<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Medellín, sin capacidad de respuestas ante la llegada masiva de indígenas del Chocó

Los habitantes de El 18, del municipio de El Carmen de Atrato, Chocó, arribaron a la ciudad desplazados por la violencia. Están enfermos y hacinados.

  • En el círculo, los mensajes que dejaron los miembros del Clan del Golfo en la comunidad. Los indígenas desplazados en Medellín, aguantando dificultades. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA Y CORTESÍA
    En el círculo, los mensajes que dejaron los miembros del Clan del Golfo en la comunidad. Los indígenas desplazados en Medellín, aguantando dificultades. FOTO JULIO CÉSAR HERRERA Y CORTESÍA
  • Así grabaron las siglas de las Agc en el 18, sembrando miedo. Foto: Cortesía.
    Así grabaron las siglas de las Agc en el 18, sembrando miedo. Foto: Cortesía.
Publicado el 07 de junio de 2022

Eran las 12:00 de la noche del 10 de mayo cuando unos hombres irrumpieron en el resguardo indígena El 18, del Carmen de Atrato, en Chocó. Con aerosoles grabaron las siglas AGC sobre las fachadas de las casas. Luego abrieron fuego, con ráfagas de fusil, que retumbaron en el poblado.

Desde entonces comenzó un éxodo paulatino. Los primeros 60 alquilaron un bus y llegaron a Medellín sin plata, con hambre y cargando con niños y enfermos. La institucionalidad, en cabeza de la Personería y la Alcaldía de Medellín, los ha auxiliado hasta donde ha sido posible. Sonia Peña, líder del Grupo de Asuntos Étnicos de la Personería, explicó que se ha intentado contener la situación y, en reunión con las gobernaciones de Antioquia y Chocó, se activó un plan para que los que quedaron en el resguardo no se vean obligados a venir a la ciudad.

Pero un líder de la comunidad, que no dio su nombre por temor a represalias de los grupos armados, dijo que en el resguardo quedaron 100 personas. Contó que están confinadas, asustadas; los niños no están recibiendo clases y temen moverse de un lugar a otro. “Es inevitable: esas 100 personas van a terminar viniendo a ciudad capital. No hay una solución pronta para lo que estamos viviendo”, comentó el líder.

La comunidad se encuentra en un albergue prestado por la Alcaldía de Medellín. El líder precisó que no les han dado atención a las personas enfermas y que están hacinados: “Tenemos personas que no han podido atender. En el salón hace mucho calor, no podemos dormir”.

La sede en la que están los desplazados es de la secretaría de la No Violencia. Como la situación fue apremiante, se tuvo que recurrir al espacio de manera extraordinaria. El problema de fondo es que la institucionalidad se ve desbordada para atender a estas personas. De enero a mayo, según la Alcaldía, 1.249 desplazados del Chocó han sido atendidos en la ciudad. A esto se suman los que también migran desde el Bajo Cauca antioqueño, Urabá y otras subregiones.

Así grabaron las siglas de las Agc en el 18, sembrando miedo. Foto: Cortesía.
Así grabaron las siglas de las Agc en el 18, sembrando miedo. Foto: Cortesía.

En diciembre, por ejemplo, suelen llegar indígenas embera desde Pueblo Rico, en Risaralda. Vienen para aprovechar la temporada navideña y vender sus productos, pero arriban también huyendo de la violencia.

Pues bien, los indígenas de El 18 han padecido ese desborde en la atención. Además del albergue, se quejan de que la comida no ha sido de calidad. Conociendo la situación, la Personería se comprometió, el viernes pasado, a mejorar la alimentación.

Pero lo más preocupante sigue siendo la posible llegada de más indígenas. La Alcaldía ha dicho que son 159 los que están en la ciudad, pero el líder de la comunidad comentó que son más de 200 los que han llegado en seis viajes.

Y es que la situación de orden público no mejora en Chocó. El resguardo está muy cerca de Quibdó, en donde hay confrontaciones entre el Clan del Golfo, los que pintaron las fachadas e hicieron tiros al aire, y el ELN. “Nos han pedido que volvamos, pero, ¿cómo vamos a hacerlo? Tenemos miedo. En Colombia el miedo es justificado, porque sabemos lo que nos puede pasar”, dijo el líder.

Tire y afloje

La situación de la comunidad de El 18 se ha convertido en un tire y afloje. El líder dijo que el alcalde de El Carmen, Jaiberth Ríos, ha hecho caso omiso a las quejas. “Se ha burlado de nosotros”, dijo. Consultado al respecto, el alcalde dijo, por el contrario, que ayer sostuvieron una reunión en El 18 para analizar la situación de orden público.

Ríos comentó que hicieron una verificación de derechos humanos y se concluyó que la población no está confinada: “Después de haber estado en campo no se evidenció que no hay confinamiento, pese a que ellos se hubieran declarado así. No tienen problema en la movención en la zona. Hablamos con comunidad afro que habita el sector y nos dijo que no hay amenazas”.

El líder de El 18, sin embargo, consideró que no hay garantías para volver al resguardo y aseguró que los niños no están yendo a la escuela: “No podemos volver. Estamos en la mitad de dos bandos, las AGC y el ELN. No hay garantías para regresar y tenemos mucho miedo”, concluyó.

Todavía sin confirmar lugar está prevista una reunión presencial entre los líderes de El 18, la Alcaldía de El Carmen de Atrato y la Gobernación de Chocó. Por ahora se ha considerado a Medellín y Bogotá como sedes. Entre tanto, la Unidad de Víctimas está analizando si incluye a la población refugiada en el registro de víctimas.

Los indígenas solo esperan que termine la horrible noche que comenzó el 10 de mayo

159
indígenas de El 18 han recibido atención de la Alcaldía y la Personería.

Contexto de la Noticia

radiografía 100 indígenas en mendicidad

Medellín es un polo de atracción para la migración interna. Según cifras de la Personería, hay cerca de 100 indígenas que viven de la mendicidad en la ciudad. La mayoría de ellos son embera catíos vienen de Risaralda y Chocó persiguiendo nuevas oportunidades. Al llegar a la ciudad, muchas veces con niños, se hospedan en inquilinatos en el barrio Niquitao, en donde viven en precarias condiciones, hacinados y sin los servicios básicos resueltos. La Personería, desde su línea de Grupos Étnicos, ha apoyado a la población, especialmente para que no caiga en mendicidad y pueda volver a su pueblo.

Miguel Osorio Montoya

Comunicador Social-Periodista de la UPB. Redactor del Área Metro de El Colombiano.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección