EL COLOMBIANO
Inicio Series

Ciudad Región / Paz y DH >> Conflicto Urbano

Medellín: 20 años de llanto en las calles


Auc controlan 70% de los barrios, dice informe de inteligencia.
Hay registros de 400 bandas delincuenciales activas en la ciudad.
Más de 40.000 jóvenes muertos en choques en los últimos 20 años.



Por
Elizabeth Yarce
Medellín


Según las autoridades, en los últimos 13 meses las Auc, los Cap y las Farc son los grupos más fortalecidos en la ciudad. El conflicto de las zonas rurales es ahora urbano. Foto Donaldo Zuluaga

Hay un mito según el cual Medellín tiene dos historias de violencia urbana: antes y después de Pablo Escobar. La realidad es que en los últimos 20 años, más de 40.000 jóvenes, entre los 14 y los 26 años, murieron en la ciudad, producto de una confrontación armada que, según los analistas, puede empeorar en esta década.

"La primera década del 2000 sería la más violenta en la historia si no se interviene este panorama. Es un llamado para preguntarle al Estado qué se va a hacer con esta generación de jóvenes que requieren oportunidades, más allá de la guerra", asegura Luis Guillermo Pardo, director de la Oficina de Reinserción en Medellín.

Con la muerte del "Doctor" (Escobar) no se acabó el narcotráfico, tampoco las bandas y mucho menos las milicias que no tenían nada qué ver con él. Muerto Pablo, por el contrario, quedó una nueva generación armada, dedicada a hacer otros trabajos y dirigida por sicarios profesionales.

Sicarius es una palabra que aparece en la Roma antigua para designar a jóvenes asesinos a sueldo, que mataban con una daga o un cuchillo (Sica, punta). Esta figura fue incorporada en la ciudad por el cartel de Medellín.

En la década de los 80 hay un corte con dos circunstancias decisivas: una, el surgimiento del narcotráfico de una manera organizada y alrededor del tema de la producción, distribución, circulación y protección de los narcos, llegaron propuestas de organización de grupos armados delincuenciales a los barrios populares con distintas funciones: cuidar el negocio, ajustar cuentas, cobrar venganzas.

Se fortaleció entonces un aparato militar liderado por Pablo Escobar , Alfredo Vásquez "El Pana", John Jairo Velásquez "Popeye", Carlos Aguilar "Mugre", Otoniel González "Otto" y los hermanos Mosquera ("La Quica y Tyson"), al lado de una cultura proclive al enriquecimiento fácil y a la solución violenta de los conflictos. Se instala esa mentalidad y empieza a recorrer la ciudad, no sólo en los barrios populares.

Esta época coincidió con la propuesta del M-19, Eln, Epl y Farc, de desarrollar un proyecto militar urbano con la denominación de milicias, en parte copiando el esquema de la segunda guerra mundial de los partisanos en los principales países invadidos por Alemania.

"Cada cual desarrolló su actividad: los grupos milicianos contra el Estado y el narcotráfico como protección del negocio para ajustes de cuentas. Cuando comienza la guerra del Estado contra Pablo Escobar se tensionan estas fuerzas, se radicaliza mucho más la violencia y la propuesta miliciana de la guerrilla comienza a ser permeada por métodos militares de la delincuencia común.

Hay una reflexión del movimiento guerrillero, el M-19 se desmoviliza y abandona su proyecto. A finales de la década del 80 lo hace el Epl. Las Farc y el Eln, no por negociación, sino por decisión, replantean las estructuras de sus milicias porque fueron ‘filtradas’ por la delincuencia común", precisa Luis Guillermo Pardo.

A principios de los 90 se inició una disputa por territorios en los barrios populares, entre grupos armados al servicio de la delincuencia y grupos milicianos independientes. Esta situación, unida a la masificación del narcotráfico, llevó a que en 1991 y 1992 se registrara la mayor tasa de homicidios en la ciudad: 444 por cada 100.000 habitantes, según estadísticas de la desaparecida Asesoría de Paz y Convivencia de Medellín.

Mientras que en diciembre de 2000 la tasa de homicidios era de 150 por 100.000 habitantes y en el 2001 llegó a 200 por 100.000 habitantes, según estadísticas de Decypol.

"El narcotráfico se transforma a partir de 1997, se recicla, no desaparece, se conforman nuevos grupos y estructuras. No están los grupos fuertes como Los Priscos, aparecen otros y la guerrilla reformula su decisión de abandonar la ciudad, como espacio y territorio. Vuelven a desarrollar una intervención en ella. También ingresan las Autodefensas.

Las nuevas bandas
Si bien hoy Medellín cuenta con una inusitada proliferación de bandas y otro tipo de grupos armados en el escenario urbano, como las autodefensas y las nuevas milicias de las Farc y el Eln, hay que tener en cuenta que la dinámica y las características que enmarcan a estas agrupaciones, no se corresponden, en su esencia, con la naturaleza de los grupos protagonistas de la violencia en los años 80, cuando el narcotráfico tuvo en ellos una singular influencia y cuando las confrontaciones entre diferentes bandas de la ciudad se encontraban en un período de agudización.

"Pablo dejó a mucha gente armada, que se agrupó en bandas poderosas que no se resignaron a dejar la vida del dinero fácil que en los 80, y hasta mitades de los 90, proporcionaba el narcotráfico. De ese grupo hacen parte más de 200 bandas, pero ahora el jefe, o los jefes, son otros", expresa "Diego", habitante del sector de Moravia.

Un informe de inteligencia conocido por este diario revela que desde el año 2000, la guerra, al interior de las bandas, provocó el surgimiento de nuevas organizaciones, varias de ellas absorbidas por las Auc, el Eln y las Farc.

Los Priscos, El Viejo, Los Capuchos, La Ramada, La Quica, Los Mecatos, La 91, El Loco Uribe, Los Enanos, Los Magníficos o Los Nachos, que hicieron parte del antiguo cartel de Medellín, fueron desplazados por otros grupos armados.

"Ahora es más difícil la situación porque, aparte de contar con un arsenal que les heredó el narcotráfico, los grupos armados (Farc, Eln y Auc), bajo la premisa de absorberlos los están dotando de verdaderos arsenales que superan en sofisticación a los que poseen los organismos de seguridad del Estado.

Se habla ya no de bandas, sino de organizaciones criminales. La Terraza y La de Frank poseen AK47, Galil, subametralladoras, entre otras armas, utilizadas en trabajos como el atraco a gran escala a los carros de valores y el secuestro". indica el informe oficial.

Advierten que en los últimos 13 meses las Autodefensas, los Cap y las Farc son los grupos más fortalecidos en la ciudad. "Los Cap están trabajando más con las Milicias Bolivarianas y actúan en Robledo, Blanquizal, Vallejuelos, 20 de julio, La Independencia y Belencito".

Los habitantes de los barrios tienen su propia historia: "Los muchachos empezaron a ir de para atrás desde que la Policía les tumbó el jefe. Hasta ahí fue que duró el combo. Cada quien quería mandar y eso así no funciona. Ahora la cosa está peor porque las Autodefensas son los nuevos patrones y el que no se les adhiera tiende a desaparecer", expresa un joven de 24 años, del nororiente de Medellín, quien desde hace diez años empuñó las armas. El muchacho mató a sueldo en la época de Pablo Escobar y, posteriormente, se incorporó a una banda para defender su territorio de un grupo de milicias.

"No es sino que usted pase por Medellín y pregunte: ¿esa banda de quién es? Entonces, dicen, es la banda de tal... Y, ¿a quién le sirve esa banda? A los Castaño", agrega.

Las Autodefensas, indica el informe de inteligencia, controlan el 70% de los barrios en disputa en Medellín. "Cuentan con centros de operaciones en Manrique, la nororiental (parte baja), Santa Cruz, la Noroccidental y la Suroccidental. Les falta parte de la Centroriental y por eso los combates con la Terraza, Frank y las milicias. La banda de Los Triana, en cambio, está en proceso de incorporación a las Auc", explica el texto.

"Lo más significativo son los barrios París y La Maruchenga donde uno puede hacer una historia de personas que han estado en estructuras de muerte desde hace mucho tiempo, verdaderos clanes, familias que han cambiado su obrar o su ‘chapa’ del narcotráfico a otro tipo de estructura".

De alguna manera son los mismos: los hijos de los hijos que han pervivido en una estructura de guerra.

Costos y cifras
Tasa de muertes

Medellín tuvo la estadística más alta de homicidios en 1991, como consecuencia del narcotráfico. La ciudad no deja de ser la más violenta de América Latina y de Colombia, en proporción del número de habitantes y de asesinatos.

Mientras en Santiago de Chile hay tres muertos por cada 100.000 habitantes, en ciudad de México 14, en Buenos Aires 34 y en Bogotá 36; en Medellín, en el año 2001, fue de 220 (promedio de 12 muertes diarias).

Mapa de los actores armados en Medellín

Un informe de inteligencia revela que cerca de 10.000 jóvenes de Medellín hacen parte de las bandas delincuenciales, que a diferencia de las que se consolidaron durante la época del cartel de Medellín, tienen nuevas fuentes de financiamiento: la extorsión, el secuestro, los expendios de droga y aun persiste el asesinato a sueldo. La guerrilla y las autodefensas intentan copar estas organizaciones para su accionar urbano.

Los barrios y las bandas
En negrita las milicias, las demás son delincuencia común
Comuna Nororiental
Barrio
Bandas
Manrique Oriental
La 30 u oficina, Los Marines, La 41, Los Píldoras, Los Tobis, Los Chiches, La Terraza y La Montañita.
Manrique Transmayo
La Batea y La 30.
Santo Domingo
La Torre, La 29, La silla, El Trébol
Popular
Los Costales, Cañada Negra
Nuevo Horizonte
Los joyeros
Villa del Socorro
Los champús
Andalucía La Francia
La 49
Granizal
La Cancha, La 38, El Plan
Santa Rita Zamora
Los Triana
Aranjuez
Los tubos, La terminal, La arboleda
Santa Cruz
El Hueco, La 103
Comuna Centrooriental
Caicedo La sierra
Bloque metro, El morro, La Libertad
Caicedo
Los mexicanos
Enciso Boston
Los concejos, De praga, Las castas
La Milagrosa
Marquetalia, El alacrán, El nacional, Pablo Escobar
Buenos Aires
Los cerros, El Mayey o Caunces, El Plan, Del gordo o David.
El Salvador
El Salvador
San Diego
El Buda
Comuna Centrooccidental
Aures
Depósito, El Chispero
Robledo
Los búcaros, La oficina, Los Gómez, Matallana, El hueco, La cuchilla.
La Iguaná
La Iguaná
Antonio Nariño
Los cuquitas
El Pesebre
Los paras
San Javier
Los cobres, Los zaros, Los colchoneros, El socorro.
Vallejuelos - Blanquizal
Los Cap
Belencito Corazón
Los Cap
París
La banda de Frank, Los tintos fríos, Los ranchos.
Santander
Beto, Los ranchos, La 115
Picachito
Picachito, Los rieles
Doce de octubre
Los Sotos, De Guisao, Los caretrapos, La 30 del doce.
Castilla
Los machacos, Los mondongueros, El carrusel, Los lecheros, La 98 o sancochos, La 70, La imperial.
Alfonso López
Los cola y pola.
Kennedy
La oficina.
Corregimiento de Altavista
Altavista
Los chivos, Autodefensas, Los mister o sabor latino, Los piñeros.
Zona Suroccidental
Barrio Antioquia
Los ranchos, Los coquitos, La 24, La Estefanía, La cueva.
La Raya
La Raya, El bolo, San Rafael, Combo de Tavo.
Las Violetas
Las Violetas, Los Magníficos, Las Mercedes, Belén Zafra.
Corregimiento San Cristóbal
San Cristóbal
San Cristóbal, De Piru.
Corregimiento de San Antonio de Prado
San Antonio de Prado
Limonar I y II.


 


Para visualizar nuestro sitio recomendamos utilizar navegador Explorer 4.0 o superior y una resolución mínima de 800 x 600
Inicio Series EL COLOMBIANO Inicio EL COLOMBIANO Inicio EL COLOMBIANO