<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Los pendientes de esta legislatura

  • El Congreso volverá a sesionar el 20 de julio, y como lo dijo el gobierno, volverán a debatir los proyectos anticorrupción. FOTO colprensa
    El Congreso volverá a sesionar el 20 de julio, y como lo dijo el gobierno, volverán a debatir los proyectos anticorrupción. FOTO colprensa
Por RICHARD AGUIRRE FERNÁNDEZ | Publicado el 21 de junio de 2019
en definitiva

El gobierno, más allá de que logró sacar adelante algunos proyectos de su importancia, encontró en el Congreso un contrapeso eficiente, sobre todo por la fuerza que tomó la oposición.

Un Congreso a media máquina y enfrascado en discusiones que no dieron celeridad a los proyectos fue lo que se vio este año.

Por eso se cayeron iniciativas como las reformas Política y de Justicia o la Anticorrupción que, de una u otra manera, nació de la consulta que se realizó el 26 de agosto del año pasado y que logró 11,6 millones de votos.

Para el analista político y docente de la Universidad Sergio Arboleda César Niño, el balance es más agrio que dulce.

¿Pero, por qué resulta así? Los analistas consultados para este informe señalan que hay dos razones para que la velocidad de la legislatura no fue la esperada. Una, que el gobierno no logró cercanía ni buenas relaciones con el Congreso, representado en su ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez.

La segunda razón, para ellos, está en las seis objeciones que presentó el presidente Iván Duque contra la Ley Estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), en la que se tardaron por lo menos dos meses dándoles trámite para que, finalmente, fueran hundidas.

Sin mermelada

A esto se le suma, que Duque, desde que asumió dijo que no repartiría mermelada, es decir, representación política en el Gobierno, entes descentralizados o contratos para sumar apoyos y aprobar los proyectos de ley en su mandato.

Al consultarle a Pedro Luis Pemberthy, analista político y docente de la Universidad Nacional, si este corto balance de proyectos aprobados en esta legislatura se debió a que no se repartieron cargos, por ejemplo, manifestó que es probable, pues es “la dura realidad de la clase política, que se acostumbró a recibir plata o favores para funcionar, pero que finalmente acabó con el sano ejercicio de la política”.

El analista fue más allá y cuestionó la manera de hacer política de este gobierno. “Que no reparta no quiere decir que la política del presidente sea totalmente pulcra, sino que se reparte, en alguna media, el tarro de galletas con los de su lado”.

Pesos y contrapesos

“El gobierno ha tenido dificultades para promover su agenda en el Congreso debido a que no ha logrado construir una bancada mayoritaria”, señala el docente de Ciencia Política de la Universidad Nacional sede Bogotá, Miguel Silva Moyano, quien destaca que las mayorías se unieron alrededor del Acuerdo de Paz, lo que se tradujo en una derrota para el Gobierno, pues ese fue el principal “contrapeso” contra las objeciones, por ejemplo.

Sobre esto, el analista Niño coincide en que el gobierno lleva 10 meses agrios de mandato, sobre todo por dos puntos: “Uno, porque están enlodados los asuntos del Acuerdo de Paz y, dos, debido a la perspectiva del gobierno de cara al futuro, que parece que no tiene los mejores aires”.

Además, Niño agrega que “hay una dificultad de gobernabilidad, que no es sana para sacar adelante los proyectos del gobierno” y que se puede entender a raíz de las dificultades del gobierno “con las altas cortes, el Congreso e incluso la rama judicial”.

Pero el balance no es del todo agrio, como lo plantea el docente catedrático de la Universidad Nacional Jaime Zuluaga, quien destaca que, finalmente, el gobierno logró lo que esperaba, sobre todo por la aprobación, con modificaciones, del Plan Nacional de Desarrollo (PND) y porque “sacó adelante proyectos secundarios como la Ley TIC, la creación del Ministerio del Deporte y la Ley de financiamiento” (vista por los críticos como una reforma tributaria), sostiene Zuluaga Nieto, al destacar que pese a que “el balance es bastante pobre, es significativo, pues con estas puede mantener alineado su modelo”.

Contexto de la Noticia

Lo que se aprobó

El Plan Nacional de Desarrollo, las leyes de Financiamiento y Orden Público, los ministerios de Ciencia y Deporte, la reforma al Sistema General de Regalías y la erradicación del asbesto a partir de 2021, después de 12 años de discusión en el Congreso, aparecen en el tintero como las leyes que lograron buen puerto en esta legislatura. Sin embargo, para los analistas consultados, el Gobierno deberá ajustar el diálogo con los congresistas para alcanzar sus metas en materia legislativa, por ejemplo, con la esperada reforma a la Justicia que, como lo señaló el propio ejecutivo, regresará a la legislatura que se iniciará el 20 de julio. De acuerdo con el presidente Duque, esta tarea será de la nueva ministra de Justicia, Margarita Cabello Blanco. Los consultados sostiene que ella podrá aprovechar que tiene un perfil más político que la anterior, aunque deberá encarar un Congreso que se mantiene dividido, principalmente por el Acuerdo de Paz. Si bien el analista Niño señala que debe haber “un timonazo presidencial”, cree que no habrá más cambios en el gabinete, pues esto daría un mensaje que no quiere: falta de gobernabilidad.

lo que se hundió

El balance de los proyectos de ley que se hundieron incluye las reformas Política y de Justicia, las iniciativas anticorrupción (ver: Leyes anticorrupción, el gran pendiente), las objeciones a la Justicia Especial para la Paz, eliminar la cuota de manejo en las tarjetas de crédito y la ley de comida chatarra, que básicamente buscaba que a productos con exceso de sal o azúcar les pusieran una etiqueta en la que el consumidor pudiera revisar qué es lo que estaba consumiendo y que, pese a que estaba anunciada para discutirse en la Comisión Séptima de la Cámara el pasado miércoles, no se logró. Sobre este panorama, el docente y analista Miguel Silva sostiene que se entiende que al ser la primera legislatura, la prioridad fuera la discusión del PND, aunque señaló que “se espera que en la siguientes tengan mayor agilidad”. Frente a este balance el analista político y docente la U. Arboleda, César Niño, asegura que “los proyectos que han sido entorpecidos –o que no fueron aprobados– son algo que dan muestra de que el gobierno no tiene margen de maniobra en el Congreso”, sobre todo, de cara a la próxima legislatura.

leyes anticorrupción, el gran pendiente

El proyecto de ley que buscaba, entre otras, eliminar la casa por cárcel para los políticos y funcionarios públicos que cometieran actos de corrupción, se cayó el miércoles a las 6:00 de la tarde, pues el presidente de la Cámara de Representantes, Alejandro Carlos Chacón, levantó la sesión sin que se votara la conciliación. Sin embargo, otros factores influyeron, pues según argumentan los responsables, hubo confusión entre quienes debían conciliar en representación del Senado. Sobre este asunto, que llevaba uno de los siete mandatos de la Consulta Anticorrupción, la senadora de la Alianza Verde Angélica Lozano, manifestó en Twitter que “ante un proyecto drástico, les quedó la combinación de formas de dilación y mañas”. Sobre este resultado, el analista César Niño, de la Sergio Arboleda, señala que puede representar la realidad de la institucionalidad y política colombiana que, para él, “es un acto de fe” y cita las promesas presidenciales que, por ahora, se ven incumplidas: “El presidente en campaña dijo que iba a impulsar la ley antifracking y la ley anticorrupción, pero está haciendo todo lo contrario”. Ayer el presidente Duque anunció que en las ordinarias que empiezan en julio radicará, con mensaje de urgencia, un nuevo proyecto anticorrupción, dados los resultados ya conocidos en este periodo.

objeciones a jep se convirtieron en freno de mano

El 11 de marzo pasado el presidente Iván Duque, durante alocución presidencial, confirmó lo que en los círculos políticos se rumoraba: presentaría objeciones contra la Ley Estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), por considerar que iban en contravía del Estado y la justicia. Esto dio pie a que la legislatura avanzara lentamente, pues durante dos meses las discusiones, prácticamente, giraron alrededor de este debate y, de acuerdo con el analista César Niño, le dieron un punto de fortaleza a la oposición, pues fue la que se encargó de hacer la gestión para que se cayeran. Para los analistas, este paso acentuó la polarización en el país, pues enfrascó el debate entre quienes están a favor del Acuerdo de Paz, como lo planteó Santiago Leyva, docente de la Universidad Eafit en el informe que publicó EL COLOMBIANO el pasado martes, al señalar que el debate alrededor de la JEP marcó “el ambiente de polarización” en la actualidad del país. Sobre lo que representaron estas objeciones, el analista Jaime Zuluaga Nieto sostiene que fueron “un tiro en el pie”. Para él, el gobierno, a sabiendas de que estas objeciones no prosperarían, las presentó para que finalmente la Corte Constitucional fuera la encargada de zanjar la discusión, señalando que habían sido hundidas en el Congreso. Para el

Richard Aguirre Fernández

Periodista de la Universidad del Quindío. De Calarcá.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección