<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿El auge de cursos de programación tiene futuro en el “Valle del Software”?

Para algunos sectores preocupa que la oferta académica no esté conectada con la realidad de la demanda laboral.

  • Los cursos cortos son una opción de formación de los jóvenes de la ciudad. FOTO Carlos Velásquez
    Los cursos cortos son una opción de formación de los jóvenes de la ciudad. FOTO Carlos Velásquez
Por Juan Alcaraz S. | Publicado el 20 de abril de 2022

Antes de que finalice el 2022, la Alcaldía de Medellín, en alianza con LinkedIn (Microsoft), aspira entregar 25.000 becas de formación para la Industria 4.0. A la fecha (a un mes de abierta la convocatoria), han sido otorgadas 5.000, es decir, el 20 % de esta ambiciosa meta.

Análisis de datos, análisis e ingenieros de software, experiencia de usuario, comercio electrónico y diseño de páginas web son algunas de las 11 rutas de formación que hacen parte de este programa en el que los cursos tienen una duración de entre 91 y 231 horas.

El año pasado, hasta el 2 de julio también estuvo abierta otra convocatoria de la administración municipal, Tus habilidades son oportunidades 2021: eran 6.363 cupos disponibles para recibir entrenamiento en áreas como la ciencias de datos y el desarrollo de software.

“No hay un solo peso que hayamos invertido que no valga la pena. La educación que hoy entreguemos va a construir la sociedad que queremos”, dijo el alcalde Daniel Quintero durante el evento de lanzamiento de este programa el pasado mes de marzo.

Ante esta oleada de convocatorias para estudiar en la ciudad cursos cortos y gratuitos relacionados con las áreas de la innovación y la tecnología, surgen un par de interrogantes: ¿de verdad los jóvenes aprovechan este tipo de oportunidades? Una vez finalizan los estudios, ¿qué ocurre con estos graduados?

Mauricio Alviar, decano de la escuela de Ciencias Económicas de la EIA, dice que aunque en la actualidad se está comenzando a dar una sensibilización entre los jóvenes sobre la formación y capacitación para el trabajo en áreas como programación, código, inteligencia artificial, analítica de datos, entre otras, todavía persiste una especie de incertidumbre sobre las posibilidades en el mercado laboral.

Tenemos un problema de intermediación laboral muy serio en nuestro país y Medellín no se escapa de eso”, indica. En otras palabras: la dificultad de fondo es la desconexión entre la oferta educativa y la demanda laboral.

Esta opinión del decano la comparte Elkin Echeverri, exdirector de Planeación y Prospectiva de Ruta N, quien dice que no cualquier curso (como estos) garantizarán un empleo a futuro y menos uno de buena calidad.

“Muchas veces estos anuncios son irresponsables, porque básicamente lo que dan es la posibilidad de acceder a un curso y muchas veces el programa no tiene la demanda o no está orientado a lo que está pasando en el mundo, entonces luego lo que la persona dice es que se sacrifica, sacó su tiempo, pero después no pudo conseguir trabajo, o los que le ofrecen son muy malos”, señala Echeverri.

Juan Camilo Quintero, exdirector de Ruta N, indica que estos programas son exitosos solo cuando los jóvenes formados logran ser parte del aparato productivo de la ciudad, lo cual ayuda a mejorar la competitividad.

“Ser un ‘Valle del Software’ es una frase que puede inspirar, pero materializarlo no es simplemente la formación de profesionales en los temas de software, hay que tener un ecosistema de innovación pujante y vigente que pasa por la formación del talento, la habitabilidad, la movilidad, los puntos de networking (lugares para hacer negocios), entre otros”, dice Quintero.

¿Por qué no se animan?

Según el decano Alviar, tres son los “baches” por los que puede que los jóvenes desaprovechen estas becas o subsidios: la mala calidad de la formación en ciencias básicas desde la primaria y la secundaria; la dificultad en el financiamiento (sostenimiento); y la falta de interés por estudiar programas relacionados con lo bio (bioingeniería, biotecnología, bioinformática).

También dice que hay áreas del conocimiento que no se han sabido ofrecer a los jóvenes de esta generación y, por eso, prefieren estudiar carreras relacionadas con el derecho, la psicología, la sociología, la administración, la contaduría, entre otras.

Y entrega un contexto: mientras que en las ciencias sociales, humanas y económicas está casi el 50 % de los estudiantes matriculados, en áreas que tienen que ver con agronomía, veterinaria, ciencias naturales, física, química, matemáticas no llega ni al 7 %.

Según el Ministerio de Educación, en Antioquia el 44 % de la población matriculada en programas de educación superior lo hace en los llamados de larga duración (carreras profesionales), y solo cerca del 33 % estudia los de más corta duración (tecnologías y técnicas).

“Lo importante no es tener ofertas de entrenamiento, sino ofertas que garanticen el empleo, que se tenga claro lo que hay que estudiar y aprender aquí, lo que se necesita para encontrar trabajo e incluso para poder crear su propia empresa a partir de ese conocimiento adquirido”, dice Echeverri.

Una persona que desarrolla habilidades en estos cursos cortos logra ventajas en el mercado laboral. Sin embargo, para el decano el debate también se debería centrar en la idea, que suele venderse, de que las universidades están obsoletas. “Creo que no es tan sencillo poner a los jóvenes a hacer cursos de programación para resolverles el tema de ingresos y de calidad de vida, eso tiene mucha más profundidad”.

Esos temas pendientes por resolver tienen que ver con darles mayor atención a otras áreas del conocimiento, como las ciencias sociales y humanas, que haya una formación humanista. “No podemos llenarnos de programadores y robots en una ciudad que tiene todavía tantos problemas de inequidad y de pobreza pendientes por resolver”, puntualiza Alviar.

Juan Alcaraz

Periodista. Hago preguntas para entender la realidad. Curioso, muy curioso. Creo en el poder de las historias para intentar comprender la vida.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS