<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

¿Dónde quedó el legado de Mandela?

No es difícil pensar que Mandela, el padre de la nación, el hombre, el mito y la leyenda, estaría totalmente abatido si viera lo que hoy sucede en su país.

09 de diciembre de 2023
bookmark
  • ¿Dónde quedó el legado de Mandela?

Esta semana se cumplieron diez años de la muerte del líder sudafricano Nelson Mandela, y las noticias que vienen de su país no son las mejores, ni mucho menos están a la altura de lo que su sacrificio y compromiso consiguieron. El sentimiento con lo que acontece hoy en ese país puede resumirse en una sola palabra: decepción.

Nelson Mandela, la figura icónica de la lucha contra el apartheid murió a los 95 años después de haber pasado 27 de ellos en la prisión de Robben Island, cerca de Cape Town. Fue el primer presidente elegido democráticamente en su país y aún sigue siendo una figura ejemplar en la sociedad, pero la Generación Z, esa que ha crecido sin saber lo que fue la segregación del apartheid, tiene sentimientos encontrados respecto a su herencia.

Mandela salió de prisión en 1991 para acabar con el apartheid, un régimen injusto impuesto por blancos que restringía dónde podían vivir y trabajar los sudafricanos de la comunidad afro y en el que cualquier protesta contra el gobierno se consideraba ilegal. Mandela le devolvió el orgullo y sobre todo la esperanza a un país deshecho por más de cuatro décadas de gobiernos represivos dirigidos por una minoría blanca.

Él trajo la libertad y la democracia a Sudáfrica a través de su partido, African National Congress, (ANC), pero este no ha hecho honor a su legado. Después de tres décadas llevando las riendas del poder, la desigualdad ha aumentado, la corrupción está muy extendida y el país vive en una crisis energética que provoca cortes de energía paralizantes a diario, lo que perjudica toda la economía.

El Banco Mundial tiene datos que hablan de un 60% de desempleo entre la gente joven, una debacle en la educación, violencia de género rampante y una sensación de inseguridad que se extiende sobre todo entre quienes han crecido en zonas pobres. La tasa de asesinatos ha alcanzado sus cifras más altas de los últimos 20 años y la drogadicción crece. Sudáfrica es hoy en día uno de los países más inequitativos del mundo: el 10% de la población posee el 80% de la riqueza.

Lo anterior ha hecho que la Generación Z, pese al respeto que aún siente por la figura de Mandela, considere que él le dio a su pueblo libertad política, pero les falló en la búsqueda de libertad económica. Han pasado diez años desde su muerte y las cosas no han cambiado mucho. Sienten que hay un abismo entre las promesas que Mandela les hizo y la realidad en la que viven.

La gente siente que el gobierno les ha fallado. Los críticos del ANC lo acusan de velar solo por sus intereses de enriquecimiento, mientras la misión de conseguir una mejor vida para los ciudadanos más pobres se ha desdibujado.

El primer semestre del 2024 habrá elecciones en Sudáfrica y son muchas las encuestas que indican que la ANC, puede perder su mayoría por primera vez en la historia. Se dice que tendrá una caída del 50%. El partido político que una vez fue el gran orgullo de Nelson Mandela, ha permitido que la desigualdad y la pobreza se acentúen. Y que aspectos tan importantes como la infraestructura de vías, agua o energía colapsen.

Pero más allá del costo electoral que tendrá todo esto, la decadencia del país duele porque Sudáfrica fue visto como un ejemplo moral y un símbolo de esperanza para el mundo entero. Que haya gente afro que añore la época del apartheid porque, según ellos, la ley sí funcionaba – como se puede ver en un reportaje de la BBC – es más que decepcionante. Que este sea un llamado a no confundir: una cosa que nunca puede volver al mundo es el apartheid, y otra cosa muy distinta es exigir a quienes gobiernan que lo hagan bien, apegándose a la ley, siendo eficientes en la operación del Estado y siendo inteligentes en las palancas que usan para lograr el desarrollo económico.

Resulta igualmente doloroso el aumento de los llamados grupos Dudula, una especie de autodefensas que se dedican a expulsar inmigrantes de Somalia y Etiopía porque consideran que les quitan el trabajo y les traen inseguridad a sus calles.

No es difícil pensar que Mandela, el padre de la nación, el hombre, el mito y la leyenda, estaría totalmente abatido si viera lo que hoy sucede en su país. Durante su último discurso como presidente, en 1999, resumió su legado de esta forma: “hasta donde me ha sido posible he sido capaz de conducir nuestro país hacia una nueva era en la que la gente tenga una vida mejor”. No hay duda de que lo hizo con total honestidad. .

Sigue leyendo

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*