<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El sector construcción es un impulso para la economía

Cada negocio trae beneficios a los diferentes actores vinculados en la cadena productiva.

  • Las obras de construcción fomentan empleo y relaciones comerciales. FOTO sstock
    Las obras de construcción fomentan empleo y relaciones comerciales. FOTO sstock
Por Sebastián Aguirre E. | Publicado el 28 de julio de 2022

La venta de una vivienda, además de generar beneficios para el constructor, el vendedor y el comprador que intervienen de forma directa en la negociación, produce impactos positivos para diversos actores que, de una u otra forma, participan en el proceso y también se nutren de la derrama económica que la actividad genera.

Arquitectos, diseñadores, trabajadores de la construcción, proveedores, agentes inmobiliarios, decoradores y muchos otros se reparten los recursos que esta actividad propicia, además de las entidades y los instrumentos públicos que certifican la negociación y reciben las obligaciones urbanísticas, y las arcas municipales que recaudan los impuestos ocasionados en estos procesos.

Todas estas partes involucradas, aunque a veces su actuación es transparente para el ojo de un ciudadano corriente, conforman ese universo que se beneficia de los recursos que se mueven en una transacción de este tipo. Según Eduardo Loaiza, gerente de Camacol Antioquia, ese aporte suma para que la actividad represente el 6 % del PIB del departamento y ocupe en el Valle de Aburrá a cerca de 158.000 personas de forma directa, el 8,1 % de la fuerza laboral en la región.

“Las obras demandan bienes y servicios al conjunto de la economía, por lo que su efecto redistribuidor se estima que dinamiza a 30 subsectores industriales. Cada peso invertido en construcción inmobiliaria se multiplica por tres gracias a los efectos directos, indirectos e inducidos. Por esto, la reactivación de la actividad edificadora, por la que Camacol Antioquia propendió, fue indispensable para revertir la contracción económica y el deterioro en el empleo”, agregó Loaiza.

Detrás del telón

De acuerdo con Francisco Ochoa, experto en avalúos inmobiliarios y especialista en gestión inmobiliaria, cada vivienda que se construye requiere de una mano de obra calificada y no calificada, desde profesionales, albañiles, obreros rasos, maestros, oficiales, arquitectos, diseñadores, instaladores de tuberías, pintores, entre muchos otros oficios y profesiones, que hacen que el proyecto pase del papel a la realidad.

Estas personas, además, requieren de capacitación por parte de entidades como el Sena, Camacol, entre otras, lo cual significa que circulen más recursos en el mercado, y también de una afiliación a la seguridad social que redunda en ingresos para el sistema de protección social del país, lo cual hace que los beneficios se irradien a otras esferas incluso por fuera del ecosistema constructor.

Cadena de valor

La actividad también trae consigo un desarrollo de ciudad, dijo Ochoa, pues los constructores tienen que aportar obligaciones urbanísticas que las autoridades municipales les exigen como compensación por el permiso que se les otorga para adelantar las obras, lo que se refleja en la construcción de vías, parques, plazoletas, zonas de juegos, y que propende por un reparto de cargas y beneficios, ya que en otras circunstancias estas intervenciones tendrían que ser asumidas con los impuestos que paga la ciudadanía.

Además, los beneficios se siguen irradiando cuando la vivienda es ocupada, en el momento en que los propietarios decidan hacer una mejora, como el cambio del piso, de una cabina del baño, entre otras adecuaciones que, de igual forma, necesitarán la contratación de personal y la compra de materiales a proveedores del sector.

Inversión con beneficios

“La compra de una vivienda es una decisión muy importante que hace que las personas sean más conscientes de sus gastos y de tener un hábito de ahorro que impacta en la economía familiar. Se convierte en una meta financiera para poder cumplir con las cuotas y con las demás obligaciones”, sostiene Ochoa.

Es así como la venta y la compra de vivienda es una decisión con un peso que trasciende los análisis macroeconómicos y se inmiscuye en la realidad económica de los hogares y la sociedad. Otros factores a tener en cuenta:

Mercado en movimiento

Las cifras que presenta el BBVA son dicientes. La construcción en el país congrega a cerca de 1.986 empresas, de las cuales 1.700 se dedican a la vivienda. Además, los servicios inmobiliarios, es decir todas aquellas actividades dedicadas a la compra, venta, alquiler y operación de propiedades propias o arrendadas, como los edificios, cuentan con más de 4.500 empresas registradas y ocupan a más de 280.000 personas.

Inversión
y ahorro

La venta de vivienda nueva se ha convertido en un refugio de inversión y ahorros de muchos compradores. Diego Restrepo, director de Gestión Inmobiliaria del Fondo Inmobiliario Colombia, explica que “antes de la pandemia, entre el 50 % y el 70 % de quienes adquirían la vivienda lo hacían para vivir en ella, ahora ese mismo porcentaje es para inversionistas, lo que traerá efectos en el momento de la entrega de los proyectos”.

Espacio
para vivienda

El potencial de Medellín, el Valle de Aburrá y el Oriente antioqueño para la construcción de vivienda nueva lo certifican las cifras del Dane, que dan cuenta de que aquí se concentraba, con corte al primer trimestre de 2022, el 20,1 % del total de área censada para vivienda en el país.

En particular en Medellín, de acuerdo con la Alcaldía, el análisis de suelo potencial señala que hay 391 hectáreas (3.910.000 m2) para construir viviendas de interés social, y 336 hectáreas (3.360.000 m2) para aquellas que son de interés prioritario.

“Adicionalmente, en el marco del programa de renovación urbana, en el interior de las áreas de intervención estratégica del río podemos decir que en los próximos proyectos se podrían construir 15.461 viviendas VIS y 18.639 viviendas VIP”, agregó la Administración Municipal; esto quiere decir que dicha cantidad corresponde al 53 % del área de suelo urbano, estimado para cubrir la necesidad de vivienda VIP y VIS al año 2030 en la ciudad. “La zona de mayor dinámica es el Oriente cercano con 7.623 viviendas nuevas vendidas en el último año, seguida por Bello, con 6.963 unidades y en tercer lugar Medellín con 5.153”: indicó Eduardo Loaiza

Si quiere más información:


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección