<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Amamantar es pensar en el ecosistema

  • FOTO EFE
    FOTO EFE
Helena Cortés Gómez | Publicado el 06 de agosto de 2020
Infografía
Amamantar es pensar en el ecosistema
300

dólares es el costo máximo de un litro de leche materna en Europa y EE. UU.: The Lancet

86.000

toneladas de metal se necesitaban en 2009 para producir 550 millones de latas de fórmula infantil: Waba.

4.700

litros de leche de vaca se necesitan para producir un kilo de la fórmula en polvo: Waba.

3

de cada 10 niños en Colombia recibe lactancia materna exclusiva: Gloria Calderón Higuita, nutricionista.

13

bancos de leche humana hay en Colombia. Uno en Antioquia en el Hospital General de Medellín.

95-153

kilos de dióxido de carbono por bebé ahorra la lactancia materna exclusiva: Waba

en definitiva

Un gran porcentaje de las mujeres puede amamantar, mientras familiares y amigos incentivar su confianza. Solo enfermedades puntuales no se lo permiten a un pequeño porcentaje de la población.

El hijo de Hannah, el personaje que interpreta la actriz Lena Dunham en Girls, serie que se estrenó en 2012 en HBO, no quiere mamar en el último capítulo de la serie que terminó en 2017. El final sugiere que la vida moderna le está sumando problemas a la maternidad.

El ser humano es animal, solo que es uno social y las circunstancias actuales de la sociedad influyen, de una u otra manera, sobre las percepciones y el día a día de una mamá y en sus dificultades para amamantar, asegura Gloria Calderón Higuita, especialista en nutrición humana y Consultora internacional de lactancia materna o IBCLC. Estos profesionales de la salud tienen las competencias para el manejo clínico de la lactancia. Tienen competencias para explorar las causas y tratar los cuatro tipos de pezones agrietados, el absceso mamario y también para educar.

Defender la lactancia

Esta semana (1 al 7 de agosto) la Alianza Mundial para la Acción de Lactancia Materna, Waba, por sus siglas en inglés, celebra la fecha mundial de la lactancia humana. En 2020 el lema “Lactar es el futuro para un planeta más sano” busca incentivar conversaciones sobre la importancia de amamantar para la salud de los humanos y para la de la Tierra.

Esa relación aparentemente inconexa recuerda que la leche materna es la única opción para el bebé humano. “La fórmula infantil no es leche y es costosa para el planeta, la mayoría de esos tarros que venden llevan leche de vaca entera, aceite y azúcar”, dice Calderón.

Por ello la propuesta de la Waba es hablar cuánto se le ahorra al planeta amamantar, verla como un recurso natural. La leche humana es la única opción saludable para el bebé y a la mamá le hace bien darla; ambos producen oxitocina, la hormona del amor durante el proceso. La lactancia humana exclusiva ahorra 95-153 kilos de dióxido de carbono por cada uno, según datos de esta Alianza. Al evitar las formulas infantiles se ahorra agua, energía y disminuye la huella de carbono. Casi 3 millones de toneladas de CO2 por 700 millones de kilogramos de fórmula infantil que venden en 1 año son producidos solo por seis países, informa la Waba.

Esta semana se pretende igual divulgar los hallazgos de la ciencia alrededor de este momento clave para la consolidación de defensas de un ser humano: amamantar de manera óptima puede prevenir 823.000 muertes de niños y 20.000 muertes maternas cada año. No hacerlo, además, disminuye su coeficiente intelectual según estudios publicados en la revista médica The Lancet en 2000, 2006 y 2017.

La influencia de la cultura

“La lactancia no comienza en el momento en que nace el bebé. Es un continuo que empieza en el útero, se extiende hasta su primera hora de vida y sigue cuando se introduce alimentación complementaria seis meses después”, anota Calderón.

Los deseos de la mujer y el bebé son lo más importante. Gloria recuerda que a ella su abuela y mamá, al igual que las tías, le repitieron frases de terror durante su gestación como “a todas se nos pelaron”. Se referían a lo doloroso que puede ser. El miedo la invadió y por eso lo ha estudiado. “A veces hacemos cosas de manera inconsciente por lealtad a la familia”, pero más que eso será clave confiar en lo que siente la mamá, así como confiar en el recién nacido que trae consigo unos 20 instintos primitivos”.

Ella está de acuerdo en que dar teta no debe doler, pero sabe que a muchas, de hecho, les duele. Solo que las causas, dice, se derivan de una suma de circunstancias, casi todas asociadas a la contemporaneidad y a las presiones de múltiples voces que aturden a la mamá con recomendaciones sobre cómo hacerlo bien. Y la mujer sabe, muchas veces más que un médico, solo debe confiar en lo que le dice su cuerpo.

Calderón habla que la lactancia humana es un proceso continuo porque incluso el corte oportuno del cordón umbilical aumenta la reserva de hierro. Así que las violencias obstétricas, mencionadas por la Organización Mundial de la Salud desde 2014 y reconocidas por la ONU en 2019, también podrían afectar el proceso para dar leche.

Menos de un 2 % de las mamás no pueden amamantar por hipotrofia de la glándula mamaria, problemas de la hipofisis, además de algunos tipos de cancer y enfermedad mental, dice Beatriz Elena Parra, profesora de la Universidad de Antioquia y parte del Grupo de Estudio en Lactancia Humana (Lactamos), en alianza con la institución Crianza Afectiva, la Liga de la Leche Internacional. “Pero realmente es muy raro, es más común que no puedan por falta de apoyo o por las presiones de la industria de los alimentos para que den biberón lo antes posible”, agrega Parra.

El pequeño nace con instintos de alimentarse del pecho. “Yo le sugiero a las mamás que peguen el bebé al abdomen de su madre y verán como este instintivamente va a buscar comer”, precisa Gloria Calderón. Suma el hecho de tener paciencia. Ese primer momento de contacto entre el bebé y la mamá debe darse sin intermediación de algo diferente a la leche de la mamá. Y sin presiones, recuerda por su parte Parra. En la primera hora el instinto lo llevará a succionar vigorosamente, y agrega: “Cada experiencia es única, así que los profesionales de la salud debemos escuchar más a las mujeres en gestación sin decirles qué hacer y luego apoyarlas de acuerdo a lo que cada una necesita”.

Sin símil

Las reservas de hierro con las que nace el niño se agotan alrededor de los seis meses y ya no bastará la leche materna, explica Calderón. Pero eso no significa que haya una edad límite para amamantar, aclara Parra. “Hay quienes lo han hecho hasta los 6 años, y está perfecto”. Solo que a los seis meses, la OMS sí sugiere alimentación complementaria. Este momento debería incluir preparación, recomienda la especialista. La sugerencia de Calderón es acercar al bebé junto a la mesa y exponerlo a la comida de manera que él descubra qué hacer con ella, podría untársela en el pelo y comunicarse con quien tiene cerca hasta que descubra que es más sabroso comérsela. Alimentos como la carne, el hígado de pollo y res (por ser ricos en hierro y el zinc) y el huevo son ideales. Parra agrega que “ningún alimento procesado es recomendado para los niños” y si hay dudas las mamás pueden acudir a las guías alimentarias basadas en alimentos (GABAS) de fácil acceso en internet y construidas por el ICBF.

Además porque es bueno para el bolsillo. La alimentación artificial puede gastar entre un 20 % y un 90 % del ingreso familiar, según las cifras de la Waba.

Muchas mamás ya saben los beneficios para su salud física y mental, así como para la de su bebé que trae alimentarlo de sus pechos. Solo que los asuntos emocionales que la gestación implica podría desbordarlas. Hasta una de cada cinco mujeres tiene problemas de salud mental durante los nueve meses en que cuida a su bebé dentro de ella o después del parto, divulga el Colegio Real de Psiquiatras de Reino Unido. Puede sucederle a cualquiera. La depresión y la ansiedad son los problemas de salud mental más comunes en el embarazo. Afectan a entre 10 y 15 de cada 100 mujeres en gestación.

La escucha activa es parte de la consejería en lactancia humana a la que toda mujer gestante y lactante debería tener acceso. Por eso ellas necesitan apoyo del personal de la salud y sus familias.

Contexto de la Noticia

Helena Cortés Gómez

Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección