<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Alberto Velásquez Martínez
Columnista

Alberto Velásquez Martínez

Publicado el 28 de agosto de 2019

Unidos por
el ombligo

Ha sido tal la forma como se han degradado los partidos políticos en Colombia, que no pocas candidaturas para gobernaciones y alcaldías cuentan con diversos avales, dados por colectividades que pocas afinidades tienen en sus talantes e ideas.

Las alianzas para apoyar aspirantes a los puestos públicos se dan, no por analogías filosóficas, sino por conveniencia de supervivencia electoral para no morir prematuramente en la larga agonía. En unas regiones se unen antípodas en matrimonios cosidos por el cordón umbilical del clientelismo. Es un salpicón que está demostrando cómo se van disolviendo las colectividades colombianas.

Estas crisis ideológicas no son exclusividad de los partidos colombianos. Se dan hasta en las mejores familias. Como lo anota el pasado domingo en EL COLOMBIANO el politólogo Alejo Vargas, “la crisis de los partidos parece ser un fenómeno con tendencias universales”. En Europa, agrega, “pasaron a la historia la mayoría de los grandes partidos políticos de la segunda posguerra mundial”. Se quiebran sus disciplinas para que se anarquicen, lo que pone en dificultades la sostenibilidad de una democracia sólida y confiable.

Colombia hace algunos años llegó a romper el récord de perturbación política con la existencia de más de 80 partidos y partiditos. La mayoría de garaje y que dieron vida a las microempresas electorales, rompiéndose la seriedad de las listas únicas al entrar la moda de las listas unipersonales en donde cada capataz manzanillo abría su propia sucursal. Fácilmente se conseguía el cacique las firmas necesarias para formar facción con su representación jurídica para avalar la audacia. Hoy, con la tímida reforma política del 2003, se disminuyeron colectividades y disidencias, pero no en la medida de la lógica electoral. El saboteo de las mayorías del Congreso –ya sin los halagos de la mermelada– ha hundido la aprobación de una reforma política que elimine las listas abiertas y se vuelvan a adoptar las listas cerradas.

No faltan los movimientos que apoyan a candidatos a puestos administrativos y a corporaciones públicas, financiados, en buen porcentaje, con dineros calientes. Quienes giran esas platas no lo hacen propiamente por amor a la causa, por generoso desprendimiento y convicción en sus ideologías, sino por los rendimientos financieros que sacan de esas colaboraciones, a través de contratos y gajes, contraprestaciones con las que quedan hipotecados los elegidos.

Hay poca seriedad en el debate electoral. A ratos parece un melodrama, cuando a través del pragmatismo no pocos han logrado juntar el agua con el aceite, cosa imposible ante la ciencia química. Construyen alianzas mecánicas con antípodas en la política y hasta en la ética. Aspiran más que a servir, a servirse y sobrevivir burocráticamente en montoneras.

Quien por estos días abra las páginas de los periódicos se percatará de los más absurdos y extravagantes ayuntamientos que confirman que la anarquía conceptual y los dineros calientes, inundan la acción electoral en el país. Apareamientos que están rematando a unos partidos mendicantes en busca de puestos, para poder sostener una clientela que va cambiando con el mejor postor.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

TAXIS VERDES EN MEDELLÍN

Comenzaron a circular por la ciudad. Aunque por ahora son pocos, se espera el aumento de la flota.

$titulo

NARCOSEMISUMERGIBLE

De casi 20 m de largo, llevaba, según las autoridades, ocho toneladas de cocaína. Interceptado en Tumaco.