<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ernesto Ochoa Moreno
Columnista

Ernesto Ochoa Moreno

Publicado el 31 de octubre de 2020

Una radiografía de América Latina

Recientemente, en el programa “Literatura en Otraparte”, se hizo en la Casa Museo en Envigado la presentación del libro “Modernidad, postmodernidad, transmodernidad y Evangelización”, del sacerdote envigadeño Alberto Restrepo González. Un librito denso e iluminador que, bien leído y estudiado, se convierte en un vademécum de la época que nos está tocando vivir. Casi como un catecismo para este cambio epocal.

El último capítulo de la obra se centra en América Latina. Vaya hoy esta cita larga pero reveladora, que invita a la lectura del libro: “América Latina no es simplemente modernidad en dependencia, también es mítica en sus aldeas y sociedades indígenas; medieval, en su religiosidad popular y en su vivencia eclesial; moderna individualista, capitalista y cientificista en su política, su economía y su universidad; postmoderna negativa y deconstructora en las juventudes urbanas; transformadora en sus hombres visionarios”.

Y a renglón seguido: “Religiosamente Latinoamérica vive una simbiosis de determinismo oracular mítico, piedad tradicionalista medieval, carismatismo protestante renacentista, deísmo positivista moderno, pietismo juvenil Pop. Lo justo parece afirmar que Latinoamérica es hoy Tardomodernidad, Postmodernidad y Transmodernidad en dependencia...”.

“Desde los orígenes de nuestro ser colonial, introyectamos y perpetuamos la Colonia: tenemos vergüenza de nuestro rico y bello mestizaje cultural y biológico; como solían hacerlo lo conquistadores y colonizadores españoles, maltratamos negros, indígenas y gente de ‘color rebajada’; lo mismo que en los días de la Independencia, seguimos entendiendo por libertad y progreso lo que el Norte llama tal; vivimos esclavos de la deuda externa que tanto horrorizó a Bolívar y enajenó siempre nuestro trabajo; copiamos paradigmas sociales y culturales de las culturas nórdicas; intentamos revoluciones, imitando modelos marxistas-leninistas eslavos y asiáticos; cantamos, consumimos, erotizamos y nos divertimos a lo gringo...”

“Hoy, en virtud del ominoso acuerdo de Santa Fe de 1980, (...) nos invaden la sectas gringas, propagandistas de la cristiandad ideologizada e ideologizadora, al servicio del poder político capitalista; (...) hoy, a punto de metralla y ejecución sumaria, tratan de imponernos ideologías colectivistas, caducas en el mundo entero; hoy, dándose aires de visionarios inopinados, políticos retardatarios reviven liberalismos anticlericales decimonónicos; como ayer fuimos mitayos pobres de placer aurífero, al servicio del imperio español, hoy somos peones cultivadores y ‘mulas’ viajeras del narcotráfico al servicio de los viciosos del mundo rico; hoy los muchachos latinoamericanos se trajean descuidadamente a lo nórdico y se divierten a lo yanqui, tal como los jóvenes de la Colonia usaban peluca, vestían gregüescos y jugaban a las cañas, igual que los españoles”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

YANETH LONDOÑO

Se convierte en la primera mujer que preside la Junta Directiva de la Andi en Antioquia.

$titulo

MINAS ANTIPERSONA

Más de 650 militares han sido víctimas de estos artefactos tras la firma del acuerdo de paz.