<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Rhapsody of the Seas llega a Colombia: será el único crucero por el Caribe que no necesita visa

Saldrá desde Cartagena a partir del 17 de diciembre de 2023 con destino a Bonaire, Curazao, Panamá y Aruba.

  • Saldrá de Cartagena el 17 de diciembre de 2023, y el ultimo viaje será el 28 de enero. Foto: William Santamaria.
    Saldrá de Cartagena el 17 de diciembre de 2023, y el ultimo viaje será el 28 de enero. Foto: William Santamaria.
  • Cuenta con ocho pisos, y nueve ascensores. Foto: William Santamaria.
    Cuenta con ocho pisos, y nueve ascensores. Foto: William Santamaria.
"
Valeria Urán Sierra | Publicado el 24 de enero de 2023

Bienvenidos a bordo. A las nueve de la mañana todo está listo para embarcar el Rhapsody of the Seas, el único crucero que sale desde Cartagena, cruza el mar Caribe, y visita Aruba, Bonaire, Curazao, Panamá, y regresa al puerto. Las olas del mar chocan contra el barco, el sol arde sobre la embarcación y sus rayos engrandecen la proa. La sensación es diminuta ante las dos cuadras y media de largo que tiene este crucero.

Hay ansiedad entre los viajeros por conocer sus instalaciones, ya no quieren ver solo las imágenes de los folletos y conformarse con las promesas de las agencias de viajes. Se pregunta si al subir sentirán mareo por el movimiento de las aguas o si acaso sufrirán un ataque de pánico por encontrarse en una embarcación en medio de la nada, de la que no podrían bajar sino hasta el siguiente puerto.

Está la duda de si tendrá sentido encerrarse durante varios días en un solo sitio, con todas las comodidades de un hotel cinco estrellas, un lujoso casino, un importante teatro, fiestas nocturnas con barra libre, glamurosas tiendas de ropa, accesorios y joyas, y si valdría la pena recorrer varias islas y puertos en una sola travesía.

Algunos jóvenes arriban con la idea de si podrán perfeccionar su inglés, pues allí no solo se toparán con norteamericanos, sino turistas de distintas latitudes. Los cruceros nunca paran: pueden durar seis meses en un solo viaje y en cada puerto siempre hay viajeros y aventureros dispuestos a vivir la experiencia. Descansar tras arduos años de trabajo, darse unas merecidas vacaciones, compartir con su familia, o viajar en pareja.

Al ingresar la gente se topa con brillantes ascensores y espejos por doquier. Su diseño es clásico: pisos alfombrados junto a luces cálidas, hacen del ingreso un momento acogedor. El Rhapsody of the Seas ya había estado antes en la costa caribe colombiana. Se tuvo que ir por un tiempo –durante la pandemia- pero está de regreso.

Dentro del destino, la comida está garantizada. Hay un restaurante a la carta y bufet. Sillas bajas, tapiz verde, mesas en madera y una buena vista, donde el azul del cielo se pierde con el del mar. Ensaladas, carnes, postres, bebidas, una porción pequeña de cada continente en el mundo. Chefs de India, Italia, Japón, y Francia. Hombres y mujeres que embarcaron desde hace seis meses.

Las habitaciones –también se les dice cabinas–, se encuentran sobre un largo pasillo, sus puertas están una frente a la otra. Todas tienen vista al mar y baño privado. Algunas cuentan con balcón.

La piscina aguarda en la mitad del gigante barco, su tamaño es igual o similar al de una olímpica. Sillas cómodas alrededor, y un imponente televisor. Allí los turistas pueden ver partidos de fútbol, y películas, mientras se bañan, toman el sol o se broncea.

Para los adultos hay gimnasios, jacuzzis, balnearios, paredes para escalar, pistas para correr. Y en las noches, el barco se viste de fiesta y gala. Teatro, música en vivo, y mucha actividad. El Rhapsody dispone de cientos de tragos distintos, exóticos, nacionales e internacionales. Los cantantes y bailarines, al igual que el personal de servicio, viven en el barco. Los niños están al cuidado de recreacionistas, y zonas de juegos.

Cuenta con ocho pisos, y nueve ascensores. Foto: William Santamaria.
Cuenta con ocho pisos, y nueve ascensores. Foto: William Santamaria.

También cuenta con tiendas de arte, ropa y joyas. Por motivos de impuestos, las cierran cada que llegan a un nuevo puerto. Pero, en cuanto se encuentra solo sobre las aguas, estas abren de nuevo al público. Para los apostadores empedernidos hay casinos, con ruletas rusas, tragamonedas y mesas de apuestas.

Allí coexisten las excentricidades vistas en las películas de Hollywood, y de las calles en Miami, con lo mejor del turismo caribeño. Comida y licor sin límites, con habitaciones de un hotel cinco estrellas.

Cruceros como este, son una opción turística para quienes desean vivir unas vacaciones diferentes. Es para latinos y sale desde Colombia. No será necesario que sus tripulantes cuenten con visa. Serán siete días y ocho noches, y cuatro puertos, llenos de aventuras.

Contexto de la Noticia

Para saber más Sobre el crucero Rhapsody of the Seas

Fue construido por STX en Francia y el 19 de mayo de 1997 realizó su primer viaje. Tiene capacidad para 2.414 pasajeros y los 765 miembros de su tripulación. Mide 279 metros de largo, 32 de ancho, 7.9 metros de calado –profundidad de agua necesaria para que flote–, y dos propulsores de arco. Viaja a 22 nudos de velocidad.

Cuenta con 9 ascensores para pasajeros, 1.020 camarotes, 233 habitaciones con balcón, 613 habitaciones en exterior y 407 en interior. Además de 14 zonas compartidas, y excentricidades como salones de belleza, centros médicos y de conferencias, servicios del Dimons Club, Concierge Club. El barco zarpará del puerto de Cartagena a partir del 17 de diciembre, los recorridos serán de 7 días, y tendrá un costo de alrededor de $1.300 a $1.400 dólares –cerca de $6.323.000 millones de pesos–. La Royal Caribbean ofertará este viaje hasta el 28 de enero. Si busca asesoría sobre este destino, diríjase a la agencia de viajes Deluxe Travel en Medellín, ubicada en el Centro Comercial Vizcaya, local 134.

Radiografía ¿Sabías qué?

Los viajes en crucero se le atribuyen a los romanos. La historia cuenta que fueron los primeros en realizar largas travesías por simple placer sobre el mar Mediterráneo. Recorrían las islas Capri e Ischia de Italia, y algunas de la bahía Nápoles. Hace algunos años cerca de Roma, en el fondo del lago de Nemi, fue hallado un barco con la prueba contundente de que algunos de sus gobernantes realizaban estas importantes travesías. Cruzaban las calmas y furiosas aguas del mar por el simple placer de adentrarse en ellas, explorar nuevas tierras y contemplar el paisaje. Los ricos mercantes holandeses en el siglo XVI también celebraban cruceros por el mar del Norte. Pero el primer crucero como lo conocemos hoy, data de 1844 cuando la English Shipping Company de Londres, organizó un viaje turístico por el Mar Mediterráneo.

Si quiere más información:

Valeria Urán-Sierra

Periodista digital con interés en periodismo de datos, medio ambiente, genero y derechos humanos.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección