<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Colombia: un país difícil para la niñez

Los peligros a los que están expuestos los menores de edad hacen de nuestro país un lugar difícil para crecer.

  • Violencia contra niños y niñas en Colombia sigue afectando sus derechos. FOTO: Andrés Camilo Suárez
    Violencia contra niños y niñas en Colombia sigue afectando sus derechos. FOTO: Andrés Camilo Suárez
Colombia: un país difícil para la niñez
Por mariana hoyos acosta | Publicado el 07 de julio de 2020

El país quedó en el puesto 126 en el informe anual sobre la niñez en el mundo de Save the Children. Aunque obtuvo el mismo puntaje del año pasado y algunos indicadores quedaron igual o tuvieron una leve mejoría, preocupan las cifras de desplazamiento, embarazo adolescente y homicidios de menores de edad, según el informe publicado el 25 de junio.

En este documento se muestran los mejores y los peores lugares para ser niño en el mundo. Comparó las cifras de 180 países en indicadores como mortalidad, desnutrición, desescolarización, trabajo infantil, embarazos adolescentes, desplazamientos y homicidios. Calificó a cada país de 0 a 1.000 puntos: los países con los puntajes más altos tienen menos niños perdiéndose de su niñez.

Los menores de edad más felices están en Singapur, el cual se llevó el primer puesto, Eslovenia, en segundo, y Finlandia y Suecia compartieron el tercer lugar. Todos tuvieron en común que no presentaron ningún caso de desplazamientos por violencia, y su tasa de homicidios fue casi nula.

Los últimos tres puestos de la lista los ocuparon Chad, República Centroafricana y Nigería. En estos países, según el informe, la mayoría se están perdiendo su niñez. Las cifras más alarmantes son las de: mortalidad, desescolarización, embarazo adolescente y matrimonio. Aunque estos países fueron los peores puntuados del mundo, sus cifras de homicidios fueron mucho más bajas que las Colombia.

Entretanto, nuestro país logró 761 puntos, ese puntaje es inferior al promedio de América Latina y el Caribe, el cual es de 817 puntos. Respecto a los mejores puestos en la región, Chile estuvo en el 54, e incluso, no tuvo ningún caso de desplazamiento. Le siguieron Costa Rica y Cuba, los cuales compartieron el puesto 66.

Los puntos que preocupan

Según el reporte, en 2019 el 16,9 % de los niños en Colombia fueron desplazados por violencia. María Paula Martínez, directora ejecutiva de Save The Children, explica que los “contextos de cada país apoyan o dificultan la realización de los derechos de los niños. En nuestro caso, se sigue tomando en cuenta una situación de violencia contra la niñez derivada de ese conflicto armado que genera consecuencias humanitarias graves en esta población”.

Ximena Norato directora de Pandi –entidad que vela por la protección de los derechos de los niños– explicó que “la niñez recibe el coletazo de esta tragedia. Así es como el niño pierde escolaridad, seguridad alimentaria, sistema de salud, vivienda y amigos. Quedan en riesgo de trabajo infantil, explotación sexual, abuso sexual, entre otras cosas”.

Entretanto, según el informe, Colombia tiene una tasa de homicidio infantil de 20,6 asesinatos por cada 100.000 niños de 0 a 19 años. Esta cifra es bastante superior al promedio de América Latina y el Caribe, el cual es 11,6.

“Ese es el componente triste porque hay una responsabilidad importante en los círculos cercanos que rodean a los niños y niñas que también los exponen y los ponen en riesgo”, aseguró Martínez, quien agrega que hay que eliminar el abuso y ver a los niños como sujetos de derechos. “Hay que ver al ser que está enfrente tuyo: niño, niña, adolescente, como un ser que merece todo tu respeto”.

Por otro lado, según el reporte, en Colombia nacen 66,7 bebés de cada 1.000 niñas entre los 15 y los 19 años. Este indicador también está por encima del promedio latinoamericano, el cual es de 63. La cifra tiene varias causas.

Martínez afirma que muchos de estos embarazos se derivan de uniones o matrimonios tempranos, sobre todo en las zonas rurales y alejadas, donde actores armados ejercen presión para hacer uniones con ellos. A nivel cultural, esto también sucede en las comunidades afro del Pacífico o en La Guajira en la cultura Wayúu, donde estos matrimonios son aceptados. El resultado son embarazos tempranos. Además, asegura que los embarazos de niñas también son producto de violaciones o de falta de educación sexual, en situaciones en donde no pudieron ejercer sus derechos sexuales y reproductivos.

Para una mejor niñez

“Lo que nos muestra ese puesto es que los garantes del derecho, es decir, el Estado, la sociedad civil y las familias somos incapaces de ofrecerles una ciudadanía responsable en donde puedan ejercer sus derechos y tener una voz”, afirmó Martínez.

Norato indicó que en Alemania hicieron un plan para la niñez a 40 años y destinaron los recursos para realizar el programa. “Ahora tiene las cifras más favorables”.

De igual forma, Martínez explicó que están en distintos departamentos de Colombia los temas de derechos sexuales y reproductivos. “Les damos voz a las niñas y a las adolescentes y las hacemos conscientes de su rol en la sociedad y en la comunidad”. Agregó que trabajan con las familias para evitar la violencia y el abuso y las hacen conscientes de lo que implica el no permitirle a un menor de edad vivir su niñez o su adolescencia.

La directora del Icbf, Lina María Arbeláez, destaca que con los programas que tienen para proteger a esta población, como los de Primera Infancia, la creación de entornos protectores y los procesos de restablecimiento de derechos cuando son vulnerados, se trabaja para que sean menos vulnerables.

“Intentamos que las mujeres y los hombres entiendan que realizar sus proyectos de vida en el marco de sus potencialidades resulta importantísimo para explotar sus habilidades en el contexto de su familia y su comunidad”.

Infográfico

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS no justificar el maltrato

Natalia Morato, sicóloga terapeuta y acompañante en procesos de crianza explica que en Colombia tenemos “la idea de que los niños tienen que sentir dolor para aprender y eso es lo que justifica el maltrato. A los niños no les damos la posibilidad de equivocarse y los castigamos en vez de enseñarles que en ese error hay una oportunidad de aprendizaje”. Morato añadió que si en la niñez se tuvo ese tipo de crianza, el patrón queda en la persona y es muy probable que lo aplique cuando tenga niños a su cargo. Sin embargo, esta conducta se puede cambiar, concientizando y encontrando la raíz del comportamiento. Se puede apostar por una crianza más participativa, que no involucre maltrato.

Mariana Hoyos Acosta

Periodista de la Universidad Eafit. Me gusta escribir, preguntar y sobre todo, escuchar. Mi gran pasión es contar historias y dejo que mi olfato periodístico sea guiado por la curiosidad.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección