<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Selecu, un videojuego para aprender en Medellín

En la actualidad, Comfama y Cosmo Schools lideran este proyecto que busca fortalecer las habilidades de pensamiento de los estudiantes de segundo a décimo grado de la ciudad.

  • Selecu tiene siete interacciones, seis niveles y cinco mundos. Foto: Cortesía
    Selecu tiene siete interacciones, seis niveles y cinco mundos. Foto: Cortesía
  • Selecu, un videojuego para aprender en Medellín
14 de marzo de 2023
bookmark

Selecu es un videojuego K12 programado para que niños y jóvenes de instituciones educativas de la ciudad aprendan de comprensión lectora y pensamiento lógico-matemático a través del juego. Busca desarrollar habilidades de pensamiento a través de retos de aprendizaje que prueban conocimientos desde el grado segundo hasta el décimo.

Todo empezó en 2020, con un grupo de aliados de Comfama y Cosmo Schools que se hicieron preguntas que los condujeron a la creación de una EdTech (percibida como una empresa de educación y tecnología) que le apuesta a la transformación de la educación básica y media a través del diseño de experiencias significativas de aprendizaje mediadas por la tecnología digital, la narrativa y el juego.

De allí surgió el Seluverso de Selecu, que además busca desbloquear un nivel mayor del potencial del pensamiento humano a través de los instrumentos diseñados por el investigador Reuven Feuerstein, y que tal y como lo explica su líder, Lorena Avilés, “está conectado con los estándares del Ministerio de Educación y puede servir como un espacio de aprendizaje, con una perspectiva de valoración, que da cara a los estudiantes y a los maestros”.

En Selecu cada uno de los grados, segundo, tercero, cuarto, es una temporada, en el lenguaje videojuego, y cada una tiene una narrativa propia, unos escenarios, unos personajes, unas problemáticas que, a través de esos retos de aprendizaje, en alianza con esos personajes, el estudiante desarrolla. Por ahora está previsto para un consumo de 30 a 90 minutos semanales.

Todo el Seluverso está desarrollado por un equipo de educación y narrativa. “Ese equipo lo integran pedagogos y storytellers de la ciudad que han estado en contacto con los procesos que conectan la educación, la historia y la narrativa”, cuenta Avilés. También hay especialistas desde la parte gráfica y sonora como diseñadores de audio, diseñadores gráficos, ilustradores, animadores 3D, y un área muy fuerte enfocada a la experiencia de usuario. Al final, hay un equipo de tecnología que son los desarrolladores que le dan vida a ese diseño desde la palabra, desde la educación y la narrativa, desde la imagen.

Sin embargo, es importante entender que estas apuestas que se hacen para conectar el juego, la narrativa, la tecnología y el aprendizaje son, según sus creadores, el vehículo para asegurar que el estudiante y el maestro tengan experiencias positivas, en el caso del estudiante de aprendizaje y en del maestro de evaluación. Para estos últimos, por ejemplo, dentro del videojuego existe Viajeros, “una plataforma analítica de aprendizaje que aborda toda la data que el estudiante deja como huella en el videojuego, y que le sirve a los profesores como insumo para tomar decisiones dentro y fuera del aula desde su práctica pedagógica”.

Así que lo que plantean es un videojuego como excusa para el desarrollo de un ecosistema de soluciones que permita la toma de decisiones con base en la data, en la evidencia, y que incite al conocimiento desde la unión del juego, la tecnología y el aprendizaje.

Selecu, un videojuego para aprender en Medellín

La líder de Selecu es enfática en que, frente al tema del estigma de usar el videojuego en el ecosistema de educación, hay que invitar a una mediación parental y otra con los maestros para que le den la oportunidad a este tipo de métodos de enseñanza en los que se tienen claros los principales objetivos: el aprendizaje experiencial y transmedial; el aumento de la motivación en los niños y en jóvenes para aprender; el desarrollo creativo, de la imaginación y de la creatividad; y la analítica del aprendizaje.

“Lo más bonito de crear Selecu ha sido, primero, conectar campos de conocimiento con tantas cosas en común, como es la pedagogía, el diseño, la tecnología, el mercado y los modelos de negocio en un equipo maravilloso de 35 personas. Lo segundo es poder estar en territorio con las instituciones oficiales con las que estamos ahorita y dentro de los centros de experiencia de Cosmo Schools, probando cómo esos personajes, cómo esos retos, cómo esos estándares del Ministerio de Educación se materializan y se tangibilizan en momentos de aprendizaje, en preguntas, en miradas, en gritos de ¡lo logré!”, finaliza Avilés.

Este videojuego ya se está utilizando en los centros de experiencia de Cosmo Schools.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD