EL COLOMBIANO
Inicio Series

Cuerpo Sano >> Medellín, meca de trasplantes

Trasplantes, obsesión científica en Medellín

Medellín reúne condiciones para ser líder en la materia en Colombia.
La tasa de donación de órganos es una de las más altas del mundo.



Por
Adriana Correa Velásquez
Medellín

Algunos animales nacen con la habilidad para regenerar sus partes. El hombre, ante la ausencia de esta virtud ha tenido que imitarlos.

Quizá de esa teoría partió el vienés Emerich Ullman, en 1902, para atreverse a realizar por primera vez en el mundo un trasplante de riñón en perros. Sería este el comienzo de una historia que ya tiene un siglo y que fue sucedida por los norteamericanos en 1954 cuando se lanzaron a imitar a Ullman en humanos.

Así comienza el relato de los trasplantes, gracias a los cuales millones de personas han tenido la posibilidad de prolongar la vida cuando ya no había esperanza. Una historia que sólo empieza a hacerse cercana a los colombianos, 11 años más tarde, en 1965, cuando se realizó, sin éxito, el primer trasplante de riñón en Bogotá.

El reto de intentarlo nuevamente fue en Medellín, el 29 de agosto de 1973 y sus resultados comenzaron a señalar a la ciudad como pionera en el trabajo de trasplantes en el país, gracias al trabajo del grupo interdisciplinario que se conformó entre los años 60 y 70.

Los ojos de varias disciplinas puestos sobre un mismo tópico fueron la clave para hacer de la ciudad un ejemplo nacional. En los quirófanos de la ciudad se cumplieron por primera vez los trasplantes de hígado, corazón, páncreas, médula ósea y, esta semana, otro hito entró en la lista: el segundo trasplante de laringe en el mundo.

Liderazgo cierto
Pero... ¿es esta una versión de los paisas para sustentar una historia de liderazgo? No. Las cifras lo confirman. Mientras en Medellín se realizaron el año pasado 250 trasplante renales, en Cali, que también se considera importante en esta materia, se realizaron 112 y en los 29 años se han realizado 2.453 intervenciones de este tipo.

Según Luis Fernando García, coordinador del grupo de inmunología celular e inmunogenética de la Universidad de Antioquia, por donde deben pasar todos los órganos antes de ser trasplantados para las respectivas pruebas de compatibilidad, "el 60% de los trasplantes que se realizan en el país se hacen en Medellín, los demás, en Cali y Bogotá".

Reunión de requisitos
Las condiciones que reúne la ciudad para tal efecto son especiales. El doctor García explica que uno de los motivos para que Medellín sea pionero en trasplantes y no Bogotá, es que quienes trabajan en el tema se encuentran en un mismo sitio y casi que en una misma institución: el Hospital Universitario San Vicente de Paúl, la Universidad de Antioquia y la Clínica Cardiovascular Santa María. En Bogotá, en cambio, las instituciones trabajan por separado y, de alguna manera, compiten por los donantes.

"Aquí no competimos por donantes, pues en la ciudad existe una cultura grande de donación que comenzó al final de los años 70 y gracias a instituciones como la Corporación Colombiana para el Fomento de Trasplantes y la Asociación Nacional de Trasplantados, que son regionales, y han concientizado a la comunidad sobre la donación de órganos, mientras que en otras ciudades estas campañas no han sido continuas".

"Gracias a esto, en las encuestas, un 60% de los antioqueños dice que estaría dispuesto a donar sus órganos contra el 30% de las demás regiones del país", anota García quien tiene una trayectoria de más de 40 años en el tema. Por último, el aspecto agridulce de la historia, como lo llama el especialista, es la violencia que vive Medellín y que permite, paradójicamente, salvar muchas vidas gracias a los donantes potenciales.

Materia que se importa
Mientras en otros países como Venezuela no existe una ley de trasplantes, en Colombia hay tres razones para ser donante: que la persona haya manifestado en vida su voluntad, que la familia autorice la donación y la tercera, llamada presunción legal de donación, dice que todos somos donantes a menos que expresemos una oposición.

"Lo que la ley trata es de respaldar la idea de que un cuerpo puede beneficiar a muchas más personas con vida. Se busca privilegiar la vida", sostiene Lina María López, bacterióloga y directora ejecutiva del Banco de córneas, Bancórnea. "Tenemos una de las tasas de donación más altas del mundo. Siempre se ha tomado como referente por ser el mejor modelo de donación en el planeta a Barcelona. Sin embargo, desde hace dos años, nosotros los superamos y hoy tenemos 40 donantes por cada 100 mil habitantes, mientras ellos tienen 30 por cada 100 mil", anota García.

Sumado a ésto, se encuentra el aspecto económico. Mientras que en Estados Unidos, un trasplante de riñón puede costar entre 40.000 y 70.000 dólares; en Colombia, la cifra oscila entre 15.000 y 20.000 dólares. Pero el puesto que ocupe Medellín en el país no luce tan importante como las vidas que se han salvado o mejorado gracias al avance de esta técnica.

Ver de nuevo, evitar la amputación de un miembro, no volver a la máquina de diálisis y prolongar la vida, son sólo algunos de los privilegios que dejaron de ser exclusivos de países desarrollados, por el trabajo interdisciplinario y dedicado de los grupos del sector de la salud.

 


Para visualizar nuestro sitio recomendamos utilizar navegador Explorer 4.0 o superior y una resolución mínima de 800 x 600
Inicio Series EL COLOMBIANO Inicio EL COLOMBIANO Inicio EL COLOMBIANO