<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Proantioquia
Columnista

Proantioquia

Publicado el 19 de abril de 2021

Variantes del SARS-CoV-2: certezas y mitos

Por Juan Pablo Hernández-Ortiz*

proantioquia@proantioquia.org.co

Existe una preocupación internacional generada por la capacidad natural del Sars-CoV-2 de mutar y generar nuevos linajes. Esto no lo hace diferente, pues todos los virus mutan, lo hacen a una tasa enorme y siguiendo unos lineamientos no-racionales y estadísticos.

Desafortunadamente, cada mutación que aumente la eficiencia del ciclo viral, bien sea porque infecte más rápido o porque se reproduzca más rápido, resulta en un linaje (o variante) de preocupación. Es un proceso matemático, un linaje que sea más infeccioso rápidamente empieza a dominar el virus circulante y desplaza linajes menos eficientes. Lejos de causar pánico, lo que debemos entender es que la nueva normalidad de nuestras vidas es la de enfrentar de manera inteligente e informada este virus cambiante.

Con mucho esfuerzo la humanidad ha aprendido paso a paso cómo afrontar el virus, cómo controlar su transmisión y cómo retar la enfermedad grave. De su genoma, se delinearon estrategias de vacunación dirigidas a generar esa conocida inmunidad de rebaño. Hoy aún nos preguntamos: quién se enferma y quién no, cuánto dura la inmunidad, cuál es el tipo de inmunidad y cómo esta, natural o por vacuna, se enfrenta a los nuevos linajes. Es importante reconocer que, aunque existen estudios científicos detallados, el Sars-CoV-2 sigue siendo un misterioso elemento del mundo viral que cada día nos enseña más, cada día nos mantiene en vilo y cada día nos exige más allá de lo predecible durante nuestra tarea de delinear estrategias hacia la normalidad social y económica de nuestras comunidades.

Un mensaje de calma y realidad. Hay en el mundo cuatro variantes de preocupación que han demostrado tener una mejor capacidad de infección: Sur África (B1.351), Reino Unido (B1.1.7), Brasil (B1.1.128 o P1) y California (Cal.20C). Es altamente probable, que estas no sean las únicas que circulan y tarde que temprano, todas estas se convertirán en los virus que estarán en nuestras comunidades.

Más importante que reconocer que hay nuevas variantes, es recalcar que no hay evidencia alguna de que estas cambien el transcurso clínico o la incidencia de enfermedad grave. Pero, eventualmente, todas estas mutaciones y variantes pueden lograr escapar a la inmunidad adquirida. Comprender esta naturalidad del virus, nos motiva y nos impone la necesidad de diseñar esquemas futuros de vacunación cada 12, 18 o 24 meses.

Una vigilancia constante del virus circulante que nos permita medir cuantitativamente la respuesta inmune de los Antioqueños y Colombianos, es una medida imperativa y urgente para contar con información propia, en tiempo real, que nos permita delinear avenidas novedosas de control, prevención, inmunización y activación social y económica. Esto es, en otras palabras, saber qué virus tenemos en nuestras comunidades, conocer el nivel de inmunidad y estimar cómo cada vacuna puede, o no, enfrentar esta amenaza patogénica.

Este reto de conocer nuestro virus circulante lo estamos abordando como ha sido tradicional en Antioquia: en unidad. En coordinación con el Instituto Nacional de Salud (INS), la Gobernación de Antioquia y apalancados en los empresarios antioqueños, emprendimos la tarea de conocer a nuestro enemigo de primera mano. Luego, hacer un seguimiento detallado de pacientes en estado crítico, viajeros e inmuno-comprometidos, tomamos muestras del virus y analizamos todo su genoma para así identificar qué tipo de linajes hay circulando.

A abril 17 del 2021, se han identificado en Colombia dos variantes de preocupación: la Brasilera y la del Reino Unido. Así mismo, hemos identificado mutaciones de interés, tal como la E484K, la N501Y y la P681H, las cuales cambian la dinámica de la transmisión, pero no hay evidencia de que cambien la dinámica de la enfermedad. Una vez más, es apenas realista prever que tendremos nuevas variantes de preocupación circulando en Antioquia: ante este camino debemos persistir en actuar unidos y coordinados para darle frente desde la ciencia y los datos

*Ph.D. Director: Colombia/Wisconsin One-Health Consortium. Laboratorio Genómico One-Health. Profesor de Materiales y Nanotecnología. Universidad Nacional de Colombia, Medellín.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas