<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Si se lo perdió: vea el foro “Educar, no hay una sola manera de hacerlo”

Prográmese para el foro sobre educación que realizará EL COLOMBIANO el próximo miércoles.

  • Si se lo perdió: vea el foro “Educar, no hay una sola manera de hacerlo”
21 de mayo de 2020
bookmark

Muchos son los avances tecnológicos que han impactado de manera positiva la educación en Colombia, sin embargo, la contingencia que hoy vive el mundo puso en evidencia falencias y desafíos que deberán asumirse de manera más ágil, oportuna y pertinente.

En una carrera contra el tiempo, las instituciones educativas de primaria, secundaria y universitarias tuvieron que acomodarse a las exigencias de una situación inesperada e inédita. Estudiantes, docentes y padres de familia debieron asumir las circunstancias y hacer de sus hogares un lugar para estudiar. Todos se han visto abocados a la virtualidad, ese tema del que tanto se habla y para el que no se estaba preparado, en ninguna parte del mundo.

Esta situación mostró en toda su dimensión las desigualdades entre la educación pública y privada, brechas digitales, inequidad en el acceso a la tecnología, entre otros asuntos. Ante todo deja claro que hay que repensar la educación. Las clases tendrán que ser diferentes, sus lenguajes, sus contenidos, sus metodologías y acomodarse a las necesidades que exigirá la postpandemia.

Los expertos hablan

Para conversar de estos y otros temas, el periódico EL COLOMBIANO realizó este miércoles 27 de mayo, el foro digital de libre ingreso Educar: No hay una sola manera de hacerlo.

Participaron la ministra de Educación, María Victoria Angulo González; la secretaria de Educación de Antioquia, Alexandra Peláez Botero; el educador experto en alternativas educativas Erwin Fabián García López, docente de la Universidad Nacional de Bogotá. Ellos abordaron las transformaciones de la educación antes, durante y después de la pandemia en Colombia y Antioquia. Al igual, que las brechas digitales para acceder a la educación.

Bibiana Gómez Arbeláez, madre de familia; María Alejandra González Pérez, docente de Eafit; María Isabel Olarte García, estudiante de 11 grado del Colegio Teresiano y autodidacta en Astronomía, nos compartió sus experiencias con la educación en casa durante la cuarentena. Lo bueno, lo malo y lo feo de hacer del hogar una aula de clase.

Estos dos primeros paneles fueron moderados por Alonso Hoyos Betancur, magíster en filosofía de la Universidad de Antioquia y licenciado en filosofía y letras de la Pontificia Bolivariana, así como profesor de la Nacional, por 28 años. Fue vicerrector sede Medellín y miembro del Consejo Superior.

Y hay mucho más

Para hablar de las incertidumbres del docente en épocas de crisis y de herramientas virtuales nos acompañaron el psicólogo Alejandro Roldán Rendón, profesional senior de Ruta N, y Mario Alejandro López Ocampo, jefe de virtualidad de la Universidad Católica Luis Amigó.

Los nuevos escenarios para los nativos digitales, y la resolución de conflictos entre padres y docentes fueron temas tratados por el doctor en Neurociencia Cognitiva, Henry Castillo Parra, y Pilar Ospina Lara, licenciada en Filosofía y coach internacional. De igual manera, la comunicadora social Lily Rico Flórez y la diseñadora industrial Johana Logreira Arboleda compartirán con la audiencia virtual las nuevas narrativas para atrapar al estudiante y la creatividad que se necesita para que ellos aprendan.

Las tres últimas conversaciones las guiaron la periodista de educación Claudia Arango y la macroeditora del área de Tendencias, Laura Ayala. Este foro se hace con el apoyo del Politécnico Grancolombiano, la Universidad de San Buenaventura y la Fundación Universitaria Bellas Artes.

Fue un espacio de debate y conversación sobre los retos que la contingencia mundial le impuso a la educación y las transformaciones inmediatas y a largo plazo que deberán empezar a ocurrir. Porque el futuro no da espera y los más de 861.7 millones de niños y jóvenes en el mundo, según datos de la Unesco, necesitan soluciones, y que los avances tecnológicos impacten de manera positiva y sostenible la forma de habitar este planeta .

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD