<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Las cirugías estéticas piratas en Medellín, un feo negocio

  • En spa y hasta en peluquerías operan en Medellín. Las estadísticas de muertes y lesiones van al alza. Foto de archivo para ilustrar: Esteban Vanegas Londoño
    En spa y hasta en peluquerías operan en Medellín. Las estadísticas de muertes y lesiones van al alza. Foto de archivo para ilustrar: Esteban Vanegas Londoño
Publicado el 25 de junio de 2019

Tres enfermeros y un médico salieron empujando una camilla en la que iban dos mujeres: Neyla Liceth Rodríguez, quien estaba inconsciente, y una auxiliar de enfermería que intentaba hacerle un masaje cardíaco para reanimarla.

Eran más de las 4:00 p.m. del pasado miércoles 29 de mayo. Neyla llegó sin signos vitales al Hospital General de Medellín, según consta en los reportes médicos.

Keyla, su hermana, confirmó que durante la tarde había sido sometida a un procedimiento estético en un centro llamado Spa Natural Médico y que ella misma tuvo que llamar a la línea de emergencias 123 porque cuando entró al quirófano vio a Neyla muy mal. Los médicos, dijo, se negaban a remitirla a un hospital. Esta mujer de origen peruano se convirtió en la segunda víctima oficial de cirugías estéticas en Medellín en lo que va del año, según reportes de la Secretaría de Salud.

La lista incluye a 17 personas que murieron en los últimos tres años, y a 234 más que sufrieron algún tipo de lesión y tuvieron que acudir a las clínicas y hospitales en busca de ayuda. Los datos quedaron registrados en el Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública, Sivigila, del Instituto Nacional de Salud.

Las complicaciones más recurrentes fueron infecciones, embolias, hemorragias, depresiones respiratorias, sepsis (infecciones causadas por bacterias), necrosis (muerte de células y tejidos), quemaduras y perforaciones.

Luz Bibiana Gómez, líder de proyectos de la Secretaría de Salud de Medellín, aseguró que las cifras pueden ser mayores, pues muchas pacientes no denuncian los casos o le dicen a los médicos que sus lesiones fueron producto de otra cosa: caídas, quemaduras en el hogar, etc.

Una sola condena

Raúl González Flechas, director seccional de Fiscalías de Medellín, explicó que cuando se presentan estos casos, el ente abre investigaciones de oficio. “Tenemos una unidad de homicidio culposo con varios fiscales, y hay una de ellas dedicada exclusivamente a investigar los relacionados con cirugías estéticas”, dijo.

Agregó que en el caso de las lesiones personales sí se requiere una denuncia de la víctima y que muchas de ellas no lo hacen porque llegan a acuerdos económicos con los responsables del daño.

De las 17 muertes reportadas desde 2016, solo un caso ha prosperado ante la justicia: el de Ximena López, una joven de 21 años que llegó hasta el spa Nubia D’Lavalle –que para entonces quedaba en El Poblado– buscando un procedimiento que mejorara la forma de sus glúteos.

El 17 de marzo de 2016 fue atendida por Rafael Nieto Saldarriaga, quien según contaron los familiares a la Fiscalía, se presentó como médico y le prometió que le inyectaría ácido hialurónico.

Seis días después la joven falleció en un hospital. En su celular quedaron los registros de varios pedidos de ayuda que hizo al supuesto médico donde le contaba que no podía respirar. También estaban las notas de voz en las que Nieto le contestaba que descansara y se tomara los antibióticos que le recetó.

Medicina Legal confirmó que Ximena murió por una insuficiencia respiratoria, consecuencia secundaria de un “embolismo pulmonar por silicona”, una sustancia distinta a la que le prometieron y que además no estaba autorizada para ser usada en ese tipo de procedimientos.

El 29 de octubre de 2018, Nieto Saldarriaga aceptó cargos por homicidio culposo y fue condenado a 34 meses de prisión. Los investigadores pudieron confirmar que en realidad no era médico sino estudiante de cocina.

Las mutiladas

La lista de lesionados es muy superior a la de muertos como consecuencia de un mal procedimiento.

Uno de los casos más significativos es el de Nora Montoya, una comerciante de 55 años quien el 11 de agosto de 2018 se sometió a una liposucción en la clínica Alameda.

En el procedimiento hubo irregularidades: el consentimiento informado –un documento legal que certifica que los acompañantes conocen los riesgos– fue firmado por el nieto de la mujer, quien apenas tenía 14 años. La ley exige que solo lo puede hacer un mayor de edad.

La paciente contó que luego de hacerse unos exámenes la sentaron en una sala y le pusieron suero. “Después de eso no me acuerdo de nada. No me di cuenta ni de cuándo me entraron al quirófano ni vi quién me operó”, relató.

Nora fue dada de alta el mismo día y presentó complicaciones en cuanto llegó a su casa. Su hijo la llevó hasta la Clínica Bolivariana, donde se descubrió que tenía 47 perforaciones en el cuerpo, la mayoría de ellas en el intestino y el colon. “Me tuvieron que recortar 70 centímetros de intestino delgado, estuve 20 días en cuidados intensivos y quedé con muchos problemas de estómago, un día estoy bien y al otro mal”, aseguró Nora.

El médico que la operó, según los familiares que la acompañaron en la clínica, fue el mismo que 10 años antes le había practicado otra cirugía que tuvo problemas. Nora dijo que este aceptó cobrarle menos por la “lipo”, teniendo en cuenta los problemas que tuvieron en la primera cirugía.

La clínica Alameda fue cerrada en septiembre de 2018, tras conocerse las denuncias de Nora y otra paciente que sufrió quemaduras de tercer grado. El entonces secretario de Salud de Antioquia, Carlos Mario Montoya, dijo que el lugar alquilaba los quirófanos a médicos externos.

González, de la Fiscalía, explicó que estas investigaciones son aún más difíciles porque Medicina Legal –la entidad encargada de hacer las valoraciones médicas– no cuenta con profesionales especializados en cirugía plástica o estética.

En ese caso, precisó, es necesario pedir la ayuda de universidades o tribunales de ética médica.

Spa con bisturí

Bernardo Alejandro Guerra, quien desde hace 10 años le hace seguimiento a esta problemática desde el Concejo de Medellín, aseguró que el modus operandi de los médicos sin especialidad ha mutado y hoy venden combos de varias cirugías a precios bajos, y los ofrecen hasta en discotecas.

“Las redes sociales son la principal herramienta de los falsos médicos. Antes tenían clínicas de garaje (casas acondicionadas) y ahora están usando spa y centros de estética para hacer procedimientos invasivos”, dijo.

Gómez, de la secretaría de Salud de Medellín, aseguró que desde 2016 se han realizado 1.500 visitas a peluquerías, centros de estética y spa, y que entre el 30 y 35 % de ellos ha recibido algún tipo de medida sanitaria (cierre por hacer procedimientos para los que no están autorizados, o no realizar buen manejo de residuos hospitalarios).

“Hemos tenido casos donde operan hasta en edificios y los vecinos se terminan dando cuenta porque el alcantarillado se tapa con la sangre y la grasa de los pacientes”, dijo.

Aclaró que la competencia de la autoridad municipal llega hasta ahí. “Las clínicas y las habilitaciones médicas están bajo el control de la Gobernación”, precisó.

La Dirección Seccional de Salud de Antioquia (DSSA) informó, en respuesta a un cuestionario escrito remitido por este diario, que entre el 1 de enero y el 21 de junio de este año abrió 22 expedientes “con hechos relacionados con prestación de servicios estéticos, pendientes de inicio de procesos sancionatorios”.

Los nombres de los sitios no fueron suministrados, como garantía al debido proceso. Cabe aclarar que en los últimos tres años la Seccional ha tenido cinco directores y que el concejal Guerra denunció públicamente que dentro de la entidad hay corrupción.

“Hay testimonios que dicen que cobraban hasta $150 millones por no cerrar o por reabrir una clínica. Una funcionaria de Control y Vigilancia lideraba eso y cuando se le informó a la Gobernación, la movieron de área”, dijo.

La DSSA no respondió la pregunta concerniente al caso, pero sí se refirió a la denuncia contra un funcionario de la Dirección de Atención a Personas, quien aparece en un video interfiriendo con un operativo de control en un spa de uñas.

“Por las denuncias sobre dicho funcionario deberá hacerse una solicitud al área encargada dentro de la Gobernación”, respondió la DSSA. La misma entidad le informó a Guerra que el funcionario recibió un llamado de atención.

Finalmente, la DSSA aclaró que no tiene registros de cuántas personas han muerto en procedimientos plásticos o estéticos en Antioquia.

“No todas estas muertes son puestas en conocimiento de la Seccional. Por lo tanto no se lleva esa estadística”, concluyó la DSSA.

Tips a tener en cuenta

Verifique que el establecimiento se encuentre habilitado por la Dirección Seccional de Salud de Antioquia para los servicios que ofrece. Puede comprobarlo en https://www.dssa.gov.co

Verifique siempre que el médico cuente con las credenciales y diplomas necesarios para el tipo de cirugía a realizarse.

Siempre adquiera la póliza de responsabilidad civil contractual que le deben ofrecer antes de la cirugía.

Asegúrese de que el sitio donde lo atienden tiene sello de inspección sanitaria. Si es verde, indica que todo está en orden; si está en amarillo es porque están mejorando algunos detalles. Si está en rojo, significa que el lugar no cumple con las normas.

Las denuncias sobre sitios irregulares que realizan procedimientos sin autorización se pueden realizar en la línea 385 5555 ext 6439 de la Secretaría de Salud de Medellín o en el correo electrónico luzb.gomez@medellin.gov.co.

Tenga en cuenta que todo procedimiento invasivo debe ser practicado por personal médico certificado, no por cosmetólogos, peluqueros o médicos en formación. Para eso, tenga en cuenta esta guía:

Contexto de la Noticia

ACOMPAÑAMOS LA CONSULTA EN UNO DE ESTOS CENTROS

Las autoridades consultadas coincidieron en que internet es una fuente de captación de pacientes para sitios sin habilitaciones. En varias páginas de cupones, EL COLOMBIANO encontró ofertas que incluyen hasta tres procedimientos invasivos, como carboxiterapia, lipólisis láser e inyecciones de bótox, por precios inferiores a $100.000. En todos los casos la promesa es de bajos precios y resultados rápidos. Este diario acompañó a una paciente que compró uno de estos cupones en un spa que está registrado como peluquería. La sede resultó ser una casa del barrio Belén, equipada con camillas y un salón de belleza. La paciente fue llevada a una de las habitaciones donde dos mujeres terminaban de vestirse y donde, sin entregarle elementos de protección o limpiar las camillas, le pidieron que se acostara. Ese día le hicieron un masaje, le inyectaron CO2 con una máquina portátil y le pusieron un láser que minutos antes estaba sobre la piel de otra paciente y que no fue limpiado ni esterilizado. Otra mujer contactó vía Whatsapp a una clínica de cirugías plásticas de El Poblado. Quien la atendió le pidió enviar fotos del torso de frente, espalda y perfil y en menos de dos horas le respondió: “El médico dice que te puede hacer una lipotransferencia para tonificar el abdomen, destacar el glúteo y hasta te puede hacer un levantamiento de busto”. Todo tendría un costo de $5 millones, con descuento del 10 % si pagaba en efectivo. “Si estás de acuerdo puedes venir el viernes”, dijo la encargada de atención. “¿A valoración con anestesiólogo?”, preguntó la paciente, y respondieron: “sí, ese día te evalúan y te operan. Ese mismo día te puedes ir a la casa”. En el sitio falleció una paciente en 2018. La DSSA reportó que el lugar fue sancionado con una multa, pero que hoy está habilitado para los servicios de cirugía plástica y estética, anestesia, medicina general e interna, servicio farmacéutico, fisioterapia y esterilización. Sin embargo ya fue multado, aunque no explicaron por qué.

Vanesa Restrepo

Periodista. Amo viajar, leer y hacer preguntas. Me dejo envolver por las historias.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección