<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ramiro Velásquez Gómez
Columnista

Ramiro Velásquez Gómez

Publicado el 01 de marzo de 2019

Y ustedes ¿a quién le creen?

El Instituto para la Métrica de la Salud y la Evaluación (IHME) es autoridad global sobre la salud en el planeta.

En el informe de 2018 sobre afectaciones por contaminación del aire mostró que el material particulado de 2,5 micras (PM2,5) responde por 4,1 millones de muertes en el planeta. Ese material “es responsable sustancialmente por más muertes que cualquier otro factor de riesgo (consumo de alcohol, inactividad física e ingestión de sodio). Mata tanto como el colesterol alto y un índice de masa corporal alto”.

A 2016, recordó, el 69 % de la población mundial vivía en áreas que excedían los 25 microgramos de pm 2,5 por metro cúbico, que es el caso de Medellín y el Aburrá, más que la guía de la Organización Mundial de la Salud, que atribuye a ese material los 4,1 millones de muertes por enfermedades como infecciones respiratorias agudas en todas las edades; y Epoc, cáncer de pulmón, enfermedad isquémica del corazón y derrame en adultos de más de 25 años.

El Observatorio Nacional de la Salud reveló el año pasado que en Colombia fallecen 15.681 personas por aire malo.

La secretaria de Salud de Medellín, Claudia Arenas, ha sido reiterativa en desdibujar los daños por aire contaminado. A El Colombiano le dijo el 14 de febrero que “es imposible calcular cuántas personas se mueren por contaminación, porque hay factores de riesgo adicionales que pueden ir desde asuntos genéticos hasta malos hábitos como fumar”. Hablaba del estudio de la Contraloría y la U. Nacional sobre el impacto de la contaminación del aire en la ciudad: murieron 22.922 por ERA de 2012 al 2016 (casi todos los medios lo atribuyeron solo a la polución y no era así).

Al semanario Gente dijo que se redujeron en 50.000 las consultas por enfermedad respiratoria aguda entre 2017 y 18 (dato poco significativo), y que no correspondían las consultas a picos de contaminación. Aquel estudio mostró que hubo 600.000 consultas anuales por solo esa causa.

Del IHME, la OMS y el Observatorio se deduce que es imposible negar que de esas 22.922 muertes por ERA ninguna fuera por el aire y que los cientos de miles de consultas no coincidan con el pico.

En Medellín sí nos enfermamos y morimos por el aire sucio, inmundo. Determinar de qué y cuántos debería ser trabajo de una diligente Secretaría de Salud porque es tema urgente de salud pública.

Maullido: poco cívico el paisa: todos evadiendo el pico y placa. De una conciencia.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ARMANDO BARONA MESA

Escritor e historiador vallecaucano, lanza esta semana una monumental biografía de José María Córdova.

$titulo

CARLOS ANDRÉS AMADO MEJÍA

Mató a su hijastro de 13 meses hace 10 años. Está libre. Acaba de ser condenado a 33 años de cárcel.