<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Inclusión sobre ruedas no pedalea durante la pandemia

La Fundación Te Llevamos, que preside el popular Juan Trochas, lleva casi un año sin poder pasear a personas con discapacidad. Esperan este año mejorar las bicis y reactivar la práctica.

  • Otra de las actividades de Te Llevamos era la celebración de Halloween. Para esa ocasión, como se ve en la foto, los voluntarios y los usuarios se disfrazaban y recorrían las calles de Envigado. En 2020, por la pandemia, ese recorrido fue cancelado. FOTO cortesía
    Otra de las actividades de Te Llevamos era la celebración de Halloween. Para esa ocasión, como se ve en la foto, los voluntarios y los usuarios se disfrazaban y recorrían las calles de Envigado. En 2020, por la pandemia, ese recorrido fue cancelado. FOTO cortesía
Por miguel osorio montoya | Publicado el 20 de enero de 2021

Hace cinco años, mientras caminaba por la ciclovía de Envigado, Nidia Arango vio algo que le cambió la vida. Salió de la modorra matutina cuando una bicicleta enorme, atípica, rodaba pesadamente sobre la vía. Nunca había visto algo parecido: un hombre iba pedaleando, haciendo fuerza, mientras adelante, en una silla incrustada a la cicla, una persona con dificultad en la movilidad disfrutaba del recorrido.

Ese fue su primer contacto con Te llevamos, la fundación de Juan Diego Álvarez, conocido como “Juan Trochas”. “Me acerqué y pregunté qué era eso. El mismo Trochas me explicó todo. En esas bicicletas grandes, que se veían muy pesadas, sacaban a pasear a personas con problemas de movilidad”, relata Nidia.

Trochas, al ver el interés de la mujer, le preguntó si sabía montar en bicicleta. Ella le respondió que no lo hacía desde que era niña. Pero el hombre fue tan persuasivo, y su fin se veía tan loable, que Nidia aceptó pasear con ellos. Así, hace cinco años, se vinculó como voluntaria. “La primera vez me costó mantener el equilibrio. También fue difícil pedalear, hay que tener buena fuerza en los pies. Pero todo se vio recompensado con la felicidad de la persona que llevaba, Daniela, una niña con Síndrome de Down”, rememora.

El comienzo
Te Llevamos, recuerda Juan Trochas, nació en 2011. Ese año sacó a pasear a la primera persona, un adulto mayor con esclerosis múltiple. Una vez lo bajaron de la bicicleta, el señor comenzó a llorar, emocionado. Hacía años no paseaba por la ciudad, y menos sintiendo cómo el viento, mientras iba en la cicla, le golpeaba la cara. Al ver su emoción, Juan Trochas rompió también en llanto, conmovido. “Ese día sentí lo más bonito que puede sentir una persona en su vida. Realmente encontré la manera de ser feliz”, explica Trochas.

La idea de crear la fundación le nació a Juan Trochas luego de que hubiera grabado varias temporadas de su programa de televisión. En él recorre diferentes parajes del departamento, divisa cascadas, anda y desanda caminos de herradura. Todo lo hace encima de su “caballo de acero”. “Me di cuenta de que montar en bicicleta era mi felicidad. Entonces, pensé en qué pasaba con ellos que no podían hacerlo por problemas de salud o de su movilidad. Ahí me junté con cinco amigos y nació Te Lelvamos”, recuerda.

Un año para tomar impulso
2020, dice Juan Trochas, comenzó como un año prometedor. La idea era arreglar los triciclos que, por un tema de diseño, no funcionaron correctamente. “Íbamos a buscar recursos de la empresa privada para que nos apoyaran. Necesitamos más bicicletas, pero no tenemos recursos para conseguirlas. Para eso íbamos a organizar rifas y colectas. Pero llegó la pandemia y ahora estamos sobreviviendo con lo justo”, expresa.

A las dificultades económicas, como si fueran pocas, se sumó la tristeza de no poder salir más una vez comenzó la pandemia. “Extrañamos mucho las salidas. Los demás voluntarios y los usuarios se vuelven como una familia. Tenemos un grupo de Whatspp en el que hablamos sobre lo que anhelamos volver a las calles”, lamenta Nidia.

Piedad Restrepo, madre de Juan David, un joven que tiene problemas de movilidad y es beneficiado por la fundación, lamenta la situación: “Mi hijo no veía la hora de que llegara el domingo para salir a pasear. Ahora me pregunta cada rato que cuándo podremos volver. Añoramos cuando podíamos sacarlos a pasear por la ciudad”.

Juan Trochas responde, con tristeza, que no puede arriesgarse a celebrar los paseos, pues sus usuarios son personas mayores o con comorbilidades que podrían complicarse ante los embates de la covid. “Mientras tanto, las bicicletas están guardadas en el Consumo de Envigado. Vamos a aprovechar el tiempo para tratar de conseguir recursos. Llamamos a las empresas privadas a que nos ayuden, es una buena causa. Esperamos poder volver con más fuerza, aunque no sepamos cuándo”, finaliza el líder de Te Llevamos.

Otras experiencias
La iniciativa de Juan Trochas para hacer de la bicicleta un vehículo más incluyente no es única. En el continente hay un par de ideas parecidas.

En Tucumán, al norte de Argentina, un joven ingeniero industrial desarrolló una bicicleta con una silla delantera para pasear a personas con problemas de movilidad.

La idea le surgió, contó el joven a un medio de comunicación de ese país, cuando conoció a un niño de su pueblo que sufría de una parálisis cerebral. Así fue como Diego Blas desarrolló Ernibike, la bicicleta incluyente, en honor al chico con problemas de movilidad, llamado Ernesto.

Ernibike es un triciclo con una silla ergonómica que, según su propio creador, sirve para rehabilitar al paciente.

Al otro extremo del continente, en México, la diseñadora industrial Vanessa Valencia fabricó, junto a su novio, lo que bautizó como DTBike, una silla de ruedas ergonómica que, accionada con las manos, funciona como una bicicleta.

“Nuestra idea fue crear un producto estético y accesible, que la gente volteara a ver las personas no por su discapacidad, sino por andar en una bicicleta”, relató la mujer a un medio local

Contexto de la Noticia

Paréntesis se suspendió el paseo navideño

Cada año, explica Juan Trochas, la fundación hacía recorridos por los alumbrados navideños de Envigado. Nidia Arango, voluntaria de Te Llevamos, recuerda que en diciembre de 2019 hicieron dos paseos con adultos mayores en situación de abandono. “Fue una fiesta total. Pusimos música, bailamos con ellos, comimos natilla y buñuelo”, rememora Nidia. En 2020, en cambio, la navidad fue mucho más desolada. La fundación, por el tema de la pandemia, tuvo que cancelar los paseos por los alumbrados. Era tradición que, luego de pedalear, se celebraba la novena. Juan Trochas expresa que este año, si la situación cambia, esterá en primera fila de los alumbrados.

Miguel Osorio Montoya

Comunicador Social-Periodista de la UPB. Redactor del Área Metro de El Colombiano.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección