<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

Las duras trabas que les pone Servisalud a fármacos de pacientes con cáncer

Con tutelas en mano, los afiliados de Servisalud han tenido que pelear por un tratamiento.

  • Laura Victoria González fue maestra durante cuatro décadas. Su familia ha tenido que librar una dura batalla jurídica para que le entreguen sus medicamentos oncológicos. FOTO Cortesía
    Laura Victoria González fue maestra durante cuatro décadas. Su familia ha tenido que librar una dura batalla jurídica para que le entreguen sus medicamentos oncológicos. FOTO Cortesía
28 de marzo de 2022
bookmark

Laura Victoria González es una profesora pensionada de 78 años, que trabajó durante 40 años en el Magisterio y sufrió de cáncer de mama dos veces. La segunda vez ha sido, tal vez, la más difícil.

Para que le dieran un medicamento de alto costo que era fundamental para mejorar su calidad de vida –el cáncer le hizo metástasis en sus pulmones–, sus familiares pasaron un largo calvario con Servisalud San José, la Unión Temporal (UT) que la atiende, que hace las veces de EPS y tiene a su cargo más de 140.000 pacientes en seis departamentos.

Daniela Maldonado, la ahijada de Laura Victoria, contó que en agosto del año pasado su madrina notó que tenía una masa en la clavícula izquierda. Ella no sabía que podía ser cáncer o que podía darle dos veces en la vida. Pidieron cita en Servisalud y, como no se la dieron pronto, Daniela la llevó a un médico particular que confirmó sus miedos: tenía cáncer y unos nódulos –pequeñas masas– en los pulmones, lo que podía indicar que además tenía metástasis.

Con el diagnóstico en mano Laura Victoria y Daniela fueron a Servisalud para comenzar con el tratamiento oncológico. Entró a un programa conocido como Paciente Consentido, que está hecho para “minimizar trámites y agilizar procesos de atención a través de un acompañamiento y seguimiento permanente y continuo, a pacientes con sospecha o diagnóstico de cáncer”, según advierte Servisalud en su portal web.

Desde diciembre de 2021 la empezó a ver un oncólogo clínico. “Es el único que hay. Él le mandó mucho exámenes, le explicó todo lo que iba a pasar. De una vez comenzó a tratarla”, dijo Daniela, quien además añadió que las nuevas pruebas confirmaron que tenía cáncer de seno y metástasis pulmonar.

“Como era un diagnóstico que parecía serio, hubo varias cosas que hicimos por médico particular”, aseguró la ahijada y advirtió que si bien los tiempos de espera no eran los mejores, el oncólogo estaba atendiendo bien a su madrina y estaban teniendo los medicamentos que necesitaba para una terapia hormonal.

El 15 de enero, después de sopesar todos los exámenes, el oncólogo concluyó que Laura Victoria tenía cáncer en estadio 4. Su cáncer no es curable. El objetivo del tratamiento, entonces, es mejorar su vida y alargar sus días tanto como sea posible.

El calvario comenzó cuando el oncólogo le dijo que necesitaba un medicamento llamado palbociclib, en una cita del 10 de febrero. Se lo recetó por tres meses.

Cuando Daniela averiguó con Servisalud por el palbociclib, le dijeron que se iban a demorar 72 horas “para darles gestión” a las órdenes. Los días comenzaron a pasar y con ellos las excusas de Servisalud.

Cada que llamaba le daban una nueva fecha. Si iba a reclamarles de forma presencial, decían que debían atenerse a un “protocolo”. Era desesperante. Finalmente, les dijeron que un “comité” debía reunirse para aprobar el medicamento, porque era de alto costo. Daniela les preguntó quién conformaba ese comité y le dijeron que era un grupo de oncólogos. “Luego desmintieron eso, porque solo tienen un oncólogo clínico”, aseguró Daniela.

Ante la falta de claridad, decidió acudir a la Superintendencia de Salud. “Nos dijeron que ningún comité tenía que reunirse, quien le iba a hacer seguimiento al medicamento era el oncólogo”, dijo Daniela.

Entonces radicó un derecho de petición. Se lo contestaron advirtiendo que hubo un problema con el Invima, que era un medicamento nuevo para los pacientes de Servisalud –aunque el oncólogo le había dicho a Daniela que ya les había dado el mismo medicamento a otros pacientes– y que estaba en trámite. Concluyeron que lo entregarían entre el 21 y el 24 de febrero.

Pero el comité se reunió esa semana y decidió que no había evidencia científica para darle el palbociclib, pese a que se trataba de una orden del oncólogo clínico de la propia Servisalud. “En esas tres semanas la masa tumoral empezó a aumentar, ella tuvo más tos y se cansaba más”, cuenta Daniela, que decidió radicar una tutela para que le dieran el medicamento.

El 11 de marzo el Juzgado 46 civil municipal de Bogotá falló a su favor y le dio 12 horas a Servisalud para entregarle el palbociclib a Laura Victoria. Ese tiempo, sin embargo no se cumplió, por lo cual Daniela tuvo que radicar un incidente de desacato, que otra vez fue fallado por el juez. La decisión le advertía a Servisalud que si no cumplía con la tutela, se iban a compulsar copias a la Fiscalía contra la persona encargada de dar el medicamento.

Ante este riesgo judicial, Servisalud tramitó la compra del palbociclib desde el 17 de marzo y acabó por enviarle el medicamento a Laura Victoria el 22 de marzo. El fármaco llegó después de casi dos meses, decenas de mensajes de WhatsApp, un derecho de petición, una tutela y la apertura de un incidente de desacato.

A Daniela, sin embargo, aún le preocupa una cosa: aunque el oncólogo le había formulado 63 dosis de palbociclib, Servisalud solo le mandó 21. Como es un tratamiento muy fuerte, debe hacerse completo y, por experiencia, Daniela teme que no le lleguen a tiempo las próximas dosis. “Ya hice de todo, en el chat de Paciente Consentido me dicen que toca esperar. Este es un martirio, un calvario. Quedé igual de preocupada”, dijo Daniela.

Los líos de Servisalud

EL COLOMBIANO documentó más ocasiones en las que los pacientes tuvieron que recurrir a instancias legales para que Servisalud les diera respuesta. De hecho, en otro caso una mujer enferma de cáncer de colon también tuvo que interponer una tutela y más tarde una solicitud de incidente de desacato para que le dieran un medicamento llamado cetuximab.

Pero los pacientes no siempre se vuelven expertos en recursos jurídicos para obligar a los prestadores de salud a cumplirles. Este diario documentó que las demoras en la entrega de medicamentos incluso habrían costado vidas de personas enfermas.

EL COLOMBIANO intentó comunicarse en varias ocasiones con Servisalud: en su línea telefónica dieron un correo al cual se enviaron unas preguntas que no fueron respondidas y en el chat de Paciente Consentido tampoco dieron respuesta. Incluso, se le escribió a Claudia Perilla, quien funge como coordinadora regional de Calidad y Auditoría Médica de Servisalud, pero no contestó.

Las denuncias despiertan preocupación, pues Servisalud atiende a más de 140.000 pacientes en Bogotá, Cundinamarca, Vaupés, Amazonas, Guaviare, Vichada y Guainía.

La UT ya ha sido objeto de cuestionamientos. En octubre de 2017 Servisalud firmó un contrato con la Fiduprevisora en el cual se comprometió a asegurar el acceso a la salud de los profesores del Magisterio que se encuentran en esos departamentos. Las dos empresas que la conforman, la Sociedad de Cirugía de Bogotá Hospital San José y Servimed Institución Prestadora de Servicios de Salud, designaron a Jorge Eugenio Gómez Cusnir para representarlos en el contrato que firmaron con la Fiduprevisora.

La polémica se dio porque Gómez Cusnir hizo parte de la junta Directiva de Medimás hasta septiembre de 2017 y al mismo tiempo habría sido representante legal de la Sociedad de Cirugía de Bogotá, que justamente funcionaba como IPS de Medimás, lo cual le valió una investigación en la Procuraduría.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*