen ser definidas por el embarazo. Ciertamente me considero en esta categoría; soy una mujer profesional profundamente ambiciosa, y quiero que la gente sepa más sobre mí que el hecho de que mi esposo y yo decidimos tener un hijo. Las mujeres pueden incluso temer la maternidad; después de todo, le das la bienvenida a un extraño a tu familia a quien aún no has conocido. ¿Te caerá en gracia tu hijo? Estos miedos son genuinos. Y para algunos pueden ser debilitantes. Nadie quiere hablar sobre aspectos difíciles de sus vidas una y otra vez.

Con todas estas presiones, se ha perdido el hecho de que la tendencia hacia tener un embarazo en secreto viene con sus propios riesgos. No como mínimo, las mujeres (y sus parejas) pierden oportunidades reales y en persona de apoyarse unos a otros en situaciones difíciles.

Además, conseguiremos que los empleadores tengan en cuenta los costos reales del embarazo solo si las mujeres comienzan a hacer públicas las citas médicas, las náuseas, el manejo de la fatiga y otros aspectos difíciles de manejar en un embarazo saludable mientras trabaja. Este no es un tema insignificante: el 70 por ciento de las madres participan en la fuerza laboral, y muchas mujeres se sienten peor durante su primer trimestre, precisamente cuando también están ocultando su embarazo.

Al igual que muchas otras decisiones que las mujeres toman sobre sus cuerpos, cuándo y si hacer público un embarazo debe ser una opción, no simplemente determinada por la convención social. Así que me declaro embarazada, con la esperanza de que otras mujeres que se sienten como yo también se sientan cómodas haciéndolo público temprano. Pero lo que enfrento es un cambio significativo: en mi cuerpo, en mi carrera, en mi vida. ¿Un grupo de mujeres con las que puedo compartir mis miedos, conseguir consejos, gestionar expectativas? Ahora ese es un club al que me emociona unirme.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

GABRIELA CAÑAS

Periodista española, nombrada presidenta de la Agencia EFE. Será la primera mujer en dirigirla.

$titulo

ALIAS LLANERO

Capturado por la policía en el “golpe más importante del último año” contra Otoniel y su clan del Golfo.