<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Evitar el pescado por el mercurio?

  • Al limitarlo podría estar haciendo más mal que bien. Descubra por qué y siga recomendaciones. FOTO EDWIN BUSTAMANTE RESTREPO
    Al limitarlo podría estar haciendo más mal que bien. Descubra por qué y siga recomendaciones. FOTO EDWIN BUSTAMANTE RESTREPO
Por Helena Cortés Gómez | Publicado el 22 de agosto de 2019
en definitiva

En lo posible hágase cargo de su alimentación. Destacadas entidades de salud han difundido que comer pescado es clave para la nutrición. Si conoce de dónde viene el suyo estará tranquilo.

Ya sean mujeres embarazadas, madres lactantes, hombres o niños, es mejor consumir pescado de vez en cuando que correr el riesgo de no comer suficientes mariscos por miedo al mercurio. Eso dice Faiber Jaramillo Yepes, ingeniero de alimentos y profesor de nutrición de la Universidad CES.

Una recomendación que se adhiere a los anuncios hechos en marzo por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés), una agencia federal del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.

Una dieta que incluye pescado trae importantes beneficios para la salud. A diferencia de muchas carnes, los mariscos son una buena fuente de proteínas que suelen ser bajos en grasas saturadas. Asimismo son una gran fuente de vitamina D y Omega-3, un tipo de ácido graso sin el cual no se podría vivir. Así que no se trata de dejarlo, sino de tomar precauciones en la cantidad y el lugar de compra.

Ahora bien, ¿por qué preocuparse por el mercurio? Este metal está en los peces y eso es preocupante: es un contaminante que puede ser altamente tóxico para los sistemas nerviosos humanos. Sin embargo, algunos contienen más que otros (ver tablas).

El problema realmente aparece cuando una persona o una comunidad basa su dieta en el consumo diario de pescados contaminados con mercurio. A la larga, podrían manifestarse de a poco los mismos síntomas del Sombrerero Loco de Alicia en el País de las Maravillas (irritabilidad, hiperactividad, pérdida de memoria, inestabilidad emocional), le dijo a este periódico en 2017 Ubier Gómez, médico especialista en toxicología clínica, toxicólogo del Hospital San Vicente Fundación y profesor de la Universidad de Antioquia.

Diversas investigaciones han permitido identificar que los productos marinos pueden contener concentraciones de metales pesados provenientes de la contaminación del agua. Después de evaluar 1.285 peces de ñato, canchimala, canchimala blanca y otras 62 especies diferentes pertenecientes a 27 familias de peces, el grupo de investigación Ecología y Contaminación Acuática, de la Universidad Nacional con sede en Palmira, encontró en 540 ejemplares (42 %) concentraciones promedio de mercurio total que superaron los 0,2 microgramos por gramo.

Por lo que, Andrés Esteban Molina Sandoval, candidato a doctor en Ciencias de la UN sede Caribe, dijo en comunicado oficial de la universidad: “Cuando los peces tengan los niveles de mercurio que encontramos, mujeres embarazadas o personas de la tercera edad, con un peso de 70 kg, no deberían consumir por día más de 22 g de canchimala blanca ni más de 25 g de canchimala o 27 de ñato”.

Pescado contaminado

¿Cómo termina el mercurio en los pescados y mariscos? De acuerdo con Roddy Scheer y Doug Moss en su columna de la revista Scientific American de abril de 2015, la situación se reduce a los combustibles fósiles y al mercurio liberado en el aire. Todo lo que está en el aire entra en los océanos y otros cuerpos de agua.

La contaminación por mercurio proviene principalmente de las centrales eléctricas de carbón. Una vez que se introduce en el agua, los peces que tienen más probabilidades de tener el nivel más alto de mercurio son los que están más arriba en la cadena alimentaria y consumen otros peces.

Jaramillo visitó China y Corea del Sur y encontró que “el 90 % de las aguas están contaminadas con metales pesados”. Por eso agrega que los pescados que vienen de China, Vietnam y Laos pueden ser dañinos y “sobre todo si son peces grandes”.

Jaramillo, por su parte, dice que la mayoría de los peces que se encuentran en Colombia tienen bajo contenido de mercurio si se comparan con los peces que vienen de oriente, pero los grandes del océano como el atún, el marlín, el pez espada, el tiburón y la barracuda tienen las concentraciones más altas del metal.

Por eso recomienda preguntar por el lugar de origen. Ojalá sea de ciertas partes de Colombia, Ecuador, Chile y Perú: “Tienen mejores características de calidad”.

¿Y las embarazadas?

La razón por la que las mujeres embarazadas tienen que tener tanto cuidado con estos tipos de peces, a pesar de sus otros beneficios para la salud, es que el metal tóxico puede ser perjudicial para el feto. Esto según el informe de la FDA Comer pescado: lo que las mujeres embarazadas y los padres deben saber.

El mercurio puede penetrar en la placenta y dañar el sistema nervioso y el cerebro. Estudios como el publicado en Biological trace elements research en diciembre de 2007, han demostrado que este ha provocado un desarrollo deficiente de las funciones sensoriales, motoras y cognitivas.

Es una potente neurotoxina y una exposición significativa al metal puede causar problemas en niños y adultos. Ya pasó. La contaminación catastrófica de una planta química en la bahía de Minamata en Japón causó graves efectos tóxicos en la población local durante los años cincuenta y sesenta (ver Radiografía).

El tema entonces es de equilibrio. Comer pescado sí, por sus muchos beneficios, pero no se le olvide el dónde y el cómo llegará a su plato .

Contexto de la Noticia

radiografía humanos contaminados

La presencia de mercurio en el pescado no se convirtió en un problema de salud hasta la década de 1950, cuando un incidente en Minamata, una ciudad costera de Japón, llamó la atención mundial. El 21 de abril de 1956, una niña de cinco años fue llevada a un hospital de su ciudad con convulsiones y dificultades para caminar. En las siguientes semanas ingresaron más pacientes con síntomas similares, pero los médicos no pudieron identificar una causa.

Fuente: Enfermedad congénita de Minamata: envenenamiento intrauterino con metilmercurio en la revista científica Teratología (octubre de 1978). SU autor fue Masazumi Harada.

mejores opciones (2 a 3 porciones por semana)

Sardina

Corvina

Caballa

Róbalo

Palometa

Salmón

Almeja

Bacalao

Cangrejo

Calamar

Eglefino

Merluza

Arenque

Tilapia

Lisa o pargo

Ostra

Lucio

Vieira

Lacha

Camarón

Raya

Pejerrey

Lenguado

Cangrejo de río

Perca, de agua dulce y de mar

Boquerón o anchoa

Platija o lenguado

Pez gato o bagre

Trucha, de agua dulce

Atún enlatado

Pescado blanco

Estornino del Pacífico

Platija o lenguado

Gado o abadejo

Opciones a evitar (alto niveles)

Macarela rey o caballa

Reloj anaranjado, raya
o pez emperador

Atún de ojos grandes

o patudo

Tiburón

Pez espada

Aguja

Buenas opciones (1 porción por semana)

Lutjánido o pargo

Caballa española

Chopa

Charpa

Mero

Rape

Pez azul o anjova

Halibut o fletán

Dorado/pez delfín

Bacalao negro

Perca rayada (mar)

Blanquillo

Atún, aleta amarilla

Corvinata real/trucha de mar

Corvina blanca/Corvina del Pacífico

Bagre búfalo

Perca de mar chilena/Merluza negra

Helena Cortés Gómez

Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección