<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

María, virgen de las grutas, custodia de calles y esquinas

  • Altar a la Virgen Milagrosa en la comuna 9 de Medellín. FOTOS julio césar herrera.
    Altar a la Virgen Milagrosa en la comuna 9 de Medellín. FOTOS julio césar herrera.
  • Gruta de la Virgen de Guadalupe en La Floresta, construida hace trece años por los vecinos.
    Gruta de la Virgen de Guadalupe en La Floresta, construida hace trece años por los vecinos.
Por Daniela Jiménez González | Publicado el 11 de mayo de 2019
en definitiva

Los altares de la Virgen María en Medellín toman como referencia, casi siempre, la gruta en la que apareció la advocación de Lourdes en Francia. Otros se levantan sobre muros o pedestales.

Fue en un sueño que la Virgen de Guadalupe le mostró a Edith en dónde quería su altar, escondido entre dos aceras y en un oasis de árboles. O eso cuenta Jaime Tobón sobre el santuario de esta advocación mariana, construido en el barrio La Floresta hace 13 años en el lugar señalado por su vecina Edith, con arena y cemento comprados a punta de vender empanadas y hacer rifas.

Cada año no falta en la gruta de “la virgen morenita” la misa en las fechas especiales y fue la familia de Jaime quien siguió cuidándola. Por amor a María, dice su esposa Gloria Pimiento, y no ha sido barato, ni fácil, pero “aunque es con las uñas, la Madre nos ayuda con la persona indicada.”

Al igual que esta, en varios rincones de Medellín se levantan otras grutas a María. En La Milagrosa, por ejemplo, o en Robledo y Belén. Muchas de ellas cubiertas de placas que imploran la sanación de un hijo, el reencuentro con un ser querido o hasta la bendición de una casa propia.

El altar a la Madre

La sociedad antioqueña, cuyas raíces cristianas fueron traídas por los misioneros españoles, le dio a la Virgen María un lugar privilegiado: la convirtió en una especie de modelo de vida y de refugio.

Y Antioquia, dice Camilo Andrés Gálvez, teólogo y filósofo de la Universidad Pontificia Bolivariana, es una sociedad ante todo matriarcal en la que las mujeres, cabezas de familia, transmitieron la tradición espiritual a sus hijos.

En medio de la violencia de finales del siglo XIX, María fue para las mujeres paisas una suerte de símbolo: era también madre, transitó como cualquier humano entre la alegría y el dolor. Por eso, explica el teólogo, en el siglo XX se popularizó la creación de estas grutas como una manifestación de religiosidad desde lo popular para pedir ayuda, compañía y solicitar protección.

Con esa idea de la gruta como signo de amparo coincide Silvia Patiño, arquitecta de la Arquidiócesis de Medellín. “Las personas sitúan grutas o vírgenes en esquinas peligrosas”, comenta, “son sitios de paso y de fe para quienes no alcanzan a ir a la iglesia”.

La arquitecta agrega que en la Curia no existe un inventario de estas grutas, pero que la Arquidiócesis sí dispone de santuarios en las iglesias, como es el caso de La Candelaria y de la parroquia de Nuestra Señora de la Piedra en Belén. El resto de altares de la ciudad han sido construidos por la devoción de habitantes y de los sacerdotes, casi siempre tomando como referencia la gruta en la que apareció la advocación de Lourdes, en Massabielle, Francia.

Las que no están en grutas, dice Patiño, están sobre pedestales. A veces adornadas con luces o cascadas de agua, como una forma de “darle status”, de dejar claro de que es un espacio íntimo e importante.

Las estatuas de María se fabrican vaciadas en cemento, en fibra de vidrio, “o en mármol, si tienen 8 millones de pesos para una figura pequeña”, dice la arquitecta. Eso sí, casi nunca en yeso, porque con el primer aguacero se mojan y desgajan.

Pero la de Guadalupe en la Floresta, por error, se fabricó en yeso en lugar de pasta. Tuvieron que ponerle un vidrio templado para que las velas no derritieran a “la morenita”, ni agrietaran más el cristal que ya se ha quebrado cuatro veces. Aun con repisa nueva, los visitantes siguen prendiendo las velas al pie de la Virgen, a la espera de favores o milagros que están más allá de las instancias humanas .

Contexto de la Noticia

escena un pedacito de tierra cedido al cura

Un lugar para María Auxiliadora se erige solo a unas cuantas cuadras de la Virgen de Guadalupe de La Floresta, en la carrera 82 con la 45. Se construyó por la iniciativa del párroco de la iglesia vecina, hace unos 15 años, en un terreno cedido por Fabio Posada y su esposa. Pero el cura no volvió y ahí quedó la estatua, a su suerte. “Es mi esposa la que la cuida y le siembra jardines”, dice Fabio.

Daniela Jiménez González

Periodista del Área Metro. Me interesa la memoria histórica, los temas culturales y los relatos que sean un punto de encuentro con la ciudad en la que vivo, las personas que la habitan y las historias que reservan.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección