<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Riesgo de alerta roja hospitalaria pone a pacientes a orar por sus cirugías

Mientras las camas UCI escasean, el personal de la salud acusa el golpe del cuarto pico. Hay más de 2.400 incapacitados o aislados por sospecha.

  • En las primeras tres semanas de enero la ocupación covid en servicios hospitalarios se triplicó. FOTO edwin Bustamante
    En las primeras tres semanas de enero la ocupación covid en servicios hospitalarios se triplicó. FOTO edwin Bustamante
Publicado el 26 de enero de 2022

María Eugenia Martínez, quien reconoce que se le había vuelto casi un vicio leer cuanta noticia salía sobre la pandemia para andar bien enterada, desde hace unos días pasa de largo cuando ve desde su celular o en las noticias cualquier nota que hable sobre aumento de ocupación UCI en Antioquia.

“Es que no estoy pa´ digerir esos sustos”, dice sonriendo para burlar un rato la preocupación que la embarga de que en algún momento se decrete la alerta roja hospitalaria y la cirugía hepatobiliar, que ya le han postergado un par de veces por falta de camas en los últimos días, quede en veremos quién sabe por cuánto tiempo.

Desde que comenzó el cuarto pico la Secretaría de Salud departamental había sido enfática en negarse a la posibilidad de decretarla por los impactos que trae la suspensión y postergación de los servicios de salud, desde consultas hasta cirugías, para concentrar personal y recursos en la atención de la pandemia.

Sin embargo, ahora el gerente para la atención de la pandemia, Leopoldo Giraldo, aseguró que es una posibilidad que está sobre la mesa ante la presión sostenida de cuatro indicadores: los servicios ambulatorios, consulta externa, urgencias y atención prioritaria.

Según Giraldo, la ocupación de camas por pacientes covid, tanto en hospitalización general como en UCI, casi se ha triplicado durante enero. El promedio de muertes pasó de 10 diarias en la primera semana a 30 en la pasada.

Y como reconoció que el número de casos positivos ya no arroja un panorama certero, tras los lineamientos de Minsalud para priorizar pruebas a población vulnerable, sostuvo que el monitoreo a todos los servicios de salud es lo que debe guiar las decisiones que correspondan.

Lo cierto es que la tasa de positividad en Antioquia hasta ayer estaba en 38,4%, por encima de la nacional (37,9%), en tanto que la mortalidad era de 6,24 casos por cada 100.000 habitantes, también por encima de la tasa nacional (4,5). La mayoría de las muertes en el departamento son de personas mayores de 80 años sin esquema reforzado.

Personal menguado

María Eugenia ora para que no se declare la alerta, no solo por su necesaria cirugía, sino porque conoce de cerca cómo padecen una situación límite en la que está el personal de la salud, porque su hermana es médica intensivista.

“Un pico para muchos de ellos significa tener que echarse la responsabilidad de cinco salas UCI al tiempo. Mi hermana y muchos de sus colegas que se han contagiado terminan los siete días de incapacidad y se reintegran con todo el compromiso, pero no es fácil sumarle al desgaste de dos años casi sin parar, una recuperación poscovid que a veces trae agotamiento extremo y demás”, cuenta.

Y aún así –recalca– deben estar al pie del cañón porque cada incapacidad deja un hueco grande. Las salas de cuidados intensivos necesitan mínimo cinco o más profesionales, entre ellos especialistas que no abundan.

Según cifras de Asmedas, más de 2.430 integrantes del personal salud, entre médicos, enfermeras y auxiliares se encuentran incapacitados por contagio o aislados por sospecha.

El médico Jorge Iván Posada, vocero de Asmedas, dice que si bien la alta cobertura en terceras dosis para el personal de salud ha evitado escenarios dantescos como la cantidad de muertes que dejaron picos anteriores, la cifra de personal afectado, lejos de disminuir, parece ir en sintonía con el aumento escalonado de la presión hospitalaria a causa del virus, indicadores que según el médico dan cuenta de que la cima y declive del actual pico están distantes todavía.

No obstante, Asmedas insiste en que no es momento de postergar servicios, sino, incluso, abrir espacios alternos como hospitales de campaña para garantizar la oportunidad en la atención médica, para que una consulta general desatendida no se convierta en una hospitalización, justo cuando las camas empiezan a escasear.

“La alerta roja es control de aforos, golpe a la economía; postergación de cirugías, golpe a los pacientes, y es también estrés para el personal médico”, dice.

De todos modos, según Giraldo, incluso con la posibilidad latente de una alerta roja la posición de la Gobernación frente a prestadores y aseguradores es que no se pueden descuidar procedimientos y servicios ambulatorios.

El Oriente está al límite

Mientras el departamento intenta aguantar el embate, Rionegro, que después de Medellín posee la mayor cantidad de camas UCI, declaró la alerta roja al llegar al 100% de ocupación.

El subsecretario de Salud del municipio, Felipe Puerta, explicó que aunque aumentaron su capacidad en 10 camas UCI en lo que va del mes de enero para llegar a 67, rápidamente llegaron al tope con 37 pacientes con diversas patologías y 32 por covid.

Lo delicado es que Rionegro presta un servicio clave. Tanto así que de los 32 pacientes covid, solo ocho son del municipio, otros 17 de diversas zonas del Oriente, hay tres del Valle de Aburrá, uno del Magdalena Medio y otro del Norte. Sin embargo, señaló el funcionario, cualquier persona en el municipio que requiera UCI deberá ser trasladado al Valle de Aburrá u otra región del país.

Ante un panorama tan retador la fórmula sigue siendo la misma: acelerar la vacunación, mucho más después del bache de cuatro días en los que se aplicaron vacunas a cuenta gotas por la falta de terceras dosis. El reporte del domingo dejó solo 6.409 dosis aplicadas, una desaceleración casi del 90% frente a los promedios diarios de semanas anteriores. La aplicación del refuerzo sigue arrastrando déficit.

Ocupación covid sube gradualmente

Contexto de la Noticia

El informe Las vacunas que llegaron

·Antioquia tiene desde ayer 75.000 dosis de un nuevo lote, con el cual el departamento tiene disponibilidad de 42.000 dosis de refuerzos con Moderna. Leopoldo Giraldo dijo que también hay buena cantidad de Janseen y recordó que el Ministerio avaló su aplicación para refuerzos.

·A Medellín le asignaron 12.000 de Moderna para refuerzos, también hay 93.000 primeras dosis y 73.000 segundas dosis.

·Hasta ayer, Comfama de la América y Prosalco San Juan tenían la mayor cantidad de refuerzos disponibles. Allí es más posible hallar la tercera dosis.

Juan Felipe Zuleta Valencia

Soy periodista porque es la forma que encontré para enseñarle a mi hija que todos los días hay historias que valen la pena escuchar y contar.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección