<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Vandalismo deja su marca en esculturas de la plaza Botero

Deterioro por rayones, golpes y pintura presentan obras del maestro. Museo de Antioquia revisará lo ocurrido.

  • Esta escultura refleja las marcas de líquidos derramados y golpes que le han dado los vándalos. FOTOS Juan Antonio sánchez
    Esta escultura refleja las marcas de líquidos derramados y golpes que le han dado los vándalos. FOTOS Juan Antonio sánchez
  • Esta obra es conocida como “Mujer vestida”, que simula caminar por la plaza con atuendo elegante. Le ataron un trapo a su mano.
    Esta obra es conocida como “Mujer vestida”, que simula caminar por la plaza con atuendo elegante. Le ataron un trapo a su mano.
  • Esta obra se conoce con el nombre de “Mujer” y ha sido objeto de múltiples rayones con objetos cortopunzantes.
    Esta obra se conoce con el nombre de “Mujer” y ha sido objeto de múltiples rayones con objetos cortopunzantes.
Por gustavo ospina zapata | Publicado el 25 de julio de 2020

Grafitis, hundimientos de piezas fruto de golpes propinados con objetos contundentes y rayones, son algunas de las marcas que hoy exhiben varias de las esculturas del maestro Fernando Botero en la plaza que lleva su nombre.

Los actos de vandalismo fueron detectados durante un recorrido del equipo periodístico de este diario por el Centro de la ciudad a propósito de la medida de Cuidado Total decretada por la alcaldía en esta comuna. A una de las esculturas conocida como “Mujer vestida” hasta le amarraron un trapo viejo en una mano.

A otra de las figuras le han escrito palabras y al bronce se le ha ido borrando la pintura negra, la cual ha servido para protegerlas de las inclemencias del tiempo.

Se nota que, al parecer, no fueron actos de un día sino que las marcas se han ido acumulando, fruto de muchos días de maltrato.

En esta zona céntrica suelen verse decenas de turistas de otros municipios, ciudades y países. Por su cercanía con sectores deprimidos también deambulan por allí habitantes de calle y consumidores de drogas y, según relataron a EL COLOMBIANO algunos transeúntes, muchos de ellos se apropian del espacio público ante la baja afluencia de personas y de vigilancia.

La plaza de Botero fue inaugurada en el año 2002 con una donación de 23 esculturas del maestro Fernando Botero elaboradas en su estudio de Pietra Santa, Italia, en la técnica de vaciado en bronce a la cera. Encima se les aplicó una pátina que cubre el metal. Las obras donadas a la ciudad por el maestro están en el entorno del Museo de Antioquia, que recoge otras obras pictóricas del artista colombiano.

Por su importancia para el mundo del arte, Medellín puede considerarse una ciudad privilegiada al contar con esta plaza y las obras del maestro Botero, las cuales atraen a turistas que tienen en este uno de los lugares favoritos para visitar.

A lo largo de los años, las obras del maestro Botero en Medellín han sufrido varios ataques o vandalismo.

El subsecretario de Bibliotecas, Lectura y Patrimonio, Sebastián Trujillo, expresó que desde su dependencia se rechaza cualquier acto de vandalismo al patrimonio escultórico de la ciudad. “Ayer nos enteramos de que varias esculturas de la plaza Botero fueron dañadas y maltratadas. Nos comunicamos inmediatamente con el Museo de Antioquia para revisar la situación. Junto con el Museo enviaremos un equipo que evalúe el daño generado a las obras de arte”.

El funcionario añadió que “es muy triste que esto pase y estamos buscando una ruta con la alcaldía de Medellín para proteger el patrimonio escultórico del centro y de toda la ciudad”.

Contexto de la Noticia

Paréntesis agresiones a otras obras

El maestro Botero también tiene obras expuestas al aire libre en Medellín. Varias se encuentran en el parque San Antonio, algunas de las cuales tienen las marcas destructivas de una explosión con dinamita ocurrida la noche del 10 de junio de 1995 y que dejó 23 víctimas mortales y cerca de 200 heridos. Otra obra se llama Torso desnudo y es conocida como “La Gorda”, ubicada en el parque Berrío. La última llegó en 2012. Se trata un gato que se ubicó en la biblioteca del corregimiento San Cristóbal, al cual ese mismo año le robaron uno de los bigotes. Este hecho se repitió en 2017, cuando le quitaron 14.

Gustavo Ospina Zapata

Periodista egresado de UPB con especialización en literatura Universidad de Medellín. El paisaje alucinante, poesía. Premios de Periodismo Siemens y Colprensa, y Rey de España colectivos. Especialidad, crónicas.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección