<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Violencia en redes ya está en campañas

  • ILUSTACIÓN RAÚL ZULETA
    ILUSTACIÓN RAÚL ZULETA
Por juan camilo montoya e. | Publicado el 02 de abril de 2019
en definitiva

Los equipos de comunicación de las campañas políticas tienen en las redes sociales el reto para potenciar a sus candidatos, por vía argumentativa o con improperios que seguro aparecerán.

Es diferente recibir un insulto o una amenaza en persona, a sufrir ese tipo de agravios en una red social, sin conocer el origen y, en la mayoría de casos, sin saber quién y con qué intenciones agrede con palabras detrás de un teclado y una pantalla.

De las agresiones no se escapan ni actores, cantantes, futbolistas, modelos, periodistas y, por supuesto, los políticos. Cualquier persona expuesta a la vida pública estará en la mira de de los llamados “trolls” y “bots” (cuentas creadas para crear tendencias y para difamar sobre algo o alguien), que atacan sistemáticamente y entre sus estrategias de desprestigio, promueven “fake news”–noticias falsas– que imperan hoy en el entorno digital.

En un mundo hiperconectado y sobreinformado, la política es foco de debates no solo de los ciudadanos, sino de los políticos que ven en las redes sociales una oportunidad de llegar a nuevas audiencias, pero al tiempo, un escenario que los puede destruir personal y políticamente.

El que haga más ruido

Para Julián Restrepo, coordinador de la maestría en Comunicación Política de la Universidad Eafit, “las campañas de la política 2.0 en Colombia, a partir de las nuevas tecnologías de la información y comunicación, se adelantan a partir del rumor. Los ataques hoy están en el campo de la especulación y el sistema electoral no lo puede controlar”.

Pareciera, como ha sucedido en contiendas anteriores, que entre más cerca esté la jornada electoral, la campaña negra entre los candidatos se va a intensificar con la intención de afectar la imagen del otro, dañar su reputación y el imaginario que tiene ante la opinión pública.

“Las discusiones que se dan en redes no son ideológicas como algunos creen, entre izquierda y derecha, es un juego que incluso pueden empezar los mismos candidatos por los medios digitales, que son económicos y eficientes. Ellos son los bomberos que crean especulación en un juego emocional, no se habla de la agenda de las ciudades sino del otro como persona, si es hijo de quién, con quién se reúne”, agregó Restrepo.

Pero, la llamada campaña sucia o los brotes de violencia en redes sociales no solo son promovidos por los candidatos o por sus equipos, ciudadanos según su afinidad o tendencia política, pueden iniciar una cruzada contra alguien, desde el anonimato o con la certeza de que no será procesado judicialmente.

Sebastián Grisales, consultor estratégico digital, cree que las redes sociales acercaron a las personas del común con la dirigencia política. “Cada vez hay más veeduría ciudadana. Las redes son el canal predilecto para integrar y develar información. Estar dentro del escarnio público es exigente para los políticos si no plantean soluciones y si no se muestran transparentes. Este mundo digital o los potencia o les puede afectar su favorabilidad”, expresó.

El desprestigio comenzó

Si bien las llamadas “bodegas” para defender a un político determinado y para atacar a otros existen en internet, y funcionan como ejércitos digitales actuando sincronizados y con varias cuentas “fachada”, no es la única modalidad.

También están los ataques provenientes de una persona que se siente identificada con un candidato, que opta por dañar la imagen de sus rivales, hasta el punto de usar a la familia para crear miedo.

EL COLOMBIANO sondeó con los precandidatos para la Alcaldía de Medellín y la Gobernación de Antioquia, si hasta el momento han sido víctimas de este tipo de violencia en redes sociales. Aunque la mayoría manifestó que no han recibido grandes arremetidas en sus cuentas personales, los insultos si están a la orden del día para todos.

Ana Cristina Moreno y Alfredo Ramos, precandidatos por el Centro Democrático a la Alcaldía de Medellín, coinciden en que reciben calificativos de “paramilitares” y “asesinos”, pero deciden ignorar ese tipo de mensajes.

A Víctor Correa, aspirante por el Polo Democrático Alternativo a la Alcaldía, le dicen “guerrillero” y “terrorista”.

Pero el caso que llama la atención es un video contra el precandidato en Medellín del movimiento “Todos Juntos”, Juan David Valderrama, en el que afirman que fue “despedido de la alcaldía de Federico Gutiérrez por supuestos malos manejos en la dirección del Inder. El video, incluso, fue pautado en la red social Instagram, un indicio de que atrás habría una intención de perjudicar al precandidato.

Valderrama, quien renunció en enero de 2018 a la administración de Gutiérrez, considera que “esto pasa porque nos ven trabajando bien. Hay gente que por falta de ideas recurre a las mentiras y eso puede hacer daño”.

Los precandidatos a la Gobernación de Antioquia también han sido blanco de estos dardos. A Andrés Guerra le hicieron una pieza gráfica en el que lo señalan de maltratador y hasta mal vecino. “No hablo de los demás, soy duro con los argumentos y noble desde lo personal”, aseguró.

A Mauricio Tobón entretanto, un usuario en Twitter le dijo que “bien ido”, refiriéndose a la pérdida de uno de sus ojos por pólvora. Tobón le respondió: “Se te va la mano diciendo que bien ido mi ojo, he aceptado mi error y he salvado vidas en las campañas antipólvora que he liderado”.

Sobre estos casos, Restrepo concluyó: “La campaña negra es muy peligrosa y hay veces puede venir de enemigos personales. Si están pagando por una publicación de estas es porque le están dando mucha importancia al precandidato y lo ven perfilado”.

¿Qué tanto funciona?

Hablar mal del otro ha dado sus frutos en política. Aunque no está comprobado que las redes sociales condicionen unas elecciones en Colombia y sean determinantes, hay ataques que dañan la dignidad y puede afectar el criterio previo que los ciudadanos tengan.

“Las redes son una oportunidad para escuchar, no todo son agresiones. La estrategia adecuada para ellos es la transparencia y la coherencia. Si escuchan a la ciudadanía y los hacen sentir parte, podrán transformar una buena favorabilidad en votos”, aludió el consultor digital, Grisales.

Las redes sociales, el universo de agravios y oportunidades en el que los políticos también buscan ganar.

Contexto de la Noticia

Juan Camilo Montoya Echavarría

Me gusta escuchar a la gente y contar sus historias, así descubro el mundo. Amor infinito por el océano y, como vivo encerrado entre montañas, cada vez que puedo me voy a bucear. Especialista en Comunicación Política- EAFIT.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección