<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Sabe si padece el síndrome de Peter Pan?

  • El síndrome de Peter Pan es descrito en psicología como inmadurez personal, una especie de juventud eterna en un mundo poco real. Foto: Shutterstock
    El síndrome de Peter Pan es descrito en psicología como inmadurez personal, una especie de juventud eterna en un mundo poco real. Foto: Shutterstock
Isabel Vallejo Jiménez | Publicado el 28 de agosto de 2017

Resistirse a crecer. Sí, a evitar asumir responsabilidades y a tomarse la vida en serio. Esas son las principales características que definen a aquellos hombres que padecen el Síndrome de Peter Pan (SPP), esos que no quieren una vida de adultos y anhelan la infancia y adolescencia como estados ideales.

Se los puede encontrar de 30, 40, 50 y hasta 60 años, no hay límite de edad, pero sí tratamientos específicos para manejar este síndrome, que en la comunidad científica se define como inmadurez personal.

El psicólogo norteamericano Dan Kiley escribió en 1983 el libro Síndrome de Peter Pan, los hombres que nunca crecieron. Este se popularizó y definió, entonces, como el conjunto de rasgos que tiene determinada persona que no sabe o no puede renunciar a ser hijo para empezar a ser padre, resumiéndolos en rebeldía, cólera, irresponsabilidad, narcisismo, dependencia, manipulación, y creencia de trascender las normas y leyes. Además, de no poseer capacidad de empatía. Sin embargo, puede camuflarse en hombres exitosos económica y profesionalmente, a través de la inestabilidad emocional. Incluso, pueden parecer despreocupados y felices, pero en su interior guardan sentimientos de soledad e insatisfacción.

“Son hombres que no tienen un proyecto de vida claro, van sin afanes y pueden vivir un día como si fuera el último. Generalmente este tipo de personas no fueron criadas para tolerar la frustración o altos niveles de exigencia. En el otro extremo están los hombres que no pudieron disfrutar de la adolescencia porque debían trabajar o responder a otras necesidades, y quieren hacer en la adultez esas cosas que no pudieron hacer”, explica el psicólogo Jorge López.

Lea también: ¿Qué hacen los especialistas en salud mental?

Más allá

Alteraciones emocionales y conductuales a nivel emocional acompañadas de episodios de ansiedad y tristeza pueden ser las consecuencias más extremas del síndrome, situaciones que podrían evitarse si la persona acepta su condición y decide buscar ayuda. “Más que un trastorno, se trata de obstáculos que surgen en el proceso de crecimiento personal que tenemos todos, el crecer no es más que entender que a mayor libertad, mayor responsabilidad y, por otro lado, a menor libertad, menor responsabilidad. No se trata de que “matemos” a nuestro niño interior, sino de darnos la oportunidad de disfrutar de cada etapa de la vida”, advierte el psicólogo Fabián Camilo Salinas.

Para superar a ese Peter Pan y darle la bienvenida a la adultez y a la de la autocrítica, se recomienda delegarse responsabilidades y establecer plazos para alcanzar metas, así como implementar una cultura evaluativa en el día tras día. Esa en la que hay que aprender a caer y a levantarse decenas de veces, valorando la autoestima y dignidad propia y la de los otros, y comprendiendo que siempre puede crearse una mejor versión de sí mismo.

Contexto de la Noticia

Para saber más ¿Cómo reconocer a un hombre que padece el síndrome de Peter Pan?

El psicólogo Dan Kiley describe seis características en su libro Síndrome de Peter Pan, los hombres que nunca crecieron.

Irresponsable: busca o pretende que alguien más se ocupe de sus deberes e incluso se excusa en otros cuando no cumple un compromiso.

Soledad: se desespera cuando no tienen pareja o plan para salir con amigos.

Ansioso: se enfada fácilmente cuando no consigue lo que quiere, en el momento que quiere. Desea logros, pero sin esfuerzo.

Conflictos relativos al rol sexual masculino: se cree incluso que tiene habilidades de “Don Juan”, sin embargo, ve el compromiso como una limitación para la libertad, por lo que puede tener varias relaciones superficiales y ninguna seria.

Machista: como todo niño tirano, le gusta que le hagan las cosas, más que llegar a tener actos de servicio.

Narcisista: se muestra seguro de sí mismo, alegre y divertido, no obstante, tiende a ser una “fachada social” para cubrir inseguridades y buscar aceptación social.

Isabel Vallejo Jiménez

Periodista de la unidad de Revistas de El Colombiano. Manizaleña de corazón; prefiero el clima frío, las bebidas bien calientes y pasar tiempo en familia.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección