¿Aló? Y cuando contesta le habla un robot

  • Cuando las autoridades han rastreado la proveniencia de las robollamadas . FOTO Sstock
    Cuando las autoridades han rastreado la proveniencia de las robollamadas . FOTO Sstock
Por Jonathan Montoya García | Publicado el 14 de marzo de 2019

Suena el teléfono, el número no está guardado entre sus contactos, es desconocido, usted contesta y escucha una voz y se sorprende: un reconocido político lo invita a votar por él o un cantante famoso lo saluda. No se alegre mucho, sin embargo, no lo está llamando exclusivamente, es una grabación automática, una robollamada.

El término, que no tiene nada que ver con un delito, es una traducción de la palabra en inglés robocaller, que hace referencia a las llamas hechas por un robot.

En Colombia se han vuelto comunes en los últimos años, las usan como estrategia de marketing político. En internet se han contado casos de celulares sonando a la 1:00 a.m. con voces inconfundibles de personajes reconocidos, una llamada que en semana, por la hora, asustaría a cualquiera; también se han registrado casos un domingo a las 7:00 a.m., para los usuarios, un irrespeto.

En Estados Unidos se han convertido en un problema para la gente, tanto que le están pidiendo a la Comisión Federal del Comercio de Estados Unidos (FCT, por su sigla en inglés), la entidad que allí regula estos asuntos, que intervenga para que el control a las robocallers sea más severo.

Según Juan Pablo Salazar, abogado especialista en derecho cibernético, en el país estas llamadas son también una práctica en la que incurren los call center para ofrecer algún bien o servicio. Es implementado por algunas compañías para recordarles a sus usuarios un pago pendiente, para que califiquen algún servicio que le prestaron recientemente o para informarles sobre una oferta.

Lo que buscan las compañías que incurren en esta práctica, dice Camilo Gutiérrez, jefe del laboratorio de investigación de Eset Latinoamérica, es la masividad en la difusión de los mensajes. Eso trae una consecuencia, dice Gutiérrez, y es que la acción termina siendo comparada con el spam o basura en los correos electrónicos.

No gracias

¿Qué hace la gente cuando recibe estas llamadas? No contesta, dijo the Washington Post a finales de enero en un artículo sobre el tema. El diario señala que a esa conclusión llegó un informe que publicó el servicio de monitoreo de spam Hiya. En el mismo documento contaron que en Estados Unidos hubo 26.300 millones de robollamadas el año pasado, un 46 % más que en 2017. La investigación, indicó The Post, analizó el alcance de y la reacción de los usuarios.

Su número está en aumento, señala el reporte Tendencias y Proyecciones de Scam Call 2018, hecho por First Orion, una compañía que le proporciona a los operadores de telefonía y a sus clientes la capacidad de identificar las llamadas y la tecnología de bloqueo de estas.

Charles D. Morgan, director ejecutivo y Jefe de datos científicos de First Orion, dijo en un comunicado: “Año tras año, esta estafa epidémica bombardea a los consumidores a niveles récord, superando el año anterior y los estafadores invaden cada vez más nuestra privacidad llegando a nuevos extremos”.

D. Morgan se refiere a las llamadas como estafa ya que ahora, además de las estrategias de marketing, han surgido robocalls con intenciones de conocer datos sensibles de los usuarios, entre ellos sus claves de cuentas bancarias.

El fraude en países como Estados Unidos y Gran Bretaña lo cometen haciéndose pasar por el banco, el operador de cable y hasta por los servicios de inmigración, realizando llamadas a números asignados a casas de barrios y comunidades de inmigrantes.

“Esa fue la misma dinámica que se dio con el spam”, indica Camilo Gutiérrez, quien cuenta que el spam comenzó como un método para llegar a muchos usuarios de correo electrónico con una publicidad, y luego se volvió una manera de engañar a las personas y conseguir datos”.

En Colombia, de acuerdo con el abogado Salazar, las robocalls aún no llegan a esos alcances y se mantienen como una táctica de algunas empresas con los fines que ya se mencionaron anteriormente.

No obstante, señala que sí hay “robocalls”, pero hechas por personas, y de esas también hay que cuidarse y no entregar de ninguna manera datos como claves personales.

Adicionalmente, el abogada comenta que este es un delito contra el patrimonio económico y puede denunciarse, en caso de que le suceda, de esa manera podría lograr que del número no siga llamando a otras personas con el mismo fin.

El especialista recomienda las aplicaciones que han surgido como Truecaller, Whoscall, Trapcall y Whos Calling, ya que estas cuando la llamada entra, identifica su procedencia, si el número es sospechoso se lo va a indicar.

Contexto de la Noticia

Jonathan Montoya García

Periodista de la Universidad de Antioquia. Interesado en temas de tecnología y cultura. Disfruto del cine y la música.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección