<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Hasta en chiva llegan las clases a casas de Antioquia por cuarentena

  • Según el último anuncio realizado por el presidente Iván Duque, la cuarentena para los estudiantes irá, por lo menos, hasta el 30 de mayo. FOTO Carlos Velásquez
    Según el último anuncio realizado por el presidente Iván Duque, la cuarentena para los estudiantes irá, por lo menos, hasta el 30 de mayo. FOTO Carlos Velásquez
Por DanielA OSORIO ZULUAGA | Publicado el 29 de abril de 2020

Baja conectividad y pocos computadores en Antioquia obligan a maestros a hacer malabares.

Un profesor de la Pontificia Universidad Javeriana escribió una columna sobre la educación en línea titulada Darle clase a la pared. El texto es casi una carta de tú a tú entre Santiago Sanmiguel, el profe, y sus alumnos. “Una vez más frente a la cámara. Una cátedra más, pero sin gente... Yo sé que los estudiantes están ahí. Solo que no los veo. No los oigo”, dice, mientras continua con palabras que hablan de lo que la virtualidad le ha quitado a las clases, como la comodidad de las risas después de un chiste flojo o la posibilidad de debatir porque casi nadie participa.

Mientras tanto, en las escuelas, Sandra Roldán, fiscal de la asociación sindical Adida, que agrupa a los maestros y maestras del departamento; y Carlos Medina, un profesor del municipio de Ituango, donde el internet es un sueño y a duras penas llega la señal del teléfono, concuerdan en una frase que muestra el panorama del departamento: las clases virtuales llegaron a un país que no está preparado para ellas.

Empezar las clases

Desde el 16 de marzo, fecha en la que empezó la cuarentena para los estudiantes en Antioquia, la mayoría de instituciones quedaron en pausa y apenas retornan a las clases desde casa. Manuela y Mariana, estudiantes de décimo y undécimo grado respectivamente, empezaron clases virtuales desde la semana pasada. Al principio, como era de esperarse, hubo desorden y sobrecarga de tareas.

Los profesores no se han logrado poner de acuerdo con las plataformas en las que imparten clases y entender los temas y resolver los talleres ha sido todo un desafío que “al fin y al cabo nos ha dejado muchos aprendizajes y aún muchas cosas por mejorar”, admite Aguirre.

Sin embargo, este es, quizás, el panorama más alentador al que podría enfrentarse un alumno. Al menos 41,3 % de los hogares en Antioquia posee computador de escritorio, portátil y tableta pero solo el 54,7 % tiene internet, según la encuesta de Indicadores Básicos de TIC en Hogares (2018) del Dane. Hay familias que no pueden conectarse a la red, como la de Camila, que tampoco tiene computador y aún así cursa el grado once.

“Por ahora me estoy conectando desde la casa de un vecino que ha sido muy amable y me ha prestado el computador y el internet, pero sigue siendo muy difícil. Hemos tenido que cancelar clases porque no nos entendemos y porque a varios se nos cae constantemente el Wi-Fi, incluyendo a los maestros”.

El reto para los profesores

Las entidades se han acomodado a su ritmo. Por ejemplo, la secretaria de educación de Medellín, Alexandra Agudelo, aseguró que “por medio de la estrategia En Casa Aprendemos, se está garantizando el acceso a la educación de los 424.373 estudiantes matriculados en instituciones oficiales de Medellín”. Dicha estrategia comprende diversas formas de llegar a los hogares con y sin conexión a internet, como transmisiones por Telemedellín y repartición de cartillas.

Sumado a eso, Olga Lucía Sevilla, perteneciente al Programa Todos a Aprender del Ministerio de Educación, resalta la creatividad de los docentes para adaptarse a cada fase de este proceso de reinvención de un curriculum que estaba diseñado para la presencialidad y que ahora debe ajustarse a cada contexto.

En ese sentido, hay que reconocer que serán diferentes los retos para Yimmy Montoya, maestro en una institución pública del área urbana en la que solo cuatro de sus alumnos han manifestado no tener internet, que para Carlos, que trabaja en Candelaria Alta, una vereda a tres horas en chiva del casco urbano de Ituango.

Mientras que el primero ha logrado usar varias plataformas y grabar sus clases para hacerse entender, cosa que le agradecen mucho sus alumnos, el segundo tiene que llegar de algún modo a sus estudiantes que, lejos de contar con internet o computador, están recibiendo las clases por programas de radio y los talleres por mandados que van llegando en chiva a cada hogar.

Daniela Osorio Zuluaga

Comunicadora Social - Periodista de la UdeA. Amo leer historias y me formé para contarlas.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección