<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ernesto Ochoa Moreno
Columnista

Ernesto Ochoa Moreno

Publicado el 08 de febrero de 2020

Un animal risible y llorable

Cierto día, hace mucho tiempo, regresé de la casa de mi tío, el padre Nicanor, con un libro gordo bajo el brazo. Me lo acababa de regalar él. Eran las obras completas de Cervantes, de la editorial Aguilar, que conservo y releo en mis constantes reencuentros con los clásicos españoles, de quienes soy un adicto confeso. Tal vez sea porque sigo el consejo de nuestro Tomás Carrasquilla de que fuera de los clásicos no hay salvación.

Recuerdo que el viejo cura me había dicho, con ese dejo de malicia que lo caracteriza cuando se pone triste, que esa iba a ser la herencia que me dejaba. “Que, con todos mis otros libros, sea mi única pequeña herencia para ti” -susurró. Y no sé si en su rostro se insinuó una sonrisa o un llanto contenido.

Leí en ese volumen la novela póstuma del autor del Quijote, titulada “Los trabajos de Persiles y Sigismunda” (1616) terminada cuatro días antes de morir, que presumo ya hoy nadie lee y muy pocos ni siquiera saben que él la escribió. En el capítulo V del libro II, hay un texto que me llamó la atención. Dice Cervantes: “Una de las definiciones del hombre es decir que es animal risible, porque solo el hombre se ríe, y no otro ningún animal; y yo digo que también se puede decir que es animal llorable, animal que llora”.

Me gustó eso de que el hombre es el único animal que llora, llorable, de la misma forma que es el único que ríe, risible. Leo en el Diccionario de la Real Academia, “Risible: capaz de reírse; que causa risa o es digno de ella”. Entonces llorable, que no está registrado en el diccionario, debería significar que es capaz de llorar, de derramar lágrimas y, también, que mueve a llanto, que hace llorar.

Añade, por lo demás Cervantes en el texto que estamos comentando, a propósito del reír y el llorar: “Y así como por la mucha risa se descubre el poco entendimiento, por el mucho llorar, el poco discurso”. Y concluye: “Por tres cosas es lícito que llore el varón prudente: la una, por haber pecado; la segunda, por alcanzar el perdón de él; la tercera por estar celoso; las demás no dicen bien en un rostro grave”.

Llorar y reír. Muchas veces en la vida ese es el dilema. Hay cosas o situaciones que desatan carcajadas o que invitan a una sonrisa, muchas otras inducen el llanto, las lágrimas. Es parte de la condición humana. Eso somos: risibles, llorables. Columpiándonos entre la alegría y la tristeza. Entre el llanto y la risa

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

CONCURSOS LITERARIOS

Varias editoriales tuvieron la iniciativa de invitar a premios de cuento. Creatividad en medio de la crisis.

$titulo

ADULTO MAYOR INDISCIPLINADO

Un señor de 79 años violó en tres ocasiones la cuarentena en Venecia, Antioquia. Fue detenido.