Bienvenido a Terra
  
Colombia, Inicio Terra Aviso legal y privacidad
EL COLOMBIANO
Inicio EL COLOMBIANO




La economía en el 2000 Proyecciones 2001
Hechos industriales del 2000
Recuperaciones sorprendentes

Líderes del sector
Otras compañías que fueron líderes
Empresas mayores ganancias
Empresas mayores pérdidas
Los empresarios creen en la reactivación

Líderes del sector
Empresas mayores utilidades
Empresas mayores pérdidas


Las que generaron empleo
Las que perdieron empleo
Costos y cifras


Entorno económico
Año de ajuste y recuperación
Dinamismo empresarial
Fortalecimiento de la operación


Los empresarios creen en la reactivación: Noel

Las exportaciones no tradicionales impulsaron el crecimiento.
El desempleo y la inseguridad, los principales lunares de la economía.
Venezuela y Colombia son socios comerciales por naturaleza.

Uriel Cardona Martínez
Medellín


Los buenos resultados que mostraron la mayoría de las

Carlos Mario Giraldo, presidente de Industrias Alimenticias Noel

empresas industriales y comerciales al cierre de 2000 tuvieron buena parte de su impulso en las exportaciones no tradicionales.

El presidente de Industrias Alimenticias Noel, Carlos Mario Giraldo Moreno, destacó este punto como una de las principales fortalezas de las empresas para crecer, a pesar de tener que moverse en un ambiente donde el desempleo y la inseguridad impiden mayores crecimientos.

Asimismo, es importante consolidar mercados como los de Estados Unidos y Venezuela y conquistar otros nichos para los productos colombianos, entre ellos Centroamérica y el Caribe, donde existe un gran potencial económico.

Con el fin de analizar el comportamiento de la industria el año pasado, el ambiente en el que se tuvieron que mover los empresarios, las perspectivas para 2001 y la integración con Venezuela, EL COLOMBIANO dialogó con el presidente de Noel, Carlos Mario Giraldo Moreno.

Empezó la reactivación
¿Cómo fue realmente el comportamiento del sector industrial el año pasado?
"Es indudable que se presentó una reactivación del sector industrial. Las cifras del Dane y de la Asociación Nacional de Industriales (Andi) así lo demuestran. Dentro del Producto Interno Bruto (PIB) Nacional los grandes motores del crecimiento fueron los sectores agropecuario e industrial y las exportaciones, fundamentalmente. Esto tiene que ver, en parte, porque se comparaba con unas cifras de 1999 históricamente bajas para el sector, pero igualmente porque hubo una mayor utilización de las capacidades de producción y comerciales en la mayoría de las cadenas industriales".

Dentro de este panorama, ¿Cuáles fueron las principales fortalezas y dificultades que debieron enfrentar las empresas en el año 2000?
"Yo diría que hay dos grandes debilidades y problemas. El primero es el desempleo, cuya búsqueda de solución debe ser una prioridad nacional, pues con una tasa de desocupación del 20% nadie puede cantar victoria ni decir que estamos en el sendero de un crecimiento positivo. El país todavía tiene una gran obligación con el empleo, especialmente a partir de las pequeñas y medianas industrias. El segundo gran lunar es el de la inseguridad para las personas, para las mercancías, para las poblaciones y para las áreas rurales del país, que hace supremamente difícil poder crear, producir y proyectar hacia el futuro los negocios. Estos son los dos grandes lunares en medio de muchas cosas muy positivas porque, finalmente, hay elementos muy buenos para el sector productivo como el haber retomado el sendero del crecimiento, tasas de interés competitivas en niveles históricamente bajos, inflación de un dígito por segundo año consecutivo, una tasa de cambio competitiva, un crecimiento de las exportaciones y, definitivamente, un gran consenso de todos en que hay explorar todas las oportunidades de ampliación de mercados hacia zonas estratégicas de cada uno de los sectores".

¿Cómo participó el Gobierno en esta reactivación?
"Al Estado le correspondió estabilizar muchas de las condiciones macroeconómicas, especialmente tasas de interés, inflación y tasa de cambio, que fue la gran contribución del Gobierno a la reactivación. Sin embargo, nos parece que todavía tienen que hacerse esfuerzos mucho mayores en el ajuste fiscal para estabilizar las cuentas del Estado, lograr una mayor estabilidad en las reglas jurídicas del juego y garantizar la seguridad a todos los actores sociales y económicos".

Lideró Antioquia
Algunos analistas consideran que las empresas antioqueñas fueron las que más jalonaron la reactivación el año pasado, en buena parte por las exportaciones. ¿Realmente, qué papel jugó la industria antioqueña en el campo de las exportaciones?
"La industria antioqueña ha venido haciendo un muy importante esfuerzo exportador en las últimas épocas. No en vano podemos decir que el año pasado las exportaciones no tradicionales de Antioquia representaron el 27.7% de las no tradicionales del país. Es decir, Antioquia es la región más exportadora de Colombia en términos relativos cuando hablamos de exportaciones no tradicionales, con una cifra que en 2000 llegó a US$1.745 millones. Asimismo, es importante destacar que, de éstas, las exportaciones industriales del departamento fueron de US$1.311 millones, casi tres cuartas partes de las exportaciones no tradicionales. Y, lo más importante, si uno mira el promedio de crecimiento de las exportaciones industriales durante los últimos cinco años, éstas han crecido al doble de las no tradicionales, lo que significa que están llevando esa bandera, con incrementos del 21.2%. Es fundamental destacar el liderazgo que tiene el cluster textil-confecciones dentro del departamento, pues si uno mira lo que sucedió el año pasado, ya suman más de US$411 millones, la cuarta parte de las exportaciones no tradicionales de Antioquia".

¿Cómo participó el sector de alimentos dentro de las ventas al exterior?
"El sector de alimentos tuvo un gran liderazgo. En primer lugar hay que destacar el gran crecimiento en las exportaciones de la Compañía Nacional de Chocolates, con US$44.5 millones, incluyendo las de su filial Colcafé. Igualmente, de Industrias Alimenticias Noel, con US$87.5 millones, de los cuales US$35.1 millones corresponden a galletas y golosinas y US$52.4 millones a la facturación de Industrias Alimenticias Hermo de Venezuela. También se destacan las ventas al exterior de otras empresas de este sector, lo que demuestra que existe una gran posibilidad de hacer mercados con marca y con valor agregado para nuestros productos alimenticios en mercados como Centroamérica, el Caribe, Venezuela y Ecuador, fundamentalmente. No nos hemos enfocado a todos los mercados del mundo, pero sí muy especialmente a los mercados estratégicos regionales como Venezuela y Ecuador, que son las más cercanos y hay que tratarlos como si fueran un mercado nacional más, y unos mercados de gran oportunidad como son los de Centroamérica y el Caribe".

Socios comerciales
Usted hace parte de la Comisión Binacional que busca mejorar las relaciones comerciales con Venezuela, ¿Qué se ha avanzado en esto y cómo afecta la parte política estas relaciones?
"La relación de Colombia para Venezuela es crítica y la de Venezuela para Colombia, igualmente. Somos los únicos dos países que compartimos la condición como caribes, sudamericanos y amazónicos a la vez. Tenemos 2.219 kilómetros de frontera, la más activa de todo el continente. El año pasado logramos un intercambio comercial cercano a los US$2.400 millones, con una balanza comercial ligeramente favorable para Colombia. Tenemos dos economías complementarias y hemos logrado una cosas muy importante como es que los empresarios de ambos países hayan hecho empresas con una masa crítica muy importante contando con los dos mercados. Estos son mercados de un tamaño muy parecido cercano y con un Producto Interno Bruto (PIB) muy parecido, porque si bien la población colombiana es superior, la de Venezuela tiene un ingreso per cápita mayor que la colombiana. Cuando uno mira todos estos elementos y que cada uno es para el otro el primer socio comercial, si descontamos a Estados Unidos, entendemos la gran complementariedad de las economías y la gran importancia de nuestro entendimiento. Fuera de eso tenemos grandes nexos culturales, políticos y fronterizos, por lo cual no hay sino una opción como es la de la concertación, consenso y buen entendimiento para manejar estas relaciones. Es natural que en una relación donde hay tanto intercambio existan conflictos y, por eso, deben existir mecanismos para discutir y resolverlos. A partir de la década de los 90, con los presidentes Carlos Andrés Pérez y Virgilio Barco, comenzó una nueva etapa de las relaciones. Se crearon unas comisiones muy importantes para desgolfizarlas. Por un lado, quedó el diferendo limítrofe que tiene unas comisiones para su discusión, y por el otro, existe un organismo muy importante llamado la Comisión Presidencial de Asuntos de Integración y Fronterizos (Copiaf), que se dedica a discutir todos los elementos que tienen que ver con la frontera, con la integración y con la unión de los dos países. Le estamos poniendo, además, la ayuda de los departamentos de Planeación de ambos países para que las conclusiones de esta comisión se lleven a buen efecto y se conviertan en ejecutorias para el beneficio de los dos países".

Plan padrino
Las exportaciones, como jalonadoras de la reactivación, tienen también en Antioquia el programa Plan Padrino. ¿Cómo va este proyecto y quiénes participan en él?
El Plan Padrino es uno de los programas bandera del Consejo Regional de Comercio Exterior, un mecanismo para generar cultura y para impulsar las exportaciones del departamento en coordinación con muchas instituciones públicas y privadas y con las empresas. Dentro de los distintos programas se ha diseñado uno de muchísima importancia como es el Plan Padrino, el cual tiene como filosofía básica que las distintas empresas en los diferentes sectores competimos en el país, pero por fuera colaboramos; que los mercados son supremamente grandes y amplios; y que tenemos oportunidad de colaborar hacia los mercados de afuera. De allí, que las empresas que mayor experiencia tienen en las exportaciones y en el acceso a mercados internacionales, especialmente en el sector textil-confecciones y en el sector alimentos han realizado la primera etapa del Plan Padrino. Quiere decir que han apadrinado a dos o a tres empresas -cada uno- que están comenzando o que tienen muy pocas experiencias en el mercado internacional, para llevarlas y asesorarlas en esos primeros pasos de la globalización como son la estructuración de un plan de comercio exterior, la mirada a sus planes de negocios, la revisión de los elementos logísticos, la planeación de la producción interna, la distribución y mercadeo y la asesoría en el exterior. Sobre todo, tratamos de ayudarlas a tratar de acortar lo que se llama el ciclo del conocimiento y del aprendizaje, para evitar que muchas de estas compañías incurran en errores que otras empresas cometimos en el pasado, cuando estabamos aprendiendo a vivir este interesante pero complejo mundo de la globalización".

En el caso de Noel, ¿Qué empresas está apadrinando?
"En Noel estamos apadrinando a Moras de Oriente, Tostaditas Susanita y Frugal. Igualmente, están apadrinando empresas la Nacional de Chocolates, Colcafé, Medias Crystal, Leonisa, Everfit, Distrihogar, Antonella y Confecciones El Cid. Esperamos que se pueda expandir a otros sectores donde haya empresas con un camino recorrido en el proceso de globalización".

Proyecciones
¿Cuál es panorama que ve usted como empresario de lo que será este año para la reactivación de la economía?
"El año comienza con algunos elementos positivos y algunos preocupantes. Como elemento positivo continuamos con una inflación controlada y con unas tasas de interés y de cambio atractivas para los negocios. Igualmente, la mayoría de las empresas tuvieron un remate del año pasado supremamente bueno en los meses de octubre, noviembre y diciembre y esperamos que eso continúe durante el primer trimestre de este año. También observamos como elemento positivo que hay una reactivación importante de los mercados externos, especialmente Venezuela y Ecuador. Como factores preocupantes se deben señalar la creciente inseguridad y la recesión que empieza a notarse en Estados Unidos, que puede tener un efecto negativo para algunas de las exportaciones no tradicionales industriales que tiene el país. Pero hay que ser positivos y jugarle a la reactivación no solamente de los negocios sino de la inversión porque, definitivamente, tenemos que lograr que esta recuperación tenga unos efectos positivos en el empleo y en el bienestar de la población".

En el caso del desempleo, ¿Cuáles serían las estrategias que aportarían los industriales para tratar de solucionar este problema?
"En primer lugar, dentro de la reactivación se dio una primera etapa, en la cual muchas empresas volvieron a utilizar capacidades instaladas que ya tenían. Es fundamental que, una vez copadas esas capacidades instaladas, haya nuevas inversiones en capacidad de producción. Igualmente, es necesaria una mayor proyección hacia las exportaciones y la ampliación de los mercados que puede tener unos efectos en la generación de nuevos empleos. Asimismo, es necesario buscar nuevas formas no tradicionales de comercialización que puedan generar alternativas de empleo no calificado. Además, el futuro del empleo está en la creación de pequeñas y medianas empresas, lo cual hay que estimular, así como a las instituciones que puedan apoyarlas, como es el caso de las incubadoras de empresas de contenido tecnológica y las que apoyan las microempresas, como Actuar, al igual que todas las instituciones sin ánimo de lucro que ponen unos capitales semilla para la generación de pequeñas empresas".


 

Copyright © 2001 EL COLOMBIANO LTDA. & CIA. S.C.A. >>> Correo electrónico >>> Aviso Legal