<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Así surfean las abejas para escapar del agua

  • En el agua hacen ondas asimétricas que usan para impulsarse hacia adelante. FOTO cortesía Chris Roh, Mory Gharib y Caltech
    En el agua hacen ondas asimétricas que usan para impulsarse hacia adelante. FOTO cortesía Chris Roh, Mory Gharib y Caltech
Publicado el 25 de noviembre de 2019

Todo comenzó cuando el ingeniero Chris Roh caminaba por el Instituto de Tecnología de California en Estados Unidos. Allí vio una abeja atrapada en el agua, se paró y observó cómo navegaba para escapar. Esto ocurrió a mediodía, cuando el sol proyectaba en el fondo del estanque las sombras del insecto y de las olas que estaba haciendo con sus alas.

Se percató de que la abeja estaba moviéndose de una forma particular para crear amplias olas y empujarse hacia el borde con ellas. “Estaba muy emocionado al ver este comportamiento, así que llevé la abeja al laboratorio para estudiarla de cerca”, explica.

Aunque pueden estar mucho tiempo volando, se estima que las abejas solo aguantan 10 minutos en el agua.

Allí, Roh y sus compañeros recrearon el acontecimiento: colocaron agua en una cacerola, dejaron que se quedara completamente quieta y luego pusieron un total de 33 abejas de una en una. A medida que cada insecto batía sus alas en el agua, se creaban las mismas sombras en el fondo del recipiente, y vieron que la abeja utilizaba estas olas para impulsarse poco a poco hasta el borde y poder escapar.

En los días calurosos, las colmenas necesitan agua para enfriarse, así que cuando la temperatura sube, las abejas obreras salen a recoger agua de un estanque y la transportan. A veces, sin embargo, se caen y sus alas se adhieren al agua impidiéndoles volar. Si no consiguen liberarse, mueren.

Los investigadores se percataron de que esa adherencia permite que la abeja arrastre agua con sus alas, creando olas detrás de ella que la impulsan hacia adelante. “Con este movimiento, el insecto es capaz de avanzar. Surfea hacia la seguridad”, cuenta Mory Gharib, compañero de Roh e investigador del mismo instituto.

Al cabo de unos minutos de experimento, sacaron cuidadosamente a cada una de ellas para permitirles recuperarse de sus esfuerzos de natación ya que, aunque las abejas pueden aguantar mucho tiempo volando, nadar es mucho más agotador para ellas y solo podrían permanecer durante 10 minutos, según sus estimaciones. El estudio se ha publicado en la revista PNAS.

Contexto de la Noticia

radiografía El esbozo para crear un futuro robot

En lugar de agitarse hacia arriba y hacia abajo en el agua, las alas de la abeja se inclinan para empujar el agua hacia atrás. El movimiento de las alas en el agua es más lento de lo habitual, con una amplitud también menor que cuando las agitan para volar. Durante todo el proceso, el lado superior del ala se queda seco. Los investigadores ya han comenzado a aplicar sus hallazgos para desarrollar un pequeño robot que utiliza un movimiento similar para navegar por la superficie del agua. Requiere mucha mano de obra, pero esta actividad podría algún día ser utilizada para generar robots capaces tanto de volar como de nadar.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección