<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Las Acacias, un barrio de pocos niños y sin iglesia en su parque

  • Laura Espinosa pasea a su perro Titán por el parque de La Matea. El lugar cuenta con gimnasio al aire libre y es propicio para los partidos de fútbol y los mercados campesinos. FOTO Róbinson Sáenz
    Laura Espinosa pasea a su perro Titán por el parque de La Matea. El lugar cuenta con gimnasio al aire libre y es propicio para los partidos de fútbol y los mercados campesinos. FOTO Róbinson Sáenz
Por Daniela Jiménez GonzáLEZ | Publicado el 29 de noviembre de 2018
Infografía
Un barrio de pocos niños y sin iglesia en su parque
en definitiva

Las Acacias, en la comuna 11 (Laureles), es un barrio residencial en donde algunas casas ya se han convertido en negocios. Sus habitantes lo describen como un sector familiar.

Y entonces la tragedia se traducía en una Navidad a oscuras. Ni un solo bombillo, ni una chispa de luz.

Era 3 de noviembre de 1948 y Magnolia Cano de Mesa llevaba diez meses en la penumbra. Con 22 años era una de las primeras pobladoras de un sector sin nombre y sin alumbrado eléctrico, un barrio vecino del ahora conocido Laureles.

Magnolia acababa de llegar y, por supuesto, no tenía entre sus planes celebrar la primera fiesta navideña en total oscuridad. Madrugó un día a la empresa de energía para solicitar la instalación de redes y, obstinada como era, lo logró.

“Muchachos, ¿quiénes quieren irse con la ‘monita’ a extender unas redes en un nuevo barrio por lados de Laureles?”, le dijo el director de la empresa de energía a sus trabajadores.

Así, uno de ellos, coqueto, le respondió: “Con ella, hasta para el infierno nos vamos”.

Esa fue la primera batalla ganada por un barrio que recién comenzaba a construirse en la comuna 11 de Medellín.

A finales de los años cuarenta, los nuevos residentes, junto a Magnolia, crearon un centro cívico para bautizar al barrio que seguía creciendo.

En la primera reunión acordaron llamarlo Las Acacias, por el corredor de árboles de este tipo que habían conseguido sembrar, a lo largo de la calle 35, con apoyo de la Sociedad de Mejoras Públicas.

Treinta seis años vivió allí Magnolia y los relatos que acumuló como fundadora los escribió al pulso de la máquina de escribir en un libro llamado “Historia de mi barrio”.

Hoy, en una suerte de contradicción, sobreviven solo un par de acacias en este barrio de Laureles, en límites con el sector de La Castellana e inmediaciones de la avenida 80.

Quedan, eso sí, las aves y los árboles frutales: mangos, limones, naranjas, mamoncillos. También, unos pocos edificios entre casas tradicionales, muchas de ellas convertidas en oficinas de textiles, centrales de mercadeo o pequeñas industrias.

Construimos este parque

Los habitantes del barrio recuerdan que fue la Cooperativa de Institutores, con apoyo del Instituto de Crédito Territorial, la que trazó los planos del barrio, con el objetivo de ofrecer estabilidad y acceso a lotes a los empleados de la creciente ciudadela industrial que era Medellín a mediados del siglo pasado.

Para Luz Stella Marín, habitante del sector y presidenta encargada de la Junta de Acción Comunal de Laureles Estadio, la esencia de Las Acacias son las mascotas y el parque La Matea, una pequeña plaza que tiene su propia cancha y en donde se disputan partidos de fútbol cada día.

La Matea es, quizás, el punto de encuentro más reconocido por los habitantes.

Recibe su nombre de una antigua quebrada que cruzaba la comuna 11 y se ha convertido, con los años, en uno de los lugares más queridos por la comunidad. Tanto así que lo han ido remodelando de a poco: primero le pintaron murales, instalaron sacos para que los jóvenes pudieran practicar boxeo, crearon juegos infantiles y un gimnasio al aire libre. Allí se realizan los mercados campesinos los fines de semana y los vecinos continúan sembrando arbustos.

“Una de las personas que me ayuda a sembrar en el parque es Raquel, que tiene una mano prodigiosa”, añade Luz Stella.

Las familias llegan con sus mascotas y es común que algunos visitantes, cuenta Marín, se tomen el trabajo de viajar desde otros municipios.

Añade que el viaje hasta Las Acacias vale siempre la pena, no importa desde qué tan lejos se llegue.

“Hay muchas especies de aves como loros, pericos, canarios. Llegan las familias con sus perros y los hay de todas las razas: desde el que tiene pedigrí, hasta el más criollo de los criollos”, comenta.

Un barrio atípico

Pocos son los niños que pueden verse por las calles del barrio. Luz Stella insiste en que, aunque sí los hay, Las Acacias es un sector residencial en el que predominan los hogares para adultos mayores. Solo alrededor del parque existen cuatro de estas instituciones.

Pero es, también, un sector atípico. Allí no ocurre lo mismo que en otros barrios de Medellín, cuyo corazón es una parroquia construida por los primeros feligreses.

En Las Acacias no hay iglesias, pero sí un convento que ocupa casi toda una cuadra. Aquellos que quieran asistir a misa deben desplazarse hasta las iglesias de Santa Teresita o Santa Gema en Laureles.

Mientras pasea a su perro Titán por el parque de La Matea, Laura Espinosa, una joven que ha vivido en el barrio durante 13 años, recuerda que la plaza que antes era manga y tierra se transformó en lo que para la comunidad es como un hogar: vienen los amigos de toda la vida, con sus perros, y llegan otros nuevos.

“Es muy acogedor. Mucha gente viene una vez y le queda gustando. Queremos tanto al parque que lo protegemos”, añade.

¿Cuál es la esencia de Las Acacias? Laura dice que es, seguro, que tiene “como una energía bonita”, una suerte de magia. “Entre las familias permanece la amistad de los primeros años. Muchos se han muerto, otros se han ido, pero la historia la seguiremos escribiendo los que, como yo, vivimos para recordar”, concluye Magnolia en el último capítulo de su libro.

Laura cree que la magia sí existe y dice estar convencida de que los recién llegados pronto se convierten en compañeros. Las Acacias, añade, le da un espacio a todos: a los que llegan a entrenar, a los enamorados, a los jubilados que reposan a tomar el sol. A veces, incluso, a los perros sin hogar, que encuentran entre los visitantes a una familia.

Contexto de la Noticia

LA MICROHISTORIA tomar chocolate en las acacias

En una esquina del barrio Las Acacias, comuna 11 de Medellín, un pequeño local llamado “Chocolate Espeso” sueña con convertirse en el primer sitio especializado de Medellín que explore las bondades, sabores y matices del cacao. “En Medellín proliferan los sitios para tomarse un café, pero solo aquí tenemos la primera ‘chocolatería’”, comenta Luz Stella. En este lugar, los habitantes del barrio pasan a tomar un chocolate con granos que provienen desde todos los rincones del país: desde Capurganá (Chocó), Chigorodó hasta Tumaco (Nariño). Y es posible catar cada uno de los granos de cacao.

Daniela Jiménez González

Periodista del Área Metro. Me interesa la memoria histórica, los temas culturales y los relatos que sean un punto de encuentro con la ciudad en la que vivo, las personas que la habitan y las historias que reservan.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección