x
language COL arrow_drop_down
  • Cristina Chacón, directora de marketing de MetaDolls. FOTO Camilo Suárez
    Cristina Chacón, directora de marketing de MetaDolls. FOTO Camilo Suárez
  • Cristina es comunicadora social de la Universidad de La Salle. FOTO Camilo Suárez
    Cristina es comunicadora social de la Universidad de La Salle. FOTO Camilo Suárez

“No hay nada más trans que el metaverso”, Cristina Chacón, marketera de la web 3.0

Esta costeña, mujer trans de 26 años, trabaja desde Sabaneta para una importante empresa que comercializa muñecas en formato NFTs.

Por Juan Alcaraz S. | Publicado

La vida de Cristina Chacón Santa podría resumirse en este pedacito de la canción “La La La” de Shakira, la del Mundial de Brasil 2014: “Ven y deja los miedos, escribe tu historia, esto apenas comienza, no pares ahora”. Shakira es la artista favorita de Cristina y en Brasil vivió un tiempo: allí cumplió varios de sus sueños.

Nació en Aguachica, el segundo municipio más poblado del Cesar, en la Costa colombiana. Mide 1,80 de estatura y tiene una melena oscura y unos labios muy gruesos. Cristina es una mujer con experiencia de vida trans, una decisión que tomó hace un año. Hace un año inició el tránsito para ser ella.

“Uno de mis mayores miedos de transitar era que se me dictaminaran únicamente algunos espacios para trabajar, para estar, vivir y ser. En los espacios de tecnología a los que llego en su mayoría hay hombres blancos y mujeres blancas y con mucho dinero, extranjeras”, dice.

Pero los últimos tres meses le han demostrado que haber dejado a un lado los miedos valió la pena. Actualmente, es la directora de marketing de MetaDolls, una empresa colombiana que comercializa muñecas en formato NFTs (imágenes digitales).

Cristina lidera un equipo compuesto mayoritariamente por hombres: dirige la estrategia de relaciones públicas y mercadeo y el contacto con los medios de comunicación. También toma grandes decisiones sobre el concepto de la marca.

“Esta propuesta me gusta mucho porque rompe con el estereotipo de muñecas, ese de que son blancas, flacas y rubias; las de Metadolls están intervenidas a través del color del cabello y los tatuajes y envía un mensaje agresivo, pero al mismo tiempo muy artístico”.

Es que las muñecas de MetaDolls tienen una estética entre futurista y melancólica, muy de la época de los años 90 en cuanto a películas y cultura. Se caracterizan porque todas, las 7.000 que hacen parte de la colección, están tatuadas.

Estos NFTs (activos digitales) se comenzarán a vender antes de finalizar este año y estarán disponibles en la red Ethereum, donde se ejecutan los contratos inteligentes. A través de Ether, la criptomoneda nativa de esta plataforma digital, se pueden adquirir.

Cristina es comunicadora social de la Universidad de La Salle. FOTO Camilo Suárez
Cristina es comunicadora social de la Universidad de La Salle. FOTO Camilo Suárez

Cristina, así como las MetaDolls, tiene rayado el cuerpo. Tiene un tatuaje en el pecho: es como una montaña en la técnica de puntillismo que mide 12 centímetros. Se lo hizo después de una ruptura amorosa y en los últimos meses le ha dejado de gustar, porque ella no es de cosas eternas, prefiere que en su vida todo fluya.

Es hija de mamá paisa y papá costeño y hace diez años llegó a vivir a Medellín con la ilusión de estudiar Medicina en la Universidad de Antioquia. Y se quedó. Sin embargo, después de asistir a un preuniversitario y presentarse varias veces descubrió que eso no era lo suyo y cambió de decisión: se graduó de Comunicación Social y Periodismo en la Universidad de La Salle.

Comenzó trabajando en medios de comunicación alternativos de la ciudad. Entre 2018 y 2019 viajó a Brasil donde se especializó en temas relacionados con la gestión de marca, relaciones públicas, estudios de género, impresión 3D. Así empezó su pasión por el mundo de la tecnología. En su regreso trabajó en Rappi.

En 2020 creó su propia marca de ropa llamada Soy.livre, con la que quiso enviar un mensaje político frente a las diversidades sexuales y de género. Por ahora el proyecto está pausado. Su atención está enfocada en MetaDolls.

Sus días son muy organizados. Siempre la noche anterior escribe en una hoja las tareas que debe cumplir al día siguiente. Ahí se lee que debe desayunar, salir a caminar con su perrita Renata cerca al edificio donde vive en Sabaneta y asistir a reuniones virtuales. En las tardes lee noticias internacionales para entender cómo se está moviendo la industria de la tecnología y la política.

“Me quiero convertir en una inspiración para las personas, que sin importar lo que somos o elegimos, sin importar nuestra identidad y orientación sexual, podemos escalar y romper ese techo de cristal para llegar a muchos lugares. Quiero que el mundo me reconozca como la marketera de la web 3.0, la que logró revolucionar la mente de las personas y la forma en que las marcas se conectan con las personas. Ese es mi sueño”, dice.

Y es que su rol en el Mercadeo lo tiene súper claro: no solo pretende vender. El propósito de Cristina es intentar humanizar un poco más la tecnología y entregar experiencias que promuevan la libertad, el empoderamiento femenino y la identidad a través del cuerpo.

“Yo les digo que la web 3.0 es de comunidad, que no hay nada más trans que el metaverso, allá un día se puede ser una cosa y luego otra, ponerse un color de pelo y después de otro, y no hay nada más incluyente que eso, que se pueda ser como se quiera en estos espacios digitales”, concluye Cristina.

Si quiere más información:

Juan Alcaraz

Periodista. Hago preguntas para entender la realidad. Curioso, muy curioso. Creo en el poder de las historias para intentar comprender la vida.

x

Revista Generación