<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Deuda educativa de Antioquia ya tiene ruta de trabajo a 2030

  • Procesos educativos que involucren la multiculturalidad que tiene Antioquia en sus regiones son prioridad. FOTO Juan antonio sánchez
    Procesos educativos que involucren la multiculturalidad que tiene Antioquia en sus regiones son prioridad. FOTO Juan antonio sánchez
Por daniela jiménez gonzález | Publicado el 30 de diciembre de 2019
Infografía
Deuda educativa ya tiene ruta de trabajo a 2030
en definitiva

En 2016 comenzó la construcción del Plan de Educación Antioquia 2030, una estrategia de diagnóstico y planificación en esta área. Formación docente y deserción, puntos críticos.

De cada 100 estudiantes que inician el grado primero en las instituciones educativas del sector rural en Antioquia, solo 22 culminan el bachillerato. El ciclo también queda incompleto en las zonas urbanas: cerca de la mitad de los alumnos que inician estudios en primaria logran graduarse de secundaria.

A estas cifras desalentadoras se suman más ítems en la lista de pendientes del sistema educativo del departamento. Redes de conectividad inexistentes, en donde el colegio apenas dispone de un radio como sistema de comunicación. Incluso, sedes en las que no se puede invertir porque los predios no han podido ser legalizados.

Para llegar a estas conclusiones fue necesario un ejercicio diagnóstico desarrollado durante tres años entre la Gobernación y la Universidad de Antioquia, un estudio que recorrió las nueve subregiones y que fue presentado como el Plan de Educación Antioquia 2030.

Entre las principales conclusiones, el análisis arrojó que los niveles de la calidad de la educación departamental siguen siendo inequitativos y consolidó seis ejes de trabajo (ver recuadros) que deben ser atendidos de manera prioritaria por la agenda pública para resolver la problemática. Estos son los resultados.

Actualizar el currículo

Gustavo Jaramillo, subsecretario de Planeación Educativa, destacó, en el marco del proyecto, que desde 1998 no se hacía un ejercicio de este tipo, que sirviera para la planificación de las políticas de educación a largo plazo. Por eso, dijo, este plan busca dejarles a los próximos gobiernos un camino para orientar la educación de la próxima década.

Gilberto Obando, docente de la Universidad de Antioquia y coordinador del proyecto, indicó que una de las grandes inquietudes revelada por el diagnóstico tiene que ver con el currículo, es decir, la falta de pertinencia de lo que se está enseñando en los colegios.

Por ejemplo, dijo, la escuela no está ayudando a los estudiantes a conocer lo que tienen en su región. “La Biología, la Química, como está en los libros, no les permite entender las particularidades de las zonas en las que residen”, señaló.

Wilson Bolívar, decano de la Facultad de Educación y otro de los investigadores, destacó que a 2018 existe una preocupante disminución de la matrícula en las zonas rurales (ver gráfico) que puede entenderse por el desplazamiento producto de la violencia o la movilización a la ciudad por falta de oportunidades.

Los investigadores agregaron que en estas zonas son mayores las dificultades para proveer plazas docentes y que las brechas de acceso son más críticas en el Urabá y el Magdalena Medio.

En ese sentido, el estudio muestra que la cobertura en transición y básica primaria ha mostrado disminución de manera continua desde el 2012. En la tasa de cobertura bruta, es decir, la capacidad que tiene el sistema de garantizar el derecho a la educación, la disminución estimada en transición es del 18,1 % y del 16,9 % en básica primaria.

En los niveles de secundaria y media, la cobertura muestra una tendencia positiva del 2008 al 2018: aumentó en un 8,9 % en la secundaria y un 19 % en la media. Sin embargo, en estos niveles hay algo más preocupante: la incapacidad para mantener a la población estudiantil a lo largo del ciclo.

Y es que de cada 100 jóvenes entre los 15 y 16 años, 33 están por fuera del sistema escolar. Además, de la población matriculada en este nivel educativo, cerca de la mitad están en extraedad (el desfase en más de tres años entre la edad esperada del estudiante y el grado que se encuentra cursando).

Los investigadores llamaron la atención sobre el bajo número de docentes en el nivel de preescolar, un total de 919 de los 18.893 que hay en el departamento.

Bolívar enfatizó que en este nivel aún hay grandes deudas de cobertura y que en el departamento solo el 17,5 % de los niños pasan por transición.

Obando, por su parte, indicó que los resultados muestran dos grandes saltos en el ciclo escolar en donde la deserción es muy alta: en sexto y en noveno. Varias causas lo explican, entre las que se encuentran las deficiencias académicas que los estudiantes acumulan a lo largo de la primaria y, aunque difícilmente salen del sistema en estos primeros años, sí se van retrasando. Por eso, dice, fortalecer estos primeros niveles ayudaría a retener la población que se queda en el camino.

La carta de navegación

El informe precisa que la educación en Antioquia debe responder a las particularidades de cada territorio sin que suponga la creación de un estándar para todas las regiones.

Para Bolívar, una de las fortalezas del plan es que se pensó en una lógica territorial. Por ejemplo, las comunidades de Urabá son distintas a las del Suroeste, con sistemas productivos diversos, por eso urge de autoridades que sean capaces de leer qué necesitan los territorios: “No podemos seguir pensando que lo que se hace en el Área Metropolitana es lo que debe darse en las subregiones”.

En esto, agregó, son claves estrategias como tener sedes o centros de educación en los polos de desarrollo regional, como el caso de la U. de A. que cuenta con seccionales en el Bajo Cauca, en el Suroeste y otras subregiones. “Si la administración lo toma en serio, este Plan al 2030 es una enorme herramienta de planeación”, concluyó.

Obando puntualizó en que, en los talleres realizados con los maestros, ellos reclamaban mayores políticas para la investigación local. E insistió en que debe existir un diálogo permanente, porque a veces “los planes se piensan desde arriba y los maestros no participan del proceso.

Eso sí, hay que tener paciencia. El investigador recordó que los procesos educativos son de largo plazo y que los dirigentes deben ser constantes con las estrategias.

Para Nicolás Molina Sáenz, investigador en Educación de la Universidad Pontificia Bolivariana, la creación de un ecosistema de datos se torna crucial para permitir a los agentes comprometidos con este tema saber cuáles son los programas educativos pertinentes según las vocaciones de cada una de las regiones de Antioquia y entender cuáles capacidades deben ser fortalecidas en los pobladores y qué tipo de formación es la adecuada para los docentes, de modo que tengan un mejor desempeño

Contexto de la Noticia

eficiencia
del sistema

Según el diagnóstico, gran parte de la financiación de la Secretaría de Educación para la prestación del servicio en Antioquia (117 municipios no certificados) depende del Sistema General de Participaciones -SGP- lo cual representa el 88 %. El 12 % restante proviene de los recursos generales del departamento. Del presupuesto total, se destinó el 38 % para educación en 2018. Los investigadores enfatizan en que “una gestión ineficiente de los recursos se ve reflejada en demoras en los procesos de contratación y ejecución”. El estudio resalta que son fundamentales la acumulación, intercambio, divulgación y gestión de la investigación local, del conocimiento y de las experiencias. El reto, insiste, “es lograr investigación transdisciplinar, por los propios actores territoriales”.

permanencia y flexibilidad escolar

Hay un déficit en la permanencia y el avance de los estudiantes en el sistema educativo. En el año 2008 la matrícula en el grado 1° fue de 63.179 estudiantes, mientras que 11 años después la matrícula en el grado 11° fue de 21.609. Esto muestra una pérdida del 65,8 % de los estudiantes que iniciaron la primaria en 2008. El informe añade que “los estudiantes con necesidades especiales no siempre son diagnosticados de manera oportuna”. Por otro lado, la tasa de deserción muestra una constante tanto en lo urbano como en lo rural: la mayor deserción se presenta en los grados primero y sexto. Sin embargo, es ligeramente más alta en el sector rural (ver gráfico). La extraedad para el año 2018 es del 11,57 % en las sedes rurales, contra 5,89 % en las áreas urbanas.

enfoque multicultural

El Plan hace énfasis en que, a pesar de la existencia de múltiples grupos étnicos en Antioquia, hay poco reconocimiento de esa diferencia en los currículos, lo que generó “un sistema educativo en el cual todas las personas deben aprender lo mismo, a pesar de que experimentan el mundo según sistemas de pensamiento culturales diversos y viven en diferentes contextos”. El análisis añade que los niños indígenas o afrodescendientes no reciben una educación que legitime sus culturas, ya que el mismo sistema educativo las desconoce, “lo que hace que sean educados por medio de discursos de la tradición occidental. A su vez, los demás estudiantes no reciben en la escuela oportunidades de aprendizaje, derivadas del reconocimiento y la legitimación de esos múltiples saberes”.

Formación docente

El estudio muestra que, de los 19.813 docentes del Departamento, solo el 0,07% alcanza el grado académico de doctorado. El 42,1% tiene título de licenciatura, y el 6,1% son profesionales de otras áreas. El 10% son normalistas superiores, y menos del 2 % son bachilleres o tecnólogos. El 31% cuentan con especialización y el 8,2% tienen maestría. Los investigadores llaman la atención sobre la falta de oportunidades de los docentes para continuar su formación, así como las persistentes dificultades de acceso a programas de bienestar y salud. Obando enfatizó en la importancia de que los maestros investiguen sobre sus regiones: “Hay grupos de docentes que están haciendo cosas interesantes, pero nadie lo sabe. Debe haber un esfuerzo para que se conozca y sea fuente de inspiración para otros”.

Articulación con entidades locales

El Plan de Educación 2030 enfatiza en que los procesos educativos en el departamento deben superar la fragmentación en la gestión de la educación por parte de instituciones y actores. Además, la articulación entre los niveles educativos precisa más esfuerzos: “debe garantizar a los estudiantes el tránsito armónico entre los niveles, de forma que disminuya la deserción estudiantil relacionada con la dificultad de desarrollar las capacidades definidas para cada grado”. El investigador Obando indica que en las subregiones no solamente se educa en las escuelas, sino que hay municipios que tienen Casas de la Cultura, ONGs y presencia de multinacionales que también trabajan en procesos educativos. Sin embargo, dice, “identificamos que cada uno era una rueda suelta”.

Ambientes de aprendizaje

El informe destaca que la baja calidad de los ambientes de aprendizaje limita las labores educativas. El investigador Bolívar precisó que aún hay enormes brechas entra lo urbano y lo rural, y que las pruebas estandarizadas muestran en que, a medida que las poblaciones se alejan de los casos urbanos, los rendimientos son mucho menores. Esto es, en parte, porque las aulas no son las mejores y porque es necesario un currículo más flexible. “Es una ruralidad muy dispersa, a algunos niños les cuesta bastante llegar hasta las instituciones educativas”, dijo. El diagnóstico agrega que la infraestructura de las instituciones en Antioquia requiere, en algunos casos, de la legalización de los predios en los que están los colegios para hacer las adecuaciones necesarias.

CLAVES factores críticos identificados

1
Los procesos institucionales responden con lentitud a las necesidades del sistema educativo.
Daniela Jiménez González

Periodista del Área Metro. Me interesa la memoria histórica, los temas culturales y los relatos que sean un punto de encuentro con la ciudad en la que vivo, las personas que la habitan y las historias que reservan.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Notas de la sección