<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Los delfines rosados cambian como el Amazonas

  • Delfines rosados en el Parque Nacional Natural Amacayacu. FOTO HENRY AGUDELO CANO
    Delfines rosados en el Parque Nacional Natural Amacayacu. FOTO HENRY AGUDELO CANO
Por Helena Cortés Gómez | Publicado el 26 de noviembre de 2019
Infografía
Los delfines rosados cambian como el Amazonas
en definitiva

El primer monitoreo satelital de delfines de río hecho entre 2017 y 2019 cuenta historias sobre su hábitat. Los investigadores advierten que están en peligro.

Se mueven también entre las ramas de los árboles con ayuda de sus largas y flexibles aletas pectorales. En promedio recorren de 3 a 10 kilómetros por día, según encontró el monitoreo satelital hecho a 29 delfines en Bolivia, Brasil, Colombia y Perú por la Iniciativa de Delfines de Río de Suramérica (Sardi), de la que hace parte la WWf, Faunagua, Mamirauá, la Fundación Omacha y Prodelphinus.

En temporada de aguas altas pueden desplazarse por el bosque inundado y en aguas bajas usan el canal principal del río. Arqueando los cuerpos sinuosos buscan aparearse en las zonas más bajitas de estos caudales. Es decir, para vivir necesitan diferentes ambientes acuáticos y son sensibles a sus cambios.

Los principales descubrimientos con ese monitoreo se relacionan con el hábitat, dice Marcelo Oliveira, especialista en conservación de WWF en Brasil y coordinador de la Iniciativa de Delfines de Río de Suramérica. “Ahora sabemos que tienen una preferencia por áreas protegidas de los indígenas, ricas en biodiversidad y peces. Además se suman registros que indican que los delfines están contaminados por mercurio y que las represas aíslan algunas de las poblaciones y pueden afectarlos en el largo plazo”.

El rey de los ríos

En la publicación Delfines de río: embajadores de la conservación en la Amazonía y la Orinoquía, escrito por Fernando Trujillo y Maria Claudia Diazgranados, recuerdan las palabras del oceanógrafo francés Jacques-Yves Cousteau, quien aseguraba que hay más especies de peces en el río Amazonas que en el Océano Atlántico. Y aunque lo dijo hace más de 20 años, los científicos todavía lo utilizan para explicar la gran diversidad que hay en el afluente, y en el que los delfines, como los jaguares en tierra firme, son los predadores de sus ecosistemas, los primeros en la cadena alimenticia.

Y como principal depredador, este mamífero cetáceo se encarga de controlar la cantidad de especies y su presencia es un indicador de la buena salud de los ecosistemas. Por lo que haber ingresado a la categoría “En peligro” de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN, preocupa a los investigadores.

De acuerdo con el portal oficial de organizaciones y especialistas, river-dolphins.com, en las cuencas del Amazonas y Orinoco han sido registradas cinco especies. Aunque dos de estas se mantienen en Asia, el crecimiento acelerado de la población y la rápida expansión agroindustrial en países como India, Bangladesh y Pakistán pueden causar su extinción.

Si bien los científicos del Sardi advierten que la operación de más de 140 hidroeléctricas y la planeación de unas 160 adicionales en el bioma amazónico está generando preocupantes consecuencias para la convervación de los delfines rosados, los ríos ubicados en países de Suramérica como Bolivia, Ecuador, Colombia, Brasil, Perú y Venezuela son la última esperanza para asegurar su subsistencia, en tanto es donde más especies hay.

Contexto de la Noticia

radiografía habitan en los ríos del sur

Los delfines hacen parte de la dinámica historia evolutiva del Amazonas, y su ingreso al continente Suramericano está ligado a los cambios en el relieve como el levantamiento de la cordillera de los Andes durante el Mioceno medio (15 millones de años). Los delfines del género Inia penetraron desde el océano Atlántico hacia el centro del continente americano por lo que hoy sería el delta del Amazonas, llegando hasta la cadena montañosa de los Andes y desplazándose hacia el sur. Estos evolucionaron dando origen al delfín rosado (Inia geoffrensis) en las cuencas del Amazonas, del Orinoco y en los numerosos tributarios y lagos de ambos ríos. En la región boliviana quedaría aislado con la formación de los raudales del Madeira, dando origen al delfín rosado de Bolivia (Inia boliviensis). *Fragmento de Delfines de río. Embajadores de la conservación en la Amazonía y la Orinoquía, por Fernando Trujillo y Maria Claudia Diazgranados.

Helena Cortés Gómez

Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección