<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Jose Horacio Martínez pinta la vida con colores

  • La obra del artista plástico caleño se destaca por su explosión y profundidad de color. FOTO Cortesía del autor
    La obra del artista plástico caleño se destaca por su explosión y profundidad de color. FOTO Cortesía del autor
  • Jose Horacio Martínez pinta la vida con colores
  • FOTO Cortesía del autor
    FOTO Cortesía del autor
Ronal Castañeda | Publicado el 19 de agosto de 2019
en definitiva

El artista valluno hace parte de la colección de arte en gran formato que publica cada año Celsia, empresa de energía del Grupo Argos que exalta la obra de un autor colombiano.

Para el vallecaucano José Horacio Martínez (Buga, 1961) la pintura es inagotable. “Todo está por pintarse”, dice, parafraseando a Picasso. Para este artista que vive y trabaja en Cali, el arte es un medio y una herramienta que bebe de la realidad y vuelve los temas infinitos.

De ahí el título del libro en gran formato que este año le publicó Celsia, Pintura inagotable, que incluye reproducciones de sus obras, cartas y una entrevista en la que responde con dibujos. Puede explorar

Pintura inagotable en línea.

Este artista plástico participará en la exposición Fortuna, diálogos de extracción economía y cultura que prepara por el Museo Universitario de la Universidad de Antioquia (Muua) para el 24 de octubre. Participará con un dibujo sobre papel de gran formato, de 1.50 x 10 metros, llamada “Dragas y dragones”, una obra que muestra la relación que hay de su trabajo de lo cotidiano y el protagonismo del color en su pintura.

Está viva

A José Horacio le gusta que “sucedan cosas” en el lienzo. Los raya y les hace trazos como si quisiera recrear un ecosistema de árboles, montañas, animales, ríos, selvas y rostros. “Quiero que pasen cosas de verdad, no que hayan efectos. Voy encontrando elementos y los incorporo con marcas, dibujos y pegados”.

Su proceso creativo es un asunto vital; los objetos y figuras son como seres vivos.

“En sus obras hay una construcción de realidades en un sin fin de alternativas que se convierten en cartografías o mapas difíciles de encasillar porque siempre dicen cosas diferentes cada que las ves”, dice el director del Muua, Oscar Roldán Alzate.

Lo llaman “el frenético del color” porque sus pinturas relucen de pigmentos. Más que tonos, son símbolos culturales y de resistencia. Le fascina el amarillo, el color “más barato”, el naranja fosforescente, el rojo brillante, el verde ácido, azul aguamarina, todos los que pueda usar. “El color es la vida misma. Contrario a lo que muere nos muestra la dimensión del individuo y exalta el espíritu”, dice.

Una vez José Horacio Martínez dijo que su pintura no era para ver a golpe de ojo. Él se encuentra a veces, perplejo, con “bichos, animalitos, seres escondidos en paisajes inciertos”, en geografías que cuentan relatos del hombre y sus metáforas. La vida y la cotidianidad es de donde bebe, la metáfora que luego plasma en colores.

Contexto de la Noticia

Ronal Castañeda

Periodista. Estudiante de maestría en Estudios y Creación Audiovisual.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección