<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 05 de febrero de 2020

Venezuela, entre la memoria y la esperanza

Por Andrés Felipe Serna Vélez

Universidad de Antioquia
Programa Historia, semestre 8
andres.sernav@udea.edu.co

Desde hace un par de años la afluencia de migrantes venezolanos hacia Medellín ha sido una constante, y la dictadura de Nicolás Maduro su motivo. Los efectos del fracaso político-económico derivado de las expropiaciones y la estatalización, socavaron la plataforma productiva del país, a su vez, el abuso de las importaciones y la caída del precio del crudo, base de más del 90% de los ingresos estatales, concluyeron en una superinflación ante la cual se está sujeto a una continua lucha por la supervivencia.

Las dinámicas sociales y los hábitos más cotidianos adquirieron así otra faceta. Los venezolanos echan de menos tener una vida normal en la cual poder comprar productos básicos en la tienda más cercana, proveer su auto con gasolina o tener suministro de luz durante todo el día. Dichas carencias aumentan la presión psicológica y en igual medida el deseo de democratización y libertades.

De allí que el peso que busca tener el Estado sobre la vida de sus habitantes haya generado la salida de millones de venezolanos hacia Latinoamérica y el resto del mundo. Un punto geopolítico en el cual se visualiza tal proceso es Cúcuta. La corta ruta después de cruzar el Puente Internacional Simón Bolívar de San Antonio del Táchira a San Cristóbal, sirve entonces de ejemplo para comprender la proporción de la crisis, donde un pueblo está inmerso en deseos de lucha y sueños aún por cumplir.

Pero ¿cómo es la sensación de estar en Venezuela actualmente? Al visitar San Cristóbal tras una hora de camino en medio de paisajes andinos muy similares a los antiqueños, te reciben hermosos atardeceres en la ciudad de la cordialidad. Si el abandono gubernamental es notorio al igual que el desolado centro de la ciudad, se destacan sus gentes que en un bodegón comparten una polar negra entre amigos. Todos ellos con la pregunta constante sobre qué hacer o a dónde ir, dado que lamentablemente el éxodo parece ser la única solución. Entonces tu familia se disgrega: está en Perú, Chile, Ecuador o Colombia. Por eso caminar las calles de la ciudad es un acto de memoria y de esperanza, tanto por recuperar sus vidas como por querer estar unidos de nuevo.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ALBERGUES PARA INDIGENTES

Alcaldía de Medellín construye a toda marcha alojamientos para los habitantes de calle y destechados.

$titulo

INDISCIPLINADOS SOCIALES

Aun con numerosos llamados a la cuarentena, en los barrios de la periferia la gente sigue en la calle.